La estafa tras el cambio de horario de unas clases de inglés: hackean el WhatsApp a una mujer en Ibiza

La víctima recibió una llamada para unirse a un grupo de clases de inglés con distinto horario al suyo

Una mujer de Ibiza, F.L., denunció el pasado lunes el hackeo de su WhatsApp para estafar a sus contactos después de aceptar una invitación a un grupo de clases de inglés a través de esta aplicación. Los estafadores suplantaron su identidad telefónica y utilizaron esta vía para pedir un Bizum a las personas de su agenda y acceder, además, a sus tarjetas bancarias, con las que hicieron varias compras.

La víctima, que lleva viviendo una «pesadilla» desde entonces, estaba en las clases de inglés a las que asiste con regularidad el lunes por la mañana, cuando recibió, a las 12 horas, a través de la aplicación de WhatsApp, una llamada de un número telefónico con prefijo de Reino Unido (+44) para unirse a un grupo con un cambio de horario de las clases.

La mujer cogió la llamada y decidió unirse al grupo, para lo que tuvo que aceptar previamente un código. Al darle a la aceptación, la aplicación quedó totalmente «bloqueada», impidiendo que la víctima pudiera acceder a ella, según recoge la denuncia, a la que ha accedido este diario.

El marido de la denunciante, W.C., llamó a la afectada al ver el mensaje de WhatsApp supuestamente enviado por su mujer, pidiendo que le hiciera un Bizum (una transferencia monetaria que se hace a través del número telefónico) de un total de 490 euros. Ante la sospecha del mensaje, W.C., decidió llamarla preguntándole por la extraña petición.

El mismo mensaje fue enviado a todos los contactos de su agenda, puesto que varias personas le avisaron de que le habían suplantado la identidad y de que estaban recibiendo este mensaje pidiendo la misma cantidad de dinero, según detalló la denunciante a la Policía Nacional.

Al percibir que estaba siendo víctima de una estafa telefónica, a mujer se puso en contacto con las personas agendadas en su teléfono, haciendo uso del móvil de su marido, para hacerles saber que no se trataba de ella y de que la habían engañado para robarle la identidad y bloquearle la aplicación para conseguir dinero.

«Que no vuelva a suceder»

Como describió la víctima al ponerse en contacto con este diario, está en una «pesadilla» incluso después de haber denunciado el caso en la comisaría de Ibiza, algo que hizo el mismo mediodía en que sufrió el hackeo. La afectada también se intentó poner en contacto con el área de atención al cliente de WhatsApp, sin éxito. «Quiero hacer público mi caso para que esto no vuelva a suceder», expresó a Diario de Ibiza.

Para evitar estos casos, las autoridades policiales recomiendan utilizar «una palabra clave» entre el círculo cercano para saber que quien está al otro lado del teléfono cuando hay una petición similar, no es el familiar o el amigo en cuestión, sino que se trata de alguien que está intentando llevar a cabo una estafa.

Además, otro de los indicios de que una situación así puede tratarse de un fraude es esa sensación «de urgencia y de prisa» que se genera. Por ejemplo, cuando se intenta presionar, a través de una llamada telefónica, pidiendo información bancaria con la excusa de garantizar la seguridad.