Es uno de los programas del momento. First Dates ha conseguido que cientos de miles de personas se peguen desde hace meses a la pantalla para ver todo tipo de parejas y ha conseguido, además, dar visibilidad a todo tipo de colectivos. Pero como siempre que algo triunfa en la televisión la pregunta de los espectadores es obvia. ¿Es real lo que se ve en la pequeña pantalla?

El programa se toma muy enserio cada 'cita' en el programa. Pueden salir bien, mal o regular, pero al menos la gente que acude allí va ocn un propósito. Sin embargo, en los últimos programa se ha visto una situación única hasta el momento. Carlos Sobera, condcuotr del programa, ha estallado como nunca contra un comensal por tratar de engañar a la organización.

"¿Quién eres realmente y qué te pasa?", preguntaba Carlos Sobera al comensal en cuestión. "Soy Jesús y soy artista en general pero no sé qué soy", respondía. "¿Te das cuenta de que has jugado con el prestigio de First Dates? Nosotros estamos aquí no para hacer tonterías, sino para que la gente encuentre el amor. Has jugado con la gente que se ha citado contigo. Sinceramente creo que, salvo que estuvieras enfermo, no tienes ninguna justificación".

El concursante quiso pedir disuclpas aunque de poco le sirvieron. "Páralo ya y déjales en paz, como te voy a pedir que nos dejes en paz a nosotros. Has jugado con el prestigio de este programa pero te digo más, estabas jugando también con el trabajo de la gente que está aquí currando. Hacemos esto en serio, tío, porque creemos en ello. Siempre hay voces que dicen 'son actores los que vienen' y tú lo único que has hecho es echarnos mierda encima con tu actitud".

El pasmo en First Dates al ver que su cita era una pareja de chicas

Andrea, una joven asturiana de 18 años que cursa el bachiller artístico, acudió a First Dates a buscar el amor y se quedó pasmada al ver que su cita no era una persona, sino dos. En la barra del restaurante del popular programa de Cuatro le esperaba una pareja que buscaba ser una "trieja". María y Marina son pareja desde hace tiempo y acudieron al programa en busca de otra chica para unirse a una a su relación abierta. No es la primera vez que han tenido una chica más, pero no han encontrado a la adecuada hasta el momento. "No entendía nada, me quedé a cuadros", confiesa la asturiana.

A pesar del asombro de Andrea al ver que su cita ya eran pareja, decidió conocerlas. Durante la cena, se mostraron muy cómodas y encantadas con la idea de que la asturiana les pudiese enseñar la región y tomarse unas sidras juntas. Hablaron del amor y de las relaciones sexuales. Aunque Andrea se mostró cómoda junto a las dos chicas, admitió no entender el poliamor y no estar preparada para una relación así. Al finalizar la cita, fue ella quien se negó a seguir conociendo a las dos chicas para mantener una relación.

Aunque Andrea no quiso continuar una relación poliamorosa junto a María y Marina, se mostró tan cómoda durante la comida que le contó su mayor sueño: "montarme en una bola de demolición con Miley Cyrus vestida de Hannah Montana". Y le gustaría porque "es muy contradictorio y me encanta", ha añadido.