Investigación

La Fiscalía cita a declarar al obispo de Tenerife por sus críticas al colectivo LGTBI

Bernardo Álvarez debe comparecer el día 16 en el Palacio de Justicia | El Ministerio Público investiga un posible delito de odio

El obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, en la Catedral de La Laguna.

El obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, en la Catedral de La Laguna. / DELIA PADRÓN

Daniel Millet

El obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, ha sido citado a declarar por la Fiscalía Superior de Canarias el próximo miércoles 16 de febrero en relación a sus declaraciones sobre el colectivo LGTBI. El ministerio público ha abierto una investigación de oficio para determinar si las palabras de Álvarez a la Televisión Canaria, en las que aseguró que la homosexualidad es "pecado mortal" y la comparó con el alcoholismo, pueden ser constitutivas de un delito de odio. Según adelantó la cadena SER en Tenerife, el responsable de la jerarquía eclesiástica de la provincia tinerfeña tendrá que declarar en la Fiscalía de la Audiencia Provincial, en el Palacio de Justicia de Santa Cruz.

El 18 de enero, el obispo de Tenerife criticó la homosexualidad en el programa 'Buenas Tardes Canarias,' de la televisión pública regional. A la pregunta del periodista sobre si la homosexualidad es pecado mortal, Álvarez responde: "Depende de la persona y las circunstancias". "Para que una cosa sea pecado mortal, hace falta que la persona sea consciente de que lo que hace está mal, si lo hace libremente y no está condicionada por nada". Acto seguido, añade: "Eso es como la persona que bebe, y cuando bebe hace cualquier disparate, y luego dice que es que estaba bebido".

El aluvión de críticas fue inmediato. Hasta el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, mostró su repulsa y pidió al prelado palmero que se retractara. Colectivos sociales, administraciones públicas, partidos políticos y sindicatos aseguraron que estas palabras son "homófobas" y "solo sirven para generar odio". Además, después de que la asociación Diversa pidiera mociones institucionales de reprobación a estas declaraciones, ya se han sumado los plenos del Cabildo de Tenerife y del Ayuntamiento de El Rosario, que han aprobado sus mociones por unanimidad.

El obispo tinerfeño pidió disculpas el 21 de enero, tres días después de la emisión del programa en la Televisión Canaria, a través de un comunicado: "Pido perdón a cuantos haya podido ofender con mis palabras, de manera especial a las personas LGTBI, a quienes expreso mi respeto y consideración". "He de reconocer que no estuve acertado al responder a algunas cuestiones que requieren una más detenida reflexión y explicación. No quise fomentar la discriminación, ni comparar la homosexualidad con el alcoholismo ni con cualquier otra realidad. Lamento haber inducido a confusión y causado dolor".

Sus disculpas, sin embargo, no han frenado las condenas y las adhesiones a las campañas contra las palabras del religioso en internet se cuentan por decenas de miles. Solo en change.org, la recogida de firmas para exigir "el cese inmediato de Bernardo Álvarez por su homofobia reincidente" llevaba al cierre de esta edición 57.633.

El delito de odio, por el que la Fiscalía investiga al prelado, está recogido en el artículo 510 del Código Penal español. Contempla condenas de entre uno y cuatro años de cárcel a "quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su sexo, orientación o identidad sexual".

No era la primera vez que Bernardo Álvarez criticaba la homosexualidad en una entrevista a un medio de comunicación. En 2007 aseguró a La Opinión de Tenerife: "El fenómeno de la homosexualidad es algo que perjudica a las personas y a la sociedad". En aquella ocasión añadió que hoy en día «no es políticamente correcto decir que es una enfermedad, una carencia, una deformación de la naturaleza propia del ser humano". "Eso que decía cualquier diccionario de Psiquiatría diez años atrás, hoy no se puede decir", detalló en aquellas declaraciones de hace 15 años.

Después de la apertura de una investigación de oficio, la Fiscalía quiere tomar declaración a Bernardo Álvarez para luego decidir si presenta una denuncia contra él por delito de odio.

Suscríbete para seguir leyendo