Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sant Francesc vuelve a movilizar a Formentera

La lluvia da tregua y permite que los actos se celebren con gran asistencia de público. Más de 300 vecinos degustaron un arroz de matanza para luego seguir por la noche con la 'Flower'

30

Los grupos de ‘ball pagès’ de Formentera bailaron sin lucir los trajes típicos en la plaza de la Constitució de Sant Francesc. Carmelo Convalia

El pueblo de Sant Francesc Xavier vivió ayer una jornada especial con motivo de la celebración de su patrón. El día anterior la lluvia impidió los actos previstos, pero ayer el cielo, tras una noche de tormenta, se abrió. De esa forma, poco a poco, todo empezó a encajar.

Más de 300 personas comieron arroz de matanza C.C.

A las 10 horas, los miembros del colectivo gastronómico Es Forn ya estaban sirviendo frita de polp en la carpa del Jardí de ses Eres. Los que llegaron más temprano pudieron degustar una tapa de excelente calidad, pero se acabó pronto para los más rezagados.

Las casetas del Mercat de Nadal se mantienen abiertas hasta el 6 de enero C.C.

A las 12 horas el obispo de Ibiza y Formentera, Vicente Ribas, celebró la eucaristía en honor del patrón, en un oficio en el que participaron varios sacerdotes y que estuvo acompañado por el coro parroquial.

Ana Juan encabezó la procesión junto a los obreros de la parroquia. C.C.

Después fue el momento de la procesión de la imagen del santo en la que participaron numerosos feligreses. Un detalle fue que el obispo portó un báculo pastoral, extraído de una rama de sabina, hecho a mano y regalado personalmente por Carmen Ferrer.

Los obreros de la parroquia reparten las 'orelletes' C.C.

Le siguió la demostración de ball pagès. En ese momento el numeroso público que estaba en la plaza se mostraba perplejo por el hecho de no ver a ninguna bailadora ni bailador vestido del modo tradicional. Y es que el resultado fue que bailaron todos de paisano, lo que permitió a algunos vecinos participar también del baile. Pero el motivo real fue el temor a que tuvieran que bailar sobre suelo mojado, lo que deteriora bastante los trajes, tal y como ocurrió en el Pilar de la Mola. Por eso bailaron de paisano. Eso sí, antes de empezar el baile se guardó un minuto de silencio en memoria de Teresa Costa, activista cultural y social, además de miembro de es Pastorells.

El obispo, Vicente Ribas, con el báculo regalado por Carmen Ferrer

A todo esto, las casetas del Mercat de Nadal ya estaban abiertas y en activo. Familias, amigos y vecinos empezaron a ocupar un espacio que en las próximas semanas será muy frecuentado, ya que abren cada día y en breve presentarán una programación de música en directo. Eso sí, tienen que cerrar a las 23 horas.

Sant Francesc vuelve a movilizar a Formentera

La carpa de sa Senieta

Pero a la hora del almuerzo, la cita estaba en la carpa decorada para la Flower en donde comieron más de 300 personas, y repitieron uno de los arroces de matanzas que pasará a la historia. Los comentarios entre los asistentes solo eran elogios. Detrás de los fogones y trabajando desde temprano estaban un grupo de los mejores cocineros y pinches de la isla. Aquello funcionaba como un reloj, de forma coordinada y sacando talento para solucionar imprevistos. Para rematar unas mandarinas, pasteles de las madres de los estudiantes y el inevitable café caleta.

Por la noche todo estaba previsto para una velada memorable que comenzó a las 22 horas. La reaparición de Dj Pharma fue uno de los momentos más emocionantes de la velada. Pero también pinchó Dj Graixonera, Dj Colombàs, Dj Javi Box, con un repertorio de los sesenta, setenta y ochenta del siglo pasado, además hubo una performance y una actuación a la guitarra de Omar Gisbert, ex de Estatuas de Sal.

Compartir el artículo

stats