Unas obras para integrar los barrios de Siesta, Can Ramon y Can Nadal

El Consell remodela la carretera que une estas zonas y el núcleo de Santa Eulària para facilitar el acceso a peatones y ciclistas 

Una rotonda ordenará el tráfico en el cruce de es Puig d’en Fita, que tendrá dos nuevas paradas de bus

El barrio de Can Ramon es uno más de Santa Eulària y apenas dista 600 metros de la entrada al pueblo, pero no existe ninguna acera para ir a pie ni seguridad para circular en bicicleta. Como ha sentenciado este lunes el vicepresidente del Consell y responsable de Movilidad e Infraestructuras viarias, Mariano Juan, «queda muy lejos, pero no por la distancia, sino por la falta de posibilidades para ir al centro sin coger el coche».

Igualmente, los barrios vecinos de es Puig d’en Fita (Siesta) y Can Nadal siguen desconectados del entramado urbano de Santa Eulària, un problema para el que el Ayuntamiento de Santa Eulària reclama una solución desde el año 2007, como recordó la alcaldesa, Carmen Ferrer. Ella y Mariano Juan han visitado este mediodía las obras, iniciadas a principio de noviembre, para remodelar el tramo de la carretera EI-100 que permita acabar con este aislamiento e integrar estas zonas adyacentes al pueblo.

Fondos europeos

Los trabajos suponen una inversión de 3,23 millones de euros, ejecutados por el Consell con la cofinanciación de fondos europeos Next Generation, y se prevé que estén a punto a «principios o mediados del verano», apuntó Juan. Con esta intervención, se dotará de aceras y carril bici al tramo de carretera que ahora une estos barrios con Santa Eulària, se ampliarán los carriles para automóviles de tres metros a tres metros y medio cada uno y se habilitarán arcenes, ahora inexistentes, así como barreras de seguridad y pasos de peatones.

La nueva rotonda tendrá un diámetro de 33 metros y se instalarán dos paradas de bus en sus proximidades

Además, se soterrarán los tendidos de electricidad y telefonía, se habilitarán dos paradas de autobús y se regulará el tráfico en el cruce del vial de acceso a es Puig d’en Fita con una rotonda. Esta remodelación viaria contempla tres zonas de intervención diferenciadas. Entre Can Ramon y la futura rotonda se mantendrá una calzada de seis metros, pero se habilitará un nuevo carril para bicis y peatones en el lado izquierdo de la carretera en dirección a Santa Eulària. En el lado derecho, el actual muro de piedra seca, ahora pegado al carril de circulación, se trasladará a tres metros de distancia para crear un arcén de seguridad.

La nueva rotonda, de 33 metros de diámetro, obedece a la alta densidad de tráfico que se vive en verano y tiene como objetivo evitar retenciones o accidentes. En las cercanías de la glorieta se habilitarán dos paradas de bus, una para cada sentido de la circulación.

Finalmente, el tramo entre esta rotonda y la carretera de Santa Eulària será el que experimentará una mayor transformación, con un carril bici de 2,5 metros y aceras de dos metros de anchura a ambos lados de la vía. «Es una actuación que se enmarca en la idea global de movilidad del Consell, con carriles bici y más paradas de bus. No se trata solo de impulsar grandes obras, sino intervenciones quirúrgicas que son de gran provecho», destacó Juan.

Trabajos de acondicionamiento del sendero litoral entre es Puig d'en Fita y la desembocadura del río.

Trabajos de acondicionamiento del sendero litoral entre es Puig d'en Fita y la desembocadura del río. / J.A.C.

Paseo litoral

Por su parte, la alcaldesa de Santa Eulària valoró que la conectividad de es Puig d’en Fita también mejorará por la costa gracias al paseo litoral que está acondicionando el Ayuntamiento hasta la desembocadura del río.

Con estas obras, que empezaron hace un mes y tienen una duración prevista de seis meses, se habilitará un sendero de 345 metros para permitir el paso de personas con movilidad reducida, además de instalar mobiliario urbano y embellecer todo el entorno degradado por el paso del tiempo.

Los próximos carriles bici previstos por el Consell

Además del nuevo vial para ciclistas entre Can Ramon y Santa Eulària, el Consell tiene pendiente de ejecutar carriles bici entre Can Coix y Sant Antoni, en Ca na Negreta y el de Sant Josep a Sant Antoni.