ESCOLA D’ART

Un ‘Tots Sants’ con mucho arte

El evento más destacado de la jornada es una muestra de dos cortometrajes de terror realizados por algunos estudiantes del centro

Un camino estrecho, acotado por muros que obligan a circular con el coche poco a poco para no rallarlo, da a la Escola d’Art d’Eivissa, que celebra por segunda vez la ‘Trencada de Tots Sants. El sonido del intenso viento que cruza entre las casas de alrededor da a la soleada mañana el toque tenebroso que la ocasión merece. Sin embargo, aunque se trata de conmemorar una festividad muy vinculada al más allá, la alerta naranja de la Aemet a causa del temporal obliga a que los eventos programados por la mañana se realicen a cubierto. «La idea era hacerlo en las pistas», confirma Joan Torres, profesor del centro y coordinador de la Comissió de Normalització Lingüística, que organiza los eventos de la jornada.

Lo primero que sorprende al llegar al aula en la que se proyectarán los dos cortometrajes de terror, que es la novedad de la programación, es la gran cantidad de alumnos vestidos con pijamas. Aleksandra Taneva, una estudiante de segundo de Bachillerato aclara: «Esta semana hemos decidido venir vestidos cada día de un tema. Como es viernes, hemos venido en pijama porque estamos más relajados». «El lunes vinimos estilo chonis de los 2000. El martes, de miedo porque era 31 de octubre, Halloween. El jueves nos vestimos cada uno de un personaje de alguna película que nos gustara», detalla.

El profesor de cultura audiovisual y fotografía y coordinador de los proyectos, José González, toma la palabra ante los estudiantes que se arremolinan en la sala. Lo hace para elogiar el trabajo de los alumnos que participaron en los cortos. «Si no os gusta la historia en la que estáis, inventad la vuestra. La tenéis que contar», anima González a sus alumnos antes de proyectar ‘Sophie’, sobre una posesión demoníaca, y ‘Fée’, que trata la investigación de un vídeo paranormal. Los estudiantes ríen durante los pases al verse a ellos mismos y a sus profesores caracterizados para las historias de terror.

La directora de la Escola d’Art d’Eivissa, Marian Ferrer, colabora como actriz en una de las producciones: «Ha sido una experiencia muy divertida, pero tengo que reconocer que mis dotes de actriz son nulas». Además, señala la gran implicación del equipo educativo con todas las celebraciones de este tipo que realiza el centro: «Nos implicamos con todo lo que se hace independientemente de ocupar cargos directivos».

González recuerda que rodaron los vídeos en una semana: «Los alumnos se lo han pasado muy bien. Han dejado todo para venir al anochecer porque esta escuela a esa hora da mucho miedo». «Los profesores tenemos que buscar las motivaciones del alumno y vi que aquí había un interés por el tema de terror porque un estudiante sugirió en clase que nos podríamos disfrazar para Halloween», añade.

El ‘árbol de los recuerdos’

A la salida, los alumnos redactan en cartulinas recortadas como si fueran hojas vegetales que luego dejan en el ‘árbol de los recuerdos’. Según explica Joan Torres, la idea es que escriban el nombre de algo o alguien que ya no esté con ellos y que le dejen un mensaje.

En el pasillo de entrada al instituto, resguardado del viento, hay varias mesas llenas de platos con frutos secos, granadas y naranjas para celebrar la trencada de pinyons. Además, varios profesores traen postres porque algunos estudiantes participan en un concurso de repostería. «Los alumnos se han portado muy bien. Hay muchos pasteles y ha sido un éxito», Torres señala orgulloso y adelanta que al final de la mañana repartirán premios a la mejor y la segunda mejor tarta.

Al fondo del vestíbulo hay tres paneles que muestran folios manuscritos con los microrrelatos de terror que han escrito los alumnos. Algunos de ellos cuentan con una pequeña ilustración y con tipografías acorde al tema. Incluso una de las piezas tiene los bordes quemados para dar una mayor sensación de incomodidad.

El director territorial de Educación de Eivissa y Formentera, Juan Álvarez, también estuvo presente en los actos y dio su visto bueno a este tipo de programación: «Estas iniciativas son lo que hay que hacer. Hoy en día, todo es publicidad, Facebook y redes sociales. Lo que tenemos que intentar es que todo el mundo sepa lo que se hace en la Escola d’Art. Queremos ponerla en primera línea de fuego para que tenga más alumnado».

Los ciclos de la vida

Joan Torres explica a los alumnos el sentido de Tots Sants: «Habéis celebrado Halloween y Tots Sants no es diferente. También es muy antiguo y tiene que ver con los ciclos de la vida». El coordinador de la Comissió de Normalització Lingüística comenta que las dos fiestas celebran el final de la cosecha y el principio del invierno: «Antes no había neveras ni Mercadona y todo estaba mucho más asociado con la agricultura». Además, comenta que la prolongación de las horas de noche se relacionaba con el retorno de los muertos.

Después de esta introducción, pasa a relatar cómo era la celebración tradicional de Tots Sants: «Antes en las casas se dejaba comida y luz por la noche e incluso se dejaban colocadas las sillas para que las almas viniesen y comiesen».