Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política

El alcalde de Ibiza cobrará en 2023 más que el presidente del Consell

Rafa Ruiz ya gana ocho euros más que Vicent Marí, pero el próximo año percibirá 1.241 euros más. Sólo las retribuciones del presidente del Ejecutivo insular y de los alcaldes de Sant Josep y de Sant Antoni permanecen congeladas desde el inicio del actual mandato y no aumentarán en 2023

Vicent Marí, en el centro, y detrás de él, a la izquierda de la imagen, Rafa Ruiz. Vicent Marí

El ibicenco Toni Costa, diputado y portavoz del PP en el Parlament, pedía la pasada semana al Govern que congelara el salario de sus altos cargos y de sus 200 asesores tras conocerse que los presupuestos del Ejecutivo balear para 2023 contemplan que sus retribuciones incorporen la subida salarial de los funcionarios, es decir, un incremento del 2,5%. Por ejemplo, la presidenta del Govern, Francina Armengol, cobrará 73.311 euros, unos 3.000 euros más que en 2022. Costa puso a Vicent Marí, presidente del Consell de Ibiza y del PP de la isla, como el ejemplo que Armengol y sus consellers deberían seguir, al haber «congelado tres años consecutivos» la cantidad que percibe por estar al frente de la institución insular. A su juicio, «sería un gesto de cara a la ciudadanía»… Que en Ibiza pocos pueden dar. Ni siquiera en su partido.

Tanto al presidente del Consell como a todo su equipo de gobierno (cargos de confianza incluidos) se les aplicó «el 0,9% de subida de 2019 a 2020». Desde ese momento, tras la crisis sanitaria del covid y ahora la derivada de la inflación y la guerra de Ucrania, no han disfrutado de ninguna subida más: «El sueldo está congelado», subraya un portavoz de la institución. El salario de Vicent Marí no ha variado desde 2020: 61.614,92 euros brutos anuales. Además, «no percibe ningún importe extraordinario por asistencia a plenos ni indemnizaciones con ocasión del abandono del cargo».

Rafa Ruiz FSE-PSOE

Sólo hay otras dos administraciones en las Pitiusas que sigan su ejemplo: Sant Josep (donde gobiernan PSOE y Unidas Podemos) y Sant Antoni (PP). En Sant Josep, «todos los cargos electos y de libre designación han tenido el salario congelado todo este mandato y no se ha aplicado ni la subida que permitía el Estado por las sucesivas crisis que se han sufrido. Tampoco para 2023», afirma un portavoz municipal. El alcalde, Ángel Luis Guerrero, cobra 54.000 euros desde que tomó posesión, igual que el anterior, Josep Marí Ribas, Agustinet, ahora conseller de Vivienda balear, tal como se refleja en los datos de la Información Salarial de Puestos de la Administración (ISPA), que elabora la Secretaría de Estado de Función Pública, perteneciente al Ministerio de Hacienda y Función Pública. En Sant Antoni, lo mismo. El alcalde, Marcos Serra, tiene un sueldo bruto anual de 55.000 euros desde principio de legislatura: «No ha habido subidas ni las habrá para 2023», afirman desde el Consistorio.

En el resto de municipios, incluidos los del PP, poco caso hacen a Toni Costa y no parecen dispuestos a seguir el ejemplo de Vicent Marí, Marcos Serra ni Ángel Luis Guerrero. Por ejemplo, Rafa Ruiz, alcalde de Vila, se va a convertir en 2023 en el político de una administración insular que tendrá el sueldo más alto, más incluso que el presidente del Consell de Ibiza: 62.856 euros (1.241 euros más que Vicent Marí), cifra resultante de incrementar sólo un 2% el salario actual (podría llegar a ser del 2,5%). En el Consistorio no concretaron la cantidad exacta.

Rafa Ruiz, alcalde de Vila, se va a convertir en 2023 en el político de una administración insular que tendrá el sueldo más alto, más incluso que el presidente del Consell de Ibiza: 62.856 euros

decoration

Según la ISPA, Ruiz sólo mantuvo intacta su retribución en 2020 y 2021 (59.539 euros). Pero en 2022 creció en dos fases. Inició el año con el mismo sueldo bruto anual (59.539 euros) que los dos años anteriores, pero después sumó «la subida del 2% del IPC que se produjo este año y que se aplicó a todos los funcionarios y cargos de las instituciones», explica una portavoz del Ayuntamiento. Además, el pasado mes de septiembre «el Gobierno central determinó, en una resolución, un ajuste del 1,5% derivado de la inflación», incremento que se aplicó a todos los funcionarios y cargos electos de todas las administraciones públicas. Se refieren en el Consistorio a la decisión adoptada por la mesa general de negociación de la Función Pública para abonar, con cargo al ejercicio de 2022, una subida del 1,5% que compensara la inflación y se sumara al incremento del 2% aprobado en los Presupuestos Generales del Estado para 2022. El sueldo del alcalde quedó así, finalmente, en 61.623,59 euros. Es decir, en 2022 ha cobrado 8,67 euros más que el presidente de la isla. ¿Y en 2023? A esa cantidad se aplicará «lo que establezca la Ley de Presupuestos Generales del Estado, aún por determinar». Si fuera un 2%, como van a hacer en otra institución de la isla, sumaría 1.232 euros a su nómina, de manera que Rafa Ruiz cobraría 62.856 euros, 1.241 euros más que el presidente del Consell.

A 886 euros del presidente

En Santa Eulària siguen esa misma senda: «Sí, los sueldos de los concejales se actualizarán anualmente de conformidad con lo que establezca la Ley de Presupuestos Generales del Estado, según el acuerdo que se aprobó en el pleno de organización de la institución tras las elecciones», explica un portavoz de ese Ayuntamiento, que anuncia que para 2023 se aplicará una subida del 2,5% a los sueldos de los políticos y de los funcionarios. La alcaldesa, Carmen Ferrer, empezó el mandato recibiendo un salario bruto anual de 56.947,59 euros. Según la Información Salarial de Puestos de la Administración, en 2020 ese sueldo ascendió a 58.086 euros (+2%) y en 2021 a 58.609 euros (+0.9%). En el portal de transparencia del Consistorio se indica que su salario bruto anual en 2022 es de 59.248 (+1% respecto a 2021). Desde 2019 el incremento ha sido de 2.301 euros anuales, es decir, ha aumentado un 4% en este mandato. Y más que lo hará al acabarlo, pues en 2023, al aplicarse ese 2,5% al que se refiere el portavoz del Ayuntamiento, crecerá en 1.481 euros, hasta alcanzar los 60.729 euros, a sólo 886 euros del salario del presidente del Consell y a 2.127 euros de lo que se abona en la nómina del alcalde de Ibiza.

Si el lector acude a la página de transparencia de ese Consell verá que el sueldo bruto anual de su presidenta, Ana Juan Torres, es de 52.950 euros. Nada que ver con la realidad. Ese fue el sueldo del presidente del anterior mandato, Jaume Ferrer

decoration

En Formentera tampoco harán caso a Toni Costa. Si el lector acude a la página de transparencia de ese Consell verá que el sueldo bruto anual de su presidenta, Ana Juan Torres, es de 52.950 euros. Nada que ver con la realidad. Ese fue el sueldo del presidente del anterior mandato, Jaume Ferrer, y con el que Alejandra Ferrer empezó el actual. Según la Secretaría de Estado de Función Pública, el sueldo de la presidenta en 2021 fue de 54.802,68 euros, casi 2.000 euros más que el figura en el portal de transparencia, si bien desde Formentera insisten en que ese año cobró 52.950 euros.

¿Y en 2022? A todos los trabajadores del Consell de Formentera, incluidos los cargos electos, se les aplicó en la última nómina «un incremento del 1,5%, que ha sido con carácter retroactivo, desde enero, para paliar los efectos de la inflación», explican desde la institución insular. «De este modo, el Consell traslada la subida anunciada por el Ministerio de Hacienda y por el Govern balear tras el acuerdo que contó con el apoyo de los sindicatos», añaden. Y a ese 1,5% se sumó además el 2% fruto «del acuerdo en la mesa general de negociación de la Función Pública entre el Ministerio de Hacienda y Función Pública y los sindicatos CCOO y UGT, y que también se aplicará en 2023».

Las cuentas, entonces, son las siguientes (esa institución no ofreció datos concretos): en 2022, la presidenta percibió como salario bruto anual, una vez sumados el 1,5% (para paliar la inflación) y el 2% (del acuerdo de la mesa de negociación de la Función Pública), alrededor de 56.700 euros. Si en 2023 también se aplica ese 2%, subirá a unos 57.870 euros. Es decir, en sólo un año Ana Juan ha visto incrementado su salario en 3.069 euros, un 5,6% más.

Antoni Marí percibió 39.432 euros en 2020, y la misma cantidad en 2021. Desde el Consistorio aseguran que el sueldo de Marí fue de 50.258,52 euros en 2022. ¿Casi 11.000 euros de incremento en un año? «Serán los trienios», intuye el alcalde

decoration

Las cuentas de Sant Joan son un caso aparte. Según los datos oficiales del ISPA, su alcalde, Antoni Marí, Carraca, percibió 39.432 euros en 2020, y la misma cantidad en 2021. Desde el Consistorio aseguran que el sueldo de Marí fue de 50.258,52 euros en 2022. ¿Casi 11.000 euros de incremento en un año? «Serán los trienios», intuye el alcalde. Los trienios correspondientes a su cargo de secretario de esa corporación antes de que fuera alcalde, y que también cobró como conseller y como senador.

En realidad, Marí no está seguro de lo que cobra: «¿50.258 euros? Pensaba que cobraba unos 49.000 euros?», comenta. Marí no sabe si para 2023 se aplicará a su salario el incremento previsto para los funcionarios que cuenta con el visto bueno del Estado. En el Ayuntamiento dicen que sí, pero él, de baja desde hace unas semanas, no lo tiene aún claro: «No sé si lo subiremos también a los políticos».

Compartir el artículo

stats