Urbanismo

Prohibidas ya las discotecas y los 'beach clubs' en todo el municipio de Sant Joan

El Consell de Ibiza aprueba definitivamente la modificación puntual de las Normas Subsidiarias que impide la actividad musical en los locales de ocio, salvo en los hoteles con un aforo máximo para 200 personas y café -concierto que no tengan viviendas

El alcalde, Antoni Marí, y el vicepresidente primero del Consell, Mariano Juan, esta mañana en el Ayuntamiento de Sant Joan.

El alcalde, Antoni Marí, y el vicepresidente primero del Consell, Mariano Juan, esta mañana en el Ayuntamiento de Sant Joan. / J. A. RIERA

Eugenio Rodríguez Martos

Eugenio Rodríguez Martos

Después de casi tres años de tramitación, en Sant Joan ya está prohibida la actividad de discoteca, salas de fiesta y beach club en todo el municipio. La Comisión Insular de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Patrimonio Histórico Artístico (Ciotupha) del Consell de Ibiza ha aprobado definitivamente la modificación puntual de las Normas Subsidiarias de Sant Joan que impiden la actividad musical en los establecimientos de ocio del municipio y que, tras su publicación el pasado sábado en en el Butlletí Oficial de les Illes Balears (BOIB), ya ha entrado en vigor.

Como excepción, se permite la actividad de café concierto, en el cual puede haber música pero no zona de baile, siempre y cuando en la parte superior del local haya viviendas. Además, la nueva normativa permite que los hoteles del municipio ofrezcan actividades musicales en sus establecimientos, siempre que no se exceda de un aforo de 200 personas.

Se ha marcado este límite para garantizar que esta oferta se restrinja sólo a los clientes del establecimiento, según han explicado esta mañana en rueda de prensa el alcalde, Antoni Marí Carraca, y el vicepresidente primero del Consell, Mariano Juan. La nueva normativa permite los locales de juegos de azar, como casinos, y de apuestas deportivas en parcelas que tengan uso comercial.

Actualmente en Sant Joan hay dos locales con licencia de café-concierto, con viviendas en el mismo edificio, y «una pequeña discoteca» en el Port de Sant Miquel a los que, según el alcalde y el vicepresidente del Consell, no les afecta la nueva normativa. No hay ningún beach club en el municipio. Antoni Marí ha recalcado que, con esta modificación de la normativa urbanística, «no se pretende ir contra nadie». Se trata de una acción preventiva para «tomar medidas antes de que comience». En este sentido, el alcalde ha subrayado que su gobierno apuesta por «el turismo tranquilo y familiar». Buscamos cierta atracción, pero no al son de la música que marcan algunos», ha justificado, al tiempo que ha resaltado el paisaje y los valores naturales del municipio como hecho «diferenciador» con respecto a otras zonas turísticas de la isla.

No se pretende ir contra nadie. Se trata de tomar medidas antes de que comience

Antoni Marí

— alcalde de Sant Joan

La prohibición de las discotecas y los beach club se justifica a través de los problemas de movilidad que generan este tipo de actividades. Mariano Juan ha explicado que, según estudio, una actividad de este tipo con «más de 200 personas genera al menos mil viajes, sobre todo en coche», lo cual genera un impacto en un municipio disperso como el de Sant Joan.

Suscríbete para seguir leyendo