Los consellers de Sa Unió de Formentera barajan dimitir en bloque de sus áreas de gestión y dejar solo a Córdoba

El presidente del PP de Formentera, José Manuel Alcaraz, asegura que se han roto todos los puentes con Llorenç Córdoba, el cabeza de lista de Sa Unió repudiado por los dos socios de la coalición

Javi Serra, Marga Prohens, Llorenç Córdoba y José Manuel Alcaraz, el día de la toma de posesión del presidente del Consell

Javi Serra, Marga Prohens, Llorenç Córdoba y José Manuel Alcaraz, el día de la toma de posesión del presidente del Consell / C.C.

La coalición de Sa Unió (PP y Compromís) se plantea, como una de las salidas a la crisis de gobierno del Consell de Formentera, que todos los consellers que forman parte del equipo de gobierno dimitan de sus responsabilidades de gestión en las correspondientes conselleries y así dejar al presidente del Consell, Llorenç Córdoba, solo al frente de la institución.

El presidente del PP de Formentera, José Manuel Alcaraz, ha confirmado a Diario de Ibiza que esta es una de las tres salidas que barajan para superar la crisis. Alcaraz ha reconocido: «Al final, el día a día con el presidente no va a ser fácil, las relaciones con él están totalmente rotas», al mismo tiempo que ha admitido que «no hay marcha atrás».

El también vicepresidente tercero y conseller de Promoción Económica (Hacienda), José Manuel Alcaraz, ha detallado que en estos momentos lo que más les preocupa es la aprobación del presupuesto de la institución de 2024: «Nuestra prioridad son los presupuestos del año que viene, que estaban más o menos perfilados, pero ahora es el momento de cerrarlos y nuestra prioridad es aprobarlos, aparcando las diferencias que sean y que también se reparta [el presupuesto] hablando con la oposición», para sacar adelante la cuentas.

Tal es el estado de desesperación de la coalición de centroderecha, Sa Unió, que ganó las elecciones del 28 de mayo por mayoría absoluta arrebatando el gobierno a los progresistas que llevaban 16 años seguidos al frente el Consell, que ahora uno de sus cargos en el gobierno insular, Alcaraz, afirme sin ningún tipo de remilgos que «es muy importante que la acción de gobierno no se quede empantanada por esta situación». Al mismo tiempo que insiste en responsabilizar a Córdoba : «Por dignidad de la propia institución, esta no puede tener un presidente que va pidiendo sobresueldos por ahí». «Hemos agotado todas las posibilidades para que este hombre [Córdoba] tuviese una dimisión digna, no lo ha querido hacer y fue cuando le avisamos que esto [sus problemas económicos] saldrían en prensa, porque era muy grave».

Las tres salidas que plantea Sa Unió a la actual crisis «pasa por la dimisión de Córdoba de todos sus cargos», para lo que le han dado un ultimátum hasta este lunes. La segunda es que Sa Unió se acerque a la oposición de GxF y PSOE para presentar una moción de censura con 16 firmas de los 17 consellers de la Corporación al mismo tiempo que negociarían con el bloque progresista las cuentas de 2024.

Si este lunes 11 de diciembre el presidente, Llorenç Córdoba, no dimite y el bloque progresista no les da el apoyo para una moción de censura conjunta contra Córdoba, la tercera salida que expuso Alcaraz es la que pasa por la renuncia a todas las conselleries de las que son titulares los consellers de Sa Unió.

Alcaraz recalca que lo que más le preocupa es «salir de la crisis para devolver la estabilidad a la institución».