Día del Periodista 50% DTO. Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navidad en Ibiza: Un águila en el belén de Dalt Vila

Los populares Traspas y Torijano ya han abierto al público su tradicional nacimiento en el carrer Major de Dalt Vila

11

Traspas y Torijano vuelven a montar el belén en Ibiza. Traspas y Torijano

Ha sido de las últimas en llegar y se ha quedado al fondo, en penumbra, muy cerca del caldero. «Es una de las nuevas incorporaciones al belén», explican Isabel Delgado y Jesús García, más conocidos como Traspas y Torijano, refiriéndose al águila que, este diciembre, se ha sumado a la larga lista de animales que forman parte de su tradicional belén. El nacimiento, que la familia monta desde hace años en el patio de su casa, en el carrer Major de Dalt Vila, ya está abierto al público.

A las diez de la mañana, el matrimonio abre el portón del patio para que todos los que pasean por el casco antiguo, rumbo a la catedral, puedan empaparse de espíritu navideño. El belén se ve, y se oye, desde la calle, en la que resuenan los villancicos que, durante todo el día, acompañan a la estampa, a tamaño natural, del nacimiento. Eso sí, quienes quieran verlo al completo tendrán que esperarse hasta el 25 de diciembre. Y es que en estos momentos la Virgen María, un maniquí vestido con algunos de los ropajes que la familia utiliza para la Ibiza Medieval, se encuentra aún en estado de buena esperanza. La noche del 24, durante la cena familiar de Nochebuena, el niño Jesús llegará al pesebre.

Quienes sí están ya en el belén, aguardando el momento y ensayando sus adoraciones al pequeño (un muñeco al que en su momento bautizaron como Arjuna, recuerdan Isabel y Jesús) son varias decenas de animales. Una representación zoológica que ha ido aumentando año a año. A pesar de las desapariciones, que también las ha habido. El águila no es la única novedad de este año. Una gallina ponedora ha escogido el patio de este hogar de Dalt Vila para empollar sus huevos. Y la familia de lechuzas ha aumentado su prole desde la pasada Navidad, explican los artesanos. Todos ellos se suman a la larga lista de animales que ya formaban parte del belén: el buey y la mula, una recua de patitos, varios gatos, un dálmata, alguna rata, un flamenco, cabras, ovejas, conejitos, cerdos, sargantanes...

Visitar el belén

El portón del patio a través del que se puede ver el belén está abierto de diez de la mañana a diez de la noche todos los días hasta el próximo 10 de enero. Además del nacimiento, ubicado en los últimos metros del carrer Major de Dalt Vila, llegando a la catedral, hay villancicos y una bola de nieve interactiva.

Compartir el artículo

stats