Uber empieza a operar en Ibiza sin precontratación de 30 minutos antes en cada servicio

La plataforma ofrecía ayer la posibilidad de contratar trayectos con diez VTC y también de solicitar servicios de taxi, si bien todavía están en proceso de implementación y registro de conductores

Un vehículo de Uber antes de recoger a un cliente junto al paseo de Vara de Rey. | I.V.

Un vehículo de Uber antes de recoger a un cliente junto al paseo de Vara de Rey. | I.V. / Isaac vaquer. eivissa

Ya es posible pedir un Uber en Ibiza. Desde ayer la plataforma de servicios de transporte permite contratar desplazamientos en Vehículos de Transporte con Conductor (VTC) y también en taxi, aunque esta última modalidad está todavía en proceso de implementación, según informaron desde la empresa. La aplicación móvil de Uber indica que la empresa dispone de seis conductores en la modalidad Van, cuatro conductores en la modalidad Comfort y cuatro taxis.

Tras el primer intento de contratación la aplicación emite en el móvil un aviso: «importante: faltan 30 minutos para poder iniciar tu primer viaje». Una vez transcurrido ese plazo, sin embargo, el servicio ya se puede contratar sin ninguna limitación de tiempo.

La normativa todavía vigente, recogida en la Ley 4/2014 de Transporte Terrestre y Movilidad Sostenible de las Illes Balears, establece «la obligación de reservar el servicio con una antelación de treinta minutos a su prestación». El Govern ha informado de su voluntad de eliminar esta limitación tras la anulación judicial ratificada por el Tribunal Supremo de una norma análoga en el País Vasco.

Si bien ayer fue posible contratar un viaje a las 12.44, que llegó tras una espera de aproximadamente cuatro minutos, a lo largo de la jornada otros intentos de contratar un trayecto no fueron posibles por motivos que se desconocen. Después de algo más de 10 minutos, en los que la aplicación agradecía la espera e indicaba que seguía buscando un conductor, finalmente desistía de buscar e indicaba que no había conductores disponibles.

Crónica de un viaje

Presiono el icono de Uber en mi móvil e indico que quiero ir al Consell de Ibiza desde la sede de Diario de Ibiza. Dispongo de tres alternativas: Van, a 18 euros el trayecto; Comfort, a 10 euros el trayecto, y taxi, con un precio de 4 a 6 euros.

Recibo un mensaje que me alerta de que no podré solicitar mi viaje hasta dentro de media hora. A pesar de todo solicito el servicio. La aplicación inicia la búsqueda de conductores mientras ofrece mensajes como «eres una de las más de un millón de personas que viaja con Uber».

A los pocos minutos indica que no es posible localizar conductores. Sea por la limitación de 30 minutos o no, durante esa media hora no es posible contratar el servicio. Pasado este tiempo vuelvo a recibir un mensaje: «ya puedes solicitar tu viaje a través de Uber» tras cubrir el «tiempo mínimo de espera», aunque ya he optado por ir a la sede del Consell andando.

Un coche rojo

Insisto tras abandonar el Consell en solicitar el servicio de transporte de Uber. Solicito la salida desde el paseo de Vara de Rey y en esta ocasión recibo la respuesta en apenas unos segundos. Un Toyota Corolla rojo me recogerá en cuatro minutos. Veo cómo el icono del vehículo se encuentra en la E-10 y accede por calle Canarias para venir a recogerme.

El vehículo tiene aspecto de ser nuevo, su interior está impecable y por los altavoces suena música suave de ambiente. No me ofrecen una botella de agua, pero muy amablemente el conductor se muestra dispuesto a charlar. Ya ha paseado a otro periodista en el vehículo, comenta.

El conductor tiene cuatro años de experiencia como profesional. Cuenta que ya trabajó con Uber en Madrid. En la empresa en la que trabaja actualmente ofrecen servicios de VTC ordinarios, además de trabajar con la plataforma Uber.

A nivel laboral considera que la puesta en marcha de Uber es positiva, «se da trabajo y das vida a una isla que en invierno no tiene tanto movimiento». Subraya que el servicio se encuentra en fase de «proyecto piloto», que se ha puesto en marcha en «una buena fecha, diciembre», momento de cenas de Navidad familiares y laborales. «Entrar en Ibiza en verano directamente hubiera sido complicado con toda la demanda que hay», advierte. Una vez que se haya cogido rodaje, apunta que la plataforma será un buen complemento al servicio de taxi. «Yo mismo he estado al teléfono esperando una hora y media para pedir un taxi este verano», recuerda.

Dice que el sector del taxi deberá adaptarse, pero está seguro de que habrá trabajo para todos: «Esto es el futuro, se pongan las limitaciones que se pongan».

Discrepancias en la limitación de 30 minutos a los VTC

La patronal del taxi de Mallorca ha planteado quejas reiteradas por la inaplicación de la contratación de cada servicio de Uber con 30 minutos de antelación. Desde Uber manifiestan que cumplen con la normativa balear a través de un modelo que llaman «contrato anual». «Dicho contrato anual consiste en que el pasajero firma con cada uno de los transportistas (VTC) que ofrecen servicios a través de la aplicación de Uber un contrato de transporte de un año, renovable automáticamente. Cualquier usuario que abra la aplicación en Balears para solicitar un viaje VTC, recibirá una notificación en la que se le pide firmar el contrato de tiempo mínimo de espera. Para Balears, siempre transcurrirán al menos 30 minutos entre la firma de dicho contrato entre el usuario y el transportista y el primer viaje solicitado bajo dicho contrato, que se considera de tramo sucesivo (tramo sucesivo quiere decir que la prestación del servicio es continua). La firma es tácita, una vez solicitado el servicio.