Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Literatura Toni Montserrat Autor de 'Isla negra'

«En el XIX había un índice de criminalidad en Ibiza que me río yo del Bronx»

Toni Juan Juan publica con Plaza & Janés su primer libro, ‘Isla negra’, una novela policíaca que parte de hechos reales, el brutal asesinato del párroco de la iglesia de Sant Jordi y de su criado en diciembre de 1863

Toni Montserrat, ayer, en la sede de Diario de Ibiza. Vicent Marí

Plaza & Janés lanza hoy ‘Isla negra’, la ópera prima de Toni Juan Juan (Eivissa, 1974), un consultor de negocios freelance que hace seis años descubrió en la literatura su gran pasión. Fruto de un lustro de trabajo, tres años de escritura y dos de corrección, nació esta novela policíaca ambientada en el siglo XIX en Eivissa, que firma con su malnom, Toni Montserrat. La escribió pensando en tres públicos objetivos: los amantes de novela negra, los enamorados de la isla y, sobre todo, la población local. «Quería que el lector ibicenco aprendiera y se sintiera orgulloso de sus orígenes», afirma el autor, que presentará su libro el próximo 8 de junio a las 20 horas en el Centro Cultural de Jesús.

Ha tenido inquietudes artísticas desde siempre. Empezó con el piano, hizo sus pinitos en la pintura y hasta diseñó su propia marca de ropa. Sin embargo, parece que en la literatura ha encontrado su verdadera vocación…

Sí y creo que eso ha pasado porque es en lo que más me he esforzado y en lo que más perseverante he sido. Soy bastante inconstante en general y hago un poco de muchas cosas, pero a la literatura le he dedicado muchas más horas.

¿Cuándo empezó a dar sus primeros pasos en la escritura?

Leer he leído toda la vida, pero nunca había escrito nada hasta hace seis años, cuando me puse con este libro. No había hecho ni poesía, ni ensayo, ni relato. Mi única experiencia en escritura eran los documentos de consultoría. Previamente a ‘Isla negra’ había hecho un par de intentos de cursos online de escritura, pero se quedaron a medias porque nunca sabía de qué escribir.

¿Y qué fue lo que le inspiró para arrancarse con ‘Isla negra’?

Un artículo de Fanny Tur publicado en 2016 en el Diario de Ibiza, ‘Els secrets del festeig a l’Eivissa de 1864’. En ese texto se hacía referencia a una carta de indignación del gobernador de la provincia a los alcaldes de la isla y al hecho que la motivaba, un doble asesinato, el del párroco de la iglesia de Sant Jordi, Joan Ferrer Ferrer, y el de su criado, Toni Roig, que aparecieron acuchillados y con el cuello rebanado.

Toni Montserrat con su primera novela. Vicent Marí

¿Esta novela negra se basa al completo en hechos reales?

La trama es ficción, pero el origen de la historia, la ambientación y muchos personajes son totalmente reales.

¿A qué fuentes ha recurrido para escribir esta obra?

Mi principal fuente ha sido el tomo de las ‘Las Antiguas Pitiusas’ del Archiduque Luis Salvador, que viajó a Eivissa en 1867, tres años después de mi trama. También he hablado con Joan Mortera, historiador, sacerdote y responsable en su momento del Arxiu Històric de la Pabordia d’Eivissa. Tiene una memoria impresionante con ochenta y pico años, la wikipedia de Eivissa está en su cabeza. Si en la ‘Historia de Ibiza’ escrita por Isidor Macabich se hace referencia a los crímenes que relato en un párrafo, don Joan me dio una página y media de apuntes sobre rumorología de la época. Me dijo cuál era la finca que iba a comprar el cura asesinado, el importe por el que la iba a adquirir, el árbol genealógico del notario que iba a firmar y el de la familia que iba a vender el terreno...También hablé con Fanny Tur y visité el Arxiu Històric d’Eivissa i Formentera. Ella me facilitó los documentos originales de la carta del gobernador en la que se habla también del festeig, que era una fuente de conflictos entre las diferentes colles que iban a cortejar a las chicas. Además, consulté documentos de la época que luego me sirvieron para hacer un calendario de diferentes hechos ocurridos en esos años. Otra fuente de información brutal ha sido la Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera. He sido obsesivamente riguroso con la documentación. Yo, que me las doy de ser muy ibicenco, hasta que me puse con este libro no tenía ni idea de cómo era Eivissa hace 160 años. Mis dos retos al ponerme a escribir eran hilvanar una novela negra que fuera capaz de mantener el interés del lector todo el rato y, por otro lado, ser capaz de reflejar a nivel histórico cómo era esa Eivissa desconocida para la inmensa mayoría, incluido yo.

Centrémonos en ese crimen real acontecido en diciembre de 1863 que es el origen del libro y en cómo era la Eivissa de esa época que usted retrata.

Eivissa entonces era una isla complicada. Todo el mundo iba armado, cuando no con cachorrillos, con armas blanca o con ambas cosas. Había que ir con poca broma. Aparte, la gente tenía mucho orgullo y los temas del honor eran muy delicados. Los índices de criminalidad eran altísimos. Había reyertas, apuñalamientos y un porcentaje de asesinatos que me río yo del Bronx. Era algo escandaloso. Los mallorquines estaban indignados con nosotros y este carta a la que hace referencia Fanny, de la que sale un extracto en el libro, muestra precisamente eso. Nos veían como unos salvajes y algo de verdad había. Generalmente todas estos altercados y peleas se producían entre civiles, pero lo extraño de este caso es que matasen a un cura.

«Yo, que me las doy de ser muy ibicenco, hasta que me puse con este libro no tenía ni idea de cómo era Eivissa hace 160 años»

decoration

Sí, porque a los sacerdotes se les respetaba mucho.

Sí, los curas, más allá de ser líderes espirituales, eran los sabios, las figuras más respetadas en un entorno rural e iletrado. Que de repente matasen a un párroco fue algo escandaloso, la isla estaba revolucionada y Mallorca estaba todavía más escandalizada. Yo aprovecho ese contexto y esa situación para traer de fuera a un investigador, Marc Guasch, al que le ayuda un local, Toni Riera. Me interesaba que el investigador no fuera de Eivissa porque quería que describiera cómo era la isla entonces.

Háblenos un poco más de estos dos protagonistas...

Marc Guasch trabaja en el Cuerpo de Investigación del Crimen, que es un organismo que me he inventado que depende del propio director de la Guardia Civil. Este hombre se ofrece como voluntario para ir a Eivissa a esclarecer el crimen porque habla la lengua local. Toni Riera es el subinspector de la policía local, un puesto que existía en ese momento en la isla según lo que recoge el Archiduque Luis Salvaldor.

«Me gustaría escribir en el futuro una especie de ‘Los pilares de la Tierra’ sobre la construcción de las murallas de Eivissa»

decoration

¿Y qué personajes reales aparecen en el libro?

El gobernador y todos los curas son personajes reales. Hay uno muy gracioso, el párroco de Sant Josep, mossènyer Pallarès, que era el Jaimito de la época. Todos los chistes que se hacían entonces eran sobre él. También sale el ingeniero Emili Pou, justo en esa época se estaba desarrollando todo el sistema de señalización marítima. También sale como personaje terciario el abuelo de Joan Mortera, que cuando era niño hizo de aguador llevando agua a los trabajadores que estaban construyendo la carretera de Eivissa a Sant Antoni.

Publicar su primer libro con Plaza & Janés es llegar y besar el santo.

Literalmente. De las grandes cosas que me voy a llevar del libro una de ellas es la gente maravillosa con la que me estoy encontrando, como Helena Tur, que también es ibicenca. Cuando estaba terminando mi libro vi que ella había publicado con Plaza & Janés ‘Malasangre’ y le escribí para pedirle consejo. Cuando tuve lista la novela se la envié y le encantó, tanto que me recomendó enviársela a su editor, Alberto Marcos, de Plaza & Janés. Lo hice y la historia debió gustarle.

¿Tiene más novelas en mente?

Tengo varias ideas. Por un lado, me gustaría hacer una trilogía de las Balears porque creo que es muy interesante y aprovechable toda esta información del Archiduque para que el resto de islas conozcan su pasado. De hecho ya tenía empezado el segundo libro, pero luego lo abandoné porque empezó a coger fuerza otra idea que siempre me había rondado, escribir una especie de ‘Los pilares de la Tierra’ sobre la construcción de las murallas de Eivissa. Creo que esa época es fascinante.

Compartir el artículo

stats