Adiós a la suciedad del culo de la sartén: la cucharada de jabón que debes echar para que en cinco minutos quede como nueva

Así es como debes esparcirla

Valeria Montero

Como es evidente, el uso se hace notar en seguida en nuestras sartenes de casa. La parte que más sufre es el culo de tu útil de cocina, ya que está constantemente en contacto con el fuego y esto termina provocando que se oscurezca tarde o temprano. No te estreses porque tiene solución y conseguirás que recupere su aspecto original.

Aunque pienses que esto te llevará horas y horas de frotado o unos cuantos ciclos en el lavavajillas, estás equivocado. Simplemente tienes que dar con el método ideal para que quede como nueva y en este caso no es mediante un lavado mecánico.

Remángate y prepárate porque vamos a darte la solución infalible para recuperar tus sartenes y que cocinen nuestros más deliciosos platos con la máxima calidad. Solo necesitarás dos cosas: jabó beltrán y una servilleta. Echa una cucharada de jabón en la sartén y repártelo con la servilleta bien hasta que no quede ni una sola parte manchada sin cubrir. Con esta misma servilleta, tapa el culo y déjalo boca arriba durante unos cinco minutos para que el jabón haga su efecto.

Una vez haya pasado este tiempo, coge un estropajo de metal y, con unas gotas de detergente de lavavajillas, frota la zona hasta eliminar esas clásicas manchas de color marrón. Aclárala con agua y observa el resultado final de tu vieja sartén, que ahora parecerá nueva. Además de quitarle las incrustaciones que suelen quedar aquí pegadas y en toda la superficie en general, le podrá incluso devolver el brillo.

Otros usos del jabón beltrán

¿Para qué sirve el jabón beltrán? Este producto hecho a base de aceites vegetales es ideal en la limpieza si lo mezclamos con agua. Crea una solución en una olla con agua hirviendo y disuélvelo hasta que obtenga una textura no demasiado espesa. En la cocina también podrás combatir la grasa del horno o de la campana extractora.

Una de sus funciones principales es la limpieza de los suelos. Échalo en el agua de la fregona una vez hayas barrido. Como podrás comprobar, el suelo queda brillante. Por otro lado, el jabón beltrán también es un gran aliado en la limpieza de las prendas más delicadas, sobre todo si se trata de machas excesivamente complicadas como las de grasa.

Ojo, porque si eres de las personas que usan esponjas desmaquillantes de las reutilizables estás de suerte. También podrás aplicarlo en las brochas o en la misma esponja con la que repartes el maquillaje por la cara. Y si ya de paso salpicaste tus camisetas y jerséis favoritos al ponértelos con la cara retocada, este jabón también es capaz de eliminar los restos de los textiles.