Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joan Barbé
Joan Barbé Músico

«No voy a contribuir al mito de que Joan Barbé lo toca todo»

El músico ibicenco estrena hoy su segundo disco en solitario, ‘Quorum’, en el que ha contado con once colaboraciones de altura. Un proyecto de jazz fusión instrumental que piensa presentar pronto en vivo

Joan Barbé toca la guitarra en su estudio, Magrana, de Santa Gertrudis./ Alejandro Iborra

Joan Barbé toca la guitarra en su estudio, Magrana, de Santa Gertrudis./ Alejandro Iborra

La alineación es la siguiente: Josep Mas Kitflus, David Palau, Roque Martínez, Rafael Garcés, Norberto Rodríguez, Ángela Cervantes, Omar Alcaide, Pere Navarro, Joan Carles Marí, Vicent Tur y Santi Ramírez. Y el seleccionador es Joan Barbé, el músico y productor ibicenco que, ocho años después de su primer disco en solitario, ‘Alter ego’, en el que tocaba todos los instrumentos, ha decidido abrirse a «otros colores y otros sabores». El jazz fusión y la música latina son el punto de partida del nuevo encuentro: ‘Quorum’.

Joven Dolores, Canallas del Guateke, decenas de producciones, ahora un disco en solitario... ¿De dónde saca el tiempo?

Tengo la suerte de que no tengo que dividir el tiempo entre la música y el trabajo, porque mi trabajo es la música. Si quitamos Canallas, que es algo lúdico y por puro placer, cuando me meto en algún proyecto me lo tomo con total profesionalidad. Es un trabajo que requiere muchas horas al día. Siempre estoy conectado.

¿Se recuerda un día sin un instrumento en las manos?

Sí. Muchos. Toco menos de lo que debería y de lo que me gustaría. Son muchas horas de mezclas, producción, edición, mastering... Soy guitarrista, pero también me gusta tocar la batería, con la que empecé, y el bajo. Si tuviera que estar a tope con otros instrumentos no me daría la vida.

Quiero montar una gran banda para presentar el disco. Quiero ser el peor músico de mi banda

decoration

¿Le ha ayudado la pandemia para este proyecto en solitario?

Tengo que decir que sí. El primer disco, ‘Alter ego’, salió en 2013. Han pasado ocho años. Me lo he tomado con calma. He ido haciendo. Y de repente, con la pandemia, se pararon las producciones, la gira de Joven Dolores frenó en seco. No iba a estar todo el día viendo Netflix, y pensé: ‘este es el momento’.

Once colaboraciones, es el disco en solitario menos solitario que recuerdo.

[Risas] Es verdad. Ha sido un poco por desquitarme del primero, que fue al 100% yo solo. No por ego, sino como un reto. En este compongo y toco varios instrumentos, pero me apetecía contar con otra gente, otros instrumentos, otros colores, otros sabores... Empecé a llamar a amigos y todos se volcaron.

Entre esas colaboraciones hay desde jóvenes con sobrado talento a gente como Kitflus, pope del rock progresivo y el jazz catalán...

Hay una mezcla de gente de Ibiza llena de talento, como Pere Navarro, Omar Alcaide, Joan Carles Marí, Rafael Garcés... con gente consolidada como Norberto, el gran Kitflus, que lleva 30 años siendo la mano derecha de Serrat tras Iceberg o Pegasus, o David Palau, que toca con Alejandro Sanz o Bosé... A Kitflus le llamé con todo el respeto... ‘Si usted quisiera...’ y al día siguiente me había mandado la pista y un vídeo de la grabación. Se cumplió el dicho de que los mejores artistas son los más humildes.

¿Y qué pinta Ángela Cervantes en un disco instrumental?

Ella tiene el instrumento más bonito de todos. Tiene una voz impresionante y sabe tratarla como un instrumento más. De hecho en su tema no hay letra y su voz es el instrumento, igual que un saxofonista o un teclista. No podía prescindir de ella.

¿Qué tiene ‘Quorum’ que no tuviera ‘Alter ego’?

Tiene más jazz y más tinte latino y mucha más riqueza instrumental. ‘Alter ego’ era más jazz rock, más rock progresivo, y ‘Quorum’ es más jazz fusión, no solo por la instrumentación, sino por las composiciones. Estaba concentrado en hacer buenos temas y que fuera más como un viaje. Resumiendo: es menos rockero y más jazzero.

Portada del disco.

He leído en sus redes que en este disco se abre en canal y que incluso se siente un poco más inseguro que en otros proyectos.

Un poco no, mucho. Con Joven Dolores ahora estoy haciendo también letras, y David Serra las defiende mejor que nadie, pero yo estoy detrás, tiro la piedra y escondo la mano. Aquí no es posible. Me da incluso un poco de pudor que el proyecto sea mi nombre: ‘Joan Barbé’, pero es lo que es y me veo todas mis vergüenzas musicales. Ahora retocaría todos los temas...

Eso lo dicen todos los músicos...

Porque los discos no se acaban, se abandonan. Estoy exigido como instrumentista, pero también como compositor. Y quedas en evidencia.

¿Cuántos instrumentos toca en el disco?

La guitarra, el bajo, la batería y algunos teclados. Nada más. No voy a contribuir al mito de que Joan Barbé lo toca todo, que el que mucho abarca poco aprieta.

Con ‘Ater ego’ se le quedó la espinita de presentarlo en vivo, ¿piensa sacársela con ‘Quorum’?

Desde luego. Lo voy a presentar en directo. Creo que este disco tiene más salidas que el anterior, porque el estilo es diferente y sería perfecto para un festival de jazz. Hay que encontrar los músicos adecuados, porque los temas son muy exigentes y para hacerlo regulero, mejor no hacerlo. Quiero montar una gran banda.

¿Una especie de ‘all star’?

Quiero ser el peor músico de mi banda.

¿Y piensa publicarlo en formato físico o nos quedamos solo con el digital?

Sí, de momento saldrá una tirada pequeña en CD, casi para coleccionistas. En los conciertos siempre hay alguien que te dice que ya no tiene cómo reproducir un CD, pero aun así se lo compra. Es casi un producto más de merchandising. A mí me gusta tener el CD en la mano, leer los créditos, recordar el concierto en el que lo compré. Es eso, un buen recuerdo. Mantiene el romanticismo.

Compartir el artículo

stats