Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cielo de Ibiza arde dos años después

Un espectacular castillo de fuegos artificiales pone el broche de oro a las celebraciones del Vuit d’Agost | Miles de personas asisten desde el puerto y los alrededores a los quince minutos de luz y sonido preparados por una empresa valenciana

26

Así fueron los fuegos artificiales de Sant Ciriac en Ibiza.

Miles de personas se concentraron anoche en el puerto de Ibiza y sus alrededores (s’Illa Plana, es Botafoc, Dalt Vila, el paseo marítimo, Jesús...) para contemplar los primeros fuegos artificiales con motivo de las Festes de la Terra que se llevan a cabo en dos años, desde la irrupción de la crisis sanitaria provocada por el covid a mediados de marzo de 2020, cuando el Gobierno declaró el estado de alarma.

A partir de la medianoche, los más afortunados se colocaron enfrente del Muro para poder admirar mejor el espectáculo pirotécnico.

El cielo arde dos años después

Muchos deseaban recuperar una normalidad muy añorada, sobre todo durante la celebración de una festividad tan especial para Ibiza como el 8 d’Agost.

El espectáculo fue una gran explosión de truenos y colores que inundaron el cielo de la isla durante 15 minutos. 600 kilos de pólvora de 12 colores y 32 figuras distintas, con 2.000 lanzamientos, de calibres de 50 hasta 150 milímetros y un alcance de nada menos que 180 metros de altura. La empresa valenciana Pirotecnia del Mediterráneo cerró de esta manera una noche muy esperada en Ibiza.

El cielo arde dos años después

La preparación del material pirotécnico necesitó de 24 horas en la isla y 10 días de trabajo previo en la fábrica. El equipo valenciano contó con seis trabajadores y tres vehículos para poder desarrollar el espectáculo de los fuegos artificiales en Vila, organizado por el Consell Insular.

El cielo arde dos años después

Compartir el artículo

stats