Economía | La crisis desatada por la pandemia

La matriculación de vehículos en Ibiza y Formentera sigue en caída libre

Sólo los híbridos inician el año en positivo, con un puñado más de unidades vendidas que al comenzar 2020: gasolina y diésel no repuntan

Matriculaciones de vehículos tramitadas en las Pitiusas

Matriculaciones de vehículos tramitadas en las Pitiusas

José Miguel L. Romero

José Miguel L. Romero

El año 2020 terminó mal, pero 2021 no parece que, de momento, vaya mucho mejor en el ámbito de la matriculación de vehículos, uno de los termómetros de la economía. Según las últimas tomas, el mercurio marca que el paciente ibicenco tiene fiebre muy alta, pues en lo que se lleva de año sólo se han matriculado 392 turismos y motocicletas, un 46,4% menos que en el mismo periodo de 2020, cuando aún no se había expandido el covid por el territorio nacional. Se trata del peor dato de los últimos 19 años.

Son 340 vehículos menos que entre enero y febrero de un año antes, cuando ya se registró un descenso del 13,7% interanual. Si comparamos con 2019, en 2021 ya llevamos en Ibiza 456 menos tramitados, según los datos suministrados por el Instituto Balear de Estadística (Ibestat) tras analizar la información aportada por la Dirección General de Tráfico.

Formentera no está en mejor estado. Pero quizás no sea sólo el covid lo que está dejando secuelas en la economía de esa isla: este año suman en dos meses 18 altas de vehículos, un 30,7% menos que en 2020, cuando ya se redujo un 31,6% esta estadística respecto a 2019. A su vez, tanto ese último año como 2018 encadenaron bajadas del 15,5% y del 11,7%, respectivamente. No va mucho mejor en Mallorca, donde el desplome ya es del 51%.

El porcentaje de reducción de matriculaciones en Ibiza ya es superior al de la media del año 2020, que fue del -38,4%. Es decir, se ha entrado con mal pie en este nuevo ejercicio debido a la incertidumbre que hay en torno a la próxima temporada y la tremenda bolsa de paro: quién va a comprar un coche si el mercado laboral languidece desde hace un año y no se sabe si habrá trabajo el próximo verano. Como insiste José Antonio Colomar, presidente de la Asociación Empresarial de Concesionarios o Distribuidores de Automoción de Ibiza y Formentera (AECA), son datos que «reflejan cómo va la economía pitiusa» y, sobre todo, que ante tanta incertidumbre, «la gente se lo piensa» antes de realizar una inversión tan grande. El retraso de las vacunaciones, que la vacuna de la compañía AstraZeneca fuera aparcada temporalmente y que no esté claro si se podrá viajar con normalidad el próximo estío, no ayudan.

-55,3% de turismos

De los 392 vehículos tramitados en los dos primeros meses de este año en Ibiza, 224 son turismos, un 55,3% menos que en 2020: nunca, desde 2003, fueron tan pocos, ni siquiera tras la crisis de 2008. Y se han matriculado 69 motos y ciclomotores, un 40,5% menos, si bien en este caso sí hay un precedente (2014) en el que la cantidad fue inferior (67) y otro (2010) en el que fue igual (69).

Sólo salieron de los concesionarios 204 vehículos de gasolina, un 57,6% menos que en 2020 (un -62% si se compara con 2019). Y los diésel continúan su largo y particular viaje hacia su desaparición del mercado: sólo se tramitaron 96 con motor que usa ese tipo de carburante, un 35,6% menos. Desde 2016 nada detiene su caída, acrecentada con la pandemia.

Sólo se salvan de esta debacle los híbridos, que ya en 2020 mejoraron un 17,6% respecto a 2019, al ser dadas de alta 43 unidades de esa propulsión en Ibiza, cuatro más que un año antes, el mejor dato del último lustro. No sucede lo mismo con los eléctricos puros, de los que sólo hubo ocho matriculados, nueve menos en términos interanuales. En 2020 crecieron un 229,6%.

Suscríbete para seguir leyendo