Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Ángel González

Desde la marina

Miguel Ángel González

El día después

Los virólogos siguen estudiando a un enemigo que les desconcierta. Les sorprende la facilidad que el ya viejo covid tiene para mutar y camuflarse, para pasar desapercibido y atacarnos por flancos que podamos tener desprotegidos. Un virus no puede tener estrategias, pero ahí están las variantes, británica, brasileña, sudafricana, argentina, californiana, nigeriana… El camaleónico engendro se anticipa a las vacunas. Si nos da un respiro, a la vuelta de dos días nos ahoga. Lo cierto es que estamos cansados de este balanceo recurrente de oleadas, de confinamientos y desescaladas. Y las informaciones no casan. Mientras el señor Illa aseguraba que en julio tendríamos un 70% de la población vacunada, Sanidad afirma que no llegaremos al 50% y que el control absoluto de la pandemia no llegará hasta el otoño del año que viene. Lo cierto es que nuestro país sólo tiene aseguradas las vacunas hasta el mes de marzo y que la distribución no está en nuestras manos. Todo lo que sabemos es que cada jueves nos comunican las vacunas que nos llegan el lunes siguiente. Lo demás son historias.

Y no se habla del día después por no añadir leña al fuego. El descalabro socio-económico se sale de de madre y, seamos optimistas o pesimistas, la realidad es terca y los políticos no la pueden cambiar con sus promesas. Pintan bastos. ¿Alguien piensa que tendremos turismo en Semana Santa? ¿Alguien puede asegurar que lo tendremos en verano? Porque no se trata de las reservas que preventivamente ahora puedan hacerse, se trata de saber –y nadie lo sabe- qué situación real tendremos en junio.

Quiero pensar que tengo un mal día, pero no es eso. Nos han dado en la línea de flotación y hacemos agua. Tardaremos, por otra parte, de sacudirnos la desconfianza y la incertidumbre que se nos han metido en las entretelas. Un detalle en apariencia tonto, pero significativo, lo tenemos en las mascarillas, parte ya de nuestra indumentaria. Las vemos, incluso, en los desfiles de moda. Sueño con el día en que podamos decirle a un amigo: ¿recuerdas los años de la pandemia?

Compartir el artículo

stats