Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pleno de Sant Josep

Los nuevos pisos para los vecinos del Don Pepe en Ibiza costarían entre 13 y 15 millones

El PP critica el retraso en la reforma de la bahía de Portmany y recuerda que ‘Agustinet’ anunció las obras en 2019

Imagen de archivo de una protesta de los vecinos contra el desalojo del bloque A. | J.A.RIERA

La construcción de un centenar viviendas para los propietarios de los apartamentos Don Pepe, en caso de que estos acepten la oferta del Ayuntamiento de Sant Josep y del Govern balear para permutar los dos edificios de es Codolar, supondría una inversión de entre 13 y 15 millones de euros. El alcalde de Sant Josep, Ángel Luis Guerrero, ha informado en el pleno municipal de esta mañana del coste previsto para esta operación, al responder a dos mociones de control presentadas por VOX y Proposta per Eivissa sobre la propuesta presentada hace dos semanas a los vecinos.

Guerrero también ha detallado que las nuevas casas que se levantarían a cambio del centenar de pisos existentes en es Codolar ocuparían una superficie de entre 5.000 y 7.000 metros cuadrados, de los que la mitad, aproximadamente, se destinarían a la estructura y el resto al retranqueo o aparcamientos. Sant Josep ya cuenta con un terreno previsto para esta permuta y, aunque el alcalde aún no quiere detallar su ubicación para no encarecer la compra, ha avanzado que se encuentra entre Sant Jordi y Platja d’en Bossa.

Hasta el momento, solo se había apuntado que se encontraba «en una zona próxima» a los bloques que pretende derribar el Ayuntamiento en el Parque Natural de ses Salines si prospera la oferta. La propuesta de construir estas viviendas incluye tanto a los propietarios del bloque A, ya desalojado al encontrarse fuera de ordenación [no existe su permiso de construcción de los años sesenta en el archivo municipal], como a los del bloque B, que cuenta con licencia.

El Consistorio prevé que las viviendas estarían finalizadas en un plazo de entre dos y tres años, aunque está pendiente de la respuesta final de la comunidad de propietarios para perfilar el proyecto o descartarlo. Para sufragar la operación, Sant Josep contempla firmar un convenio a tres bandas junto al Govern y al Consell.

Ayudas económicas

Por otra parte, Sant Josep ha abierto el plazo de presentación de ayudas económicas por emergencia social a los desalojados del bloque A del Don Pepe, que se financian con una aportación de 500.000 euros del Consell de Ibiza. Las subvenciones se pueden solicitar hasta el 30 de noviembre y prevén compensar con 10.000 euros a los propietarios que residían en el edificio, 5.000 para los que tienen un apartamento pero viven en otro domicilio y 2.500 para los inquilinos, así como 1.000 euros adicionales por cada hijo menor o persona dependiente en la unidad familiar.

El pleno municipal de Sant Josep, que ha empezado con un leve retraso para consensuar una declaración institucional de urgencia en denuncia de la invasión rusa de Ucrania, también ha tenido como protagonista el proyecto de remodelación de la bahía de Portmany.

El portavoz del PP, Javier Marí, ha criticado que el anterior alcalde, Josep Marí Ribas, Agustinet, anunció en Fitur, en 2018, que las obras comenzarían en 2019, mientras que a día de hoy aún se está tramitando y no cuenta con trazado ni un proyecto definitivo. «Se presentó para las elecciones», ha lamentado Marí, «y mientras, la red de saneamiento de Cala de Bou sigue echando mierda, con perdón».

La teniente de alcalde, Pilar Ribas, ha replicado que este proyecto, «que se empezó a redactar en 2020», implica una tramitación «lenta» y que, en estos momentos, se están introduciendo las modificaciones en el diseño solicitadas por la Demarcación de Costas. «Acabaremos el paseo y les daremos a los vecinos de Cala de Bou lo que se merecen», ha subrayado Ribas.

Déficit de 4,5 millones

El equipo de Gobierno también ha dado cuenta en el pleno del informe de liquidación del presupuesto de 2021, que ascendía a 39 millones de euros. Las cuentas se han cerrado con un déficit de 4,5 millones de euros, que corresponden a la bajada de ingresos respecto a las previsiones iniciales del Ayuntamiento, según ha detallado el concejal de Hacienda, Vicent Roselló. El edil ha destacado que el Consistorio sigue sin deuda bancaria y con 38 millones de euros de remanente en sus arcas.

Piden retirar los carteles «politizados» del 8-M

El PP pidió la retirada de los carteles municipales del Día de la Mujer por su politización. En la imagen, se ven mujeres con el puño en alto, un símbolo tradicional del activismo de izquierdas.

Compartir el artículo

stats