El grupo ecologista GEN-GOB ha remitido al Ayuntamiento de Ibiza un informe sobre el impacto del turismo de cruceros en el medio ambiente de las islas que, como conclusión, advierte sobre la necesidad de "trabajar para la reducción paulatina de su llegada hasta la total desaparición de los cruceros en nuestras islas".

Desde el GEN-GOB recuerdan que varios destinos punteros de este tipo de turismo, como Barcelona o Palma, han aplicado en los últimos años restricciones en el número de escalas de cruceros en una misma jornada, y que esta medida "provoca el desvío de las escalas hacia otros puertos, como el de Ibiza".

Tres escalas el mismo día en Ibiza el año pasado

"De hecho", añaden los ecologistas, "en 2022 ya sufrimos jornadas con tres barcos el mismo día que provocaron problemas y saturación de servicios e infraestructuras".

"Estas molestias se suman a los problemas ambientales derivados de esta actividad como la contaminación lumínica, ruidos, emisiones de contaminantes y producción de residuos", explican en un comunicado.

En principio, desde el GEN reclaman en su informe que se establezcan "limitaciones en el número de escalas de cruceros en las islas de Ibiza y Formentera que reduzcan de manera drástica este tráfico". Pero no sólo debe reducirse el número de escalas en un día; desde el GEN entienden que se debe limitar su "número total porque hay que tener en cuenta su impacto acumulativo".