Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las ‘espardenyes’ ibicencas de la Reina Letizia

Doña Letizia escoge para su visita a Lluc, en Mallorca, un modelo de la firma Espardenyes Torres

Patricia Montojo muestra un par de las 'espardenyes' elegidas por la Reina. Toni Escobar

Patricia Montojo muestra un par de las 'espardenyes' elegidas por la Reina. Toni Escobar

«Me consta que las que llevó la Reina son unas Espardenyes Torres que le regalamos durante su visita a la isla». Así de contundente zanjaba el Consell de Ibiza las dudas sobre el origen del calzado que Doña Letizia escogió para la visita a Lluc, en Mallorca. El origen ibicenco del modelo, una espardenya tradicional como la que lucen las balladores, estaba claro, aunque en un primer momento los medios erraron con la firma, atribuyendo a otra marca la autoría. No fue hasta la mañana siguiente cuando se aclaró que los zapatos de la Reina habían nacido en un taller de Sant Antoni, de las manos de Isabel Prats y su nuera, Patricia Montojo.

Los Reyes, con sus hijas Leonor y Sofía, posan en Mallorca. | GUILLEM BOSCH

«Sabíamos que las tenía, pero no si las iba a llevar o cuándo», comenta Patricia mientras aguarda la llegada de una clienta. «Me enteré por un amigo que lo había visto en redes», continúa la artesana en el transcurso de una mañana dedicada en buena parte a aclarar la confusión sobre el origen de las espardenyes. «La otra marca también ha explicado que no eran suyas», afirma Patricia, que destaca que el modelo con el que Letizia paseó el martes por la tarde es «el más tradicional» del catálogo. «Es el más auténtico, el que se empleaba antiguamente para trabajar», señala la artesana, que destaca que a pesar de eso es «la que más gusta» de todas las espardenyes que confeccionan ella y su suegra.

El modelo, calado y en tono natural, cuesta 110 euros (el más barato de los que elaboran) y es el best seller de la firma ibicenca. A Patricia e Isabel les cuesta cuatro horas confeccionar cada uno de estos zapatos. «Eso sólo de elaboración, sin contar todo el tiempo que requiere el proceso de rallar la pita, secarla y hacer luego el cordellí con el que se elaboran», detalla. Para este modelo emplean unos 30 metros de ese cordel de pita. En realidad, ellas lo miden en brazas, como antiguamente. Y para este modelo emplean veinte.

Patricia Montojo con un modelo de sus 'espardenyes'. Toni Escobar

Suegra y nuera están «contentísimas» después de ver a Letizia con sus espardenyes. «Es un orgullo que apueste por una firma tan pequeñita como nosotras», indica Patricia, que destaca la importancia de que alguien como ella escoja prendas y complementos artesanos. «¡Lo bien que le quedaban!», exclama la espardenyera, que asegura que se trata de un calzado muy cómodo. Lo sabe bien. Es el que ella misma lleva habitualmente. «Es como ir descalza», indica Patricia, que, además de artesana, hace las veces de vendedora los sábados en el mercadillo de Sant Josep y ahora también, por las tardes, en la feria de artesanía del puerto de Ibiza. De momento, supone que por la confusión sobre la firma que las confeccionaba, no han notado el efecto Letizia. Si llega, se lo tomarán con calma. «Es un trabajo lento, artesanal, si alguien las pide y no las tenemos, estarán en unos días», señala.

La Reina ya mostró su interés por este calzado tradicional el año pasado, en su paseo por Sant Antoni, donde Josefa Cardona le explicó los detalles de su confección. Letizia, que escogió un vestido de Charo Ruiz para aquella visita a la isla, sostuvo entre sus manos una hoja de pita.

Para Patricia, el secreto del éxito del modelo que ha lucido la Reina no es sólo la comodidad, sino también «que combina con todo» debido, precisamente, a su sencillez y a su color. Y a que tanto puede lucirse en el día a día como «darle una vuelta» para llevarlas de noche. «Las hacemos también con plataforma, cuña, con flores, plumas, con botones payeses, para bodas... Pero siempre manteniendo la tradición y nuestro sello de identidad», indica la artesana, que recuerda cómo al principio algunos ibicencos «se escandalizaban» por estas creaciones más alejadas de la tradición.

Compartir el artículo

stats