Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas de Sant Antoni | Día grande

Bendición de animales en Ibiza: «El bautismo» de Stormy

Decenas de mascotas, entre ellos muchos perros, varios caballos, burros, mulas y ponis, algunos felinos, un par de tortugas y hasta un peluche reciben la bendición del nuevo obispo de Ibiza, Vicente Ribas Prats, en el día grande de Sant Antoni

94

Todas las imágenes de la bendición de animales en Sant Antoni

Sofía luce sus mejores galas, incluida una emprendada payesa, para celebrar el día grande de Sant Antoni, un evento al que no ha fallado en catorce años. «Desde que tiene nueve meses, la he llevado a todas las bendiciones de animales de Sant Antoni. Incluso el año pasado, que este evento no se celebró, acudió a la misa. Fue la única perra que entró en la iglesia», comenta orgulloso Toni Riera minutos antes de que comience la ceremonia religiosa en la parroquia de Sant Antoni. El diseñador muestra el glamuroso conjunto que ha escogido en esta ocasión para su pequeña yorkshire, en el que destacan, además de las joyas tradicionales ibicencas, «un abrigo de visón regalo de Marta Botín, un broche art déco de brillantes y esmeraldas» y para rematar, un lacito rojo en la cabeza.

Así fue la bendición de animales en Sant Antoni

Bendición de animales en Ibiza: «El bautismo» de Stormy Maite Alvite

Riera acaba de saludar al obispo de Ibiza y Formentera, Vicente Ribas Prats, que conversa ahora con varios representantes políticos, entre ellos el conseller balear de Movilidad y Vivienda, Josep Marí Ribas Agustinet, que, como la mayoría, le pregunta por su reciente visita al Vaticano. De su estancia en Roma, Ribas hablará también durante la misa. «El Papa Francisco nos ha dicho a los obispos que no nos tenemos que encerrar en los despachos sino que tenemos que callejear y vivir cerca de las personas que están en nuestras diócesis», explica ante una iglesia repleta. Durante su intervención, también se refiere a la vida de san Antonio y destaca lo especial que es para él la parroquia de la localidad, donde fue bautizado, recibió la primera comunión y la confirmación y celebró su primera misa.

Un momento de la celebración religiosa en la iglesia de Sant Antoni. TONI ESCOBAR

Fuera del templo, aguardan a que termine la ceremonia religiosa algunos vecinos de la localidad con sus mascotas, ansiosos de que llegue el momento más esperado del día grande, la bendición de animales, que lleva dos años sin celebrarse por la pandemia. En la plaza de la iglesia está Irene Marí Ramón, con Kobu, un bonito border collie de nueve meses, y Chula, una staffy de ocho años. «Es la primera vez que participamos en la bendición», explica esta vecina de Sant Antoni mientras los feligreses comienzan a salir de la iglesia. 

La misa acaba de concluir con los ‘Goigs de Sant Antoni Abat’ cantados por el coro parroquial, dirigido en esta ocasión por el párroco de la localidad, Francisco Javier Torres Peters.

La primera mascota en recibir la bendición del obispo fue la de Toni Riera, Sofía, que acudió engalanada con una emprendada payesa

decoration

En el Passeig de la Mar, junto a la sede del Ayuntamiento de Sant Antoni, empieza a congregarse gente con mascotas. La espera se hace larga para los presentes, aunque el sol acompaña y hace más soportable las bajas temperaturas. Las autoridades y el obispo de Ibiza están en esos momentos en la procesión religiosa.

Como otros años, los perros, muchos de ellos adquiridos durante la pandemia, son las mascotas estrella. También se ven unos cuantos felinos, como Stormy, un precioso gato de pelaje gris, ojos amarillos y pequeñas orejas caídas que llama la atención allá por donde pasa. «Tiene un año y medio y es un poco arisco. A ver si con este bautismo le cambia el carácter», comenta riendo su propietaria, Alba Contreras.

También María Dolores Cabrera y su hijo, Abraham Verdugo, tienen un gato, se llama Pana y en marzo cumplirá dos años. Lo llevan en un transportín. «Teníamos muchas ganas de bautizarlo pero el año pasado con el covid nos quedamos con las ganas», explican.

Laia Costa Galván, de cuatro años, aguarda con ganas el momento de la bendición de su felino de peluche. Quiere que el obispo lo bautice en lugar de a su a gata de carne y hueso, Mistela, que no ha podido llevar al evento porque «pesa mucho», según explican sus padres.

El gatito de peluche de Laia Costa Galván. TONI ESCOBAR

Toni Vingut y su perrita Dena

Por fin, un poco antes de las 14 horas, los carros tradicionales llevados por caballos, mulas, burros y ponis comienzan a pasar por el Passeig de la Mar. Tras ellos van un grupo de jinetes. El obispo de Ibiza lanza sobre ellos agua bendita.

El piloto de Sant Antoni Toni Vingut acudió a la bendición de animales con Dena, su yorkshire de doce años

decoration

El desfile de mascotas lo inauguran Toni Riera y Sofía. Detrás va Mia, una simpática perrita de cinco meses. La lleva su «madrina», Inés, de nueve años, a la que acompañan sus padres, David y Vanesa. El obispo, además de repartir agua bendita, no se cansa de hacer carantoñas a perros y gatos. Poco después pasa la pequeña Paula Martín Tur, con sus dos pequeñas tortugas de tierra en una caja, Mini y Micro. En apenas diez minutos concluye el desfile, que cierra, entre aplausos y ovaciones, Toni Vingut, recién llegado de su odisea en el Rally Dakar. Aparece con muletas acompañado de Paz Gómez y de su perra Dena, de doce años, una yorkshire que nunca antes había participado en el popular evento.

Vuelven a pasar por el paseo carros y jinetes. La fiesta continúa con la suelta de palomas y con la demostración de ball pagès, que ofrece junto a la sede del Ayuntamiento de Sant Antoni el Grup Folklòric Brisa de Portmany.

La misa 

El párroco de Sant Antoni dirige al coro

Durante la ceremonia religiosa, el párroco de Sant Antoni, Francisco Javier Torres Peters, ejerció de director del coro parroquial en sustitución de Carmen Ferrer, de baja por covid.


Folclore

El turno de la Colla Brisa de Portmany

Este año fue el Grup Folklòric Brisa de Portmany la ‘colla’ de Sant Antoni que acudió a los festejos del día grande y ofreció una demostración de ‘ball pagès’ junto a la sede del ayuntamiento. 


Tradición

Palomas en el cielo ‘portmanyí’

Como ya es tradición, al finalizar la bendición de animales en el Passeig de la Mar, tuvo lugar la suelta de palomas, que se llevó a cabo desde la misma ubicación. 

Compartir el artículo

stats