Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obras

La reforma del Pereira lleva casi tres años parada en Ibiza a la espera de la licencia

El permiso se obtuvo en 2010, pero caducó en 2018 sin acabar las obras por los retrasos que causaron los hallazgos arqueológicos

La reforma del Teatro Pereira, en una imagen de archivo tomada desde el escenario. | D. I,

Las obras de reforma del Teatro Pereira se paralizaron en junio de 2018 después de que la licencia que obtuvieron en 2010 caducase. Desde entonces, la familia Matutes, propietaria del histórico edificio, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), tramita la renovación del permiso de obra y de actividad, con algunas pequeñas modificaciones en el proyecto, para reanudar su rehabilitación.

El pasado 19 de febrero la comisión de control del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) del casco histórico de la ciudad de Ibiza dio el visto bueno a la concesión de la licencia y, según una portavoz municipal, el Ayuntamiento ya ha culminado los trámites administrativos que le corresponden.

La fachada del Teatro Pereira. | VICENT MARÍ

Ahora, está previsto que el Consistorio remita el expediente al Consell para que, al ser un bien cultural de máxima protección, la Comisión Insular de Ordenación del Territorio y Patrimonio (Ciotupha) dé el visto bueno definitivo a la licencia. Los técnicos de Patrimonio del Consell deberán elaborar sus informes. Fuentes de la propiedad considera «descorazonadora» la situación, con tan largos plazos de tramitación administrativa.

Hay que tener en cuenta que los propietarios obtuvieron la licencia de obras y actividad (se amplió la inicial de bar-café concierto con la de teatro cinematógrafo auditorio) para reformar el teatro a mediados de 2010, con la idea de ejecutar la obra en al menos «dos o tres inviernos». Primero para rehabilitar la parte estructural, que aún no está acabada, y luego para los equipamientos y decoración. Ya se ha hecho la mayor parte de la reforma de la estructura, la interior, pero falta todo el frontal y el lateral de la calle Abel Matutes, que es la parte que más retraso lleva.

Dos inviernos más de obras

Una vez se desbloqueen las obras, con la obtención de la nueva licencia, la propiedad calcula que harán falta «dos inviernos más» para culminar la reforma. Durante la temporada turística, salvo ahora por la pandemia y la caída de la actividad turística, no se pueden hacer obras en verano. El primer invierno se dedicaría a trabajos pesados que aún quedan pendientes y el segundo a la instalación de los equipamientos y la decoración.

125 AÑOS. Tres años faltan para cumplir el 125 aniversario del teatro. La propiedad no sabe si llegará a tiempo para inaugurar la reforma coincidiendo con esta efeméride.

decoration

De todos modos, esta previsión también dependerá del momento del año en el que se obtenga el permiso. No es lo mismo que se produzca en junio, con tiempo para planificar la reanudación de las obras fuera de la temporada turística, a que sea, por ejemplo, en noviembre, según las fuentes consultadas de la propiedad.

El Teatro Pereira se inauguró en abril de 1899, por lo que en tres años se prevé la celebración del 125 aniversario. ¿Estarán listas las obras para entonces? «Ojalá se pueda llegar, pero es posible que no se logre. Nosotros lo estamos intentando. Tenemos la voluntad de ejecutar esta obra, que será emblemática para la ciudad, pero cada trámite puede tardar uno o dos años. En este caso, llevamos casi tres y no se ha acabado», indica un portavoz de la familia Matutes, que recuerda que se trata del único teatro histórico de España que se reforma con capital privado, sin ninguna ayuda pública.

Las obras desde que se iniciaron hace diez años han sufrido diversas interrupciones por el hallazgo de restos arqueológicos en la zona de la platea y también en la cabecera, que obligaron a renunciar a la instalación de un escenario móvil y optar por uno más convencional. También se ha tenido que descartar la posibilidad de instalar una tarima central como la que existía antiguamente para ofrecer espectáculos circenses.

Sentencia judicial

Por otra parte, aunque ya no tenga ningún efecto, el Tribunal Superior de Justicia de Balears ha desestimado el recurso del antiguo arrendatario del Teatro Pereira contra la desestimación por parte de Vila de la revisión de oficio de la licencia de obra y actividad otorgada en 2010. El tribunal sostiene que el uso «lúdico» del teatro no es incompatible con un edificio declarado BIC y recuerda que, precisamente, el arrendatario explotó una licencia de bar-café concierto. «Según sus propios argumentos, sería nula, en evidente abuso del derecho», indica.

Compartir el artículo

stats