El misterioso caso de las señales suicidas de Platja d’en Bossa

Los propios paseantes han retirado una de ella para que nadie tropiece

Una de las señales que alguien ha apartado

Una de las señales que alguien ha apartado / M. T.

Tres señales desplomadas. En el suelo. Arrancadas de cuajo. Un reguero de señalizaciones verticales a lo largo de la zona de Sant Josep de Platja d’en Bossa. Es lo que se encuentran las personas que durante las últimas semanas pasean por la ahora desolada zona turística.

Mientras en la zona de Vila las papeleras rebosantes y la limpieza son las grandes olvidadas, en el tramo de Sant Josep en esta situación se encuentran las señales de tráfico. Todas ellas situadas en la vía principal, en la carretera de Platja d’en Bossa. Las dos primeras (en los primeros metros de la calle), además, por la escasa distancia que hay entre ellas parece que la que se encuentra en mitad de la acera, víctima, al parecer, de algún coche que estacionó con mucho ímpetu, es la que sustituía a la otra, que reposa pegada a un murete, sin molestar mucho. Alguien parece haberla retirado para evitar que tropiecen con ella. De hecho, ambas cuentan con la misma leyenda, la que indica que, salvo los vehículos eléctricos que estén recargando, el estacionamiento está limitado a un máximo de dos horas, para lo que los conductores deben dejar constancia, con un papel en el salpicadero, de la hora a la que han estacionado. Eso sí, en la zona nadie controla que los vehículos que están aparcados en las plazas verdes sean eléctricos o dispongan del cartelito con la hora.

La tercera de las señales derrumbadas sobre la acera se encuentra un poco más adelante, entrando ya en la zona de las discotecas. Yace en el suelo, tendida sobre las baldosas. Qué importante mensaje esconde es un misterio ya que se ha caído como las tostadas, por el lado de la mantequilla. Aunque el golpe de algún vehículo la ha dejado tirada, sigue aún ligada a la acera, con el poste completamente doblado, pero sin romperse.

Lo de las señales desplomadas durante tiempo en la zona de Sant Josep de Platja d’en Bossa no es nuevo. Este verano, una familia denunció que la que indica los aparcamientos para personas con movilidad reducida, al final de la playa, llevaba desde finales del verano pasado tirada junto al estacionamiento. No se ha retirado y sustituido hasta mediados de este verano.