Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vila retomará las obras para cerrar Sa Peixateria y estudia cambiar su uso a centro cultural

El Ayuntamiento debería indemnizar con un 6% del valor de la obra a la empresa adjudicataria si finalmente desiste de hacer el mercado de carne y pescado con puestos de restauración que se había adjudicado

28

Galería: Vila retomará las obras para cerrar Sa Peixateria y estudia cambiar su uso a centro cultural Marcelo Sastre

La empresa adjudicataria de las obras de remodelación de Sa Peixateria retomará en los próximos días los trabajos de cerramiento del edificio. Puede que no vaya más allá. El actual equipo de gobierno estudia cambiar el proyecto, ya adjudicado, de mercado de carne y pescado con puestos de restauración, por un espacio cultural.

Vista general del edificio octogonal de Sa Peixateria.

Una modificación que requerirá un cambio de uso de la parcela, actualmente dedicada a mercado, además de una modificación que los técnicos del Ayuntamiento estudian cómo llevar a cabo.

La parte trasera de Sa Peixateria y, a la izquierda, la antigua zona de aparcamiento en la que se proyectaba una plaza que el Ayuntamiento prevé mantener.

«Tenemos un proyecto de ciudad en el que la cultura es un eje fundamental, y en Ibiza necesitamos espacios culturales. Por otro lado, ya hay un mercado a pocos metros y una oferta de restauración amplia y variada en la ciudad», justifican desde el Consistorio.

La idea del actual equipo de gobierno implica modificar el proyecto inicial del Mercat Vell y cambiar totalmente el edificio proyectado en Sa Peixateria.

Presupuesto e indemnización

En el diseño inicial, las cámaras de frío y los baños debían construirse dentro del edificio. Al eliminar esta opción, se deberán integrar estos elementos en la obra del Mercat Vell, lo que requerirá la redacción y aprobación de un modificado y un aumento del presupuesto.

Este procedimiento administrativo podría retrasar las obras del mercado de fruta y verdura, que estaba previsto que se iniciaran a finales de otoño para tener listos los nuevos puestos antes del verano del año que viene y poder adjudicarlos antes del inicio de la próxima temporada.

6%

El desistimiento de hacer un mercado en Sa Peixateria implicaría indemnizar

La Ley de Contratos del Sector Público indica que el desistimiento de un proyecto implica indemnizar al adjudicatario con el 6% del valor de la obra pendiente.

Por otra parte, si el Ayuntamiento decide desistir de ejecutar el proyecto de mercado en Sa Peixateria, ello generará una serie de derechos a la empresa adjudicataria, Construcciones y Mejoras Sa Torre, que ya tenía un contrato con la Administración. De acuerdo con la Ley de Contratos del Sector Público, el desistimiento en un proyecto ya iniciado le da al contratista «derecho por todos los conceptos al 6% del precio de adjudicación del contrato de las obras dejadas de realizar en concepto de beneficio industrial», sin contar el IVA.

El precio de los trabajos de Sa Peixateria ronda los dos millones de euros, según el presupuesto de los pliegos. El coste del movimiento de tierra, la cimentación, los derribos, la estructura y la cubierta, que sí se ejecutarían, es de medio millón de euros. Por tanto, haciendo el cálculo, la indemnización a la empresa adjudicataria podría estar cerca de los 100.000 euros.

Además, se debería redactar un nuevo proyecto para el centro cultural, para el que se deberá iniciar otro procedimiento de licitación. Hay que recordar que el mercado proyectado en un principio debía estar concluido en el verano de 2024, es decir, el próximo.

El proyecto que se desecha

El proyecto de reforma del Mercat Vell y Sa Peixateria se adjudicó en diciembre de 2022 por 2,6 millones de euros financiados íntegramente a través de los fondos de Capitalidad. El Govern balear y el Consell de Ibiza pusieron 1,5 millones de euros cada uno.

Sa Peixateria iba a contar con un total de diez puestos, de los que seis se destinarían a la venta de pescado, carne y todo tipo de productos perecederos. Los restantes contarían con cocina para la degustación de producto.

En cuanto al Mercat Vell, se iban a construir 16 puestos de cuatro metros cuadrados en dos bloques, con un pasillo central. La inclusión de las cámaras de frío y los baños en este espacio provocará una reducción del número de puestos. Estarán todos bajo el techo del mercado y con los mostradores de cara a la plaza de la Constitución. Se destinarán a la venta de fruta, verduras y flores.

Compartir el artículo

stats