Adolescentes y mayores rompen tópicos generacionales

Los alumnos del instituto Isidor Macabich emprenden un programa de encuentros semanales con grupos de mayores en es Puig d’en Valls 

La inicitiva continuará a lo largo de todo el curso académico con la participación de cerca de 300 adolescentes

Un momento del paseo intergeneracional. | T.E.

Un momento del paseo intergeneracional. | T.E. / Josep Àngel Costa

Al verlos pasear del brazo, cualquiera diría que Lina Planells y Jon Gude son abuela y nieto. Más aún con los gestos de complicidad que intercambian. Pero se acaban de conocer y el adolescente se sorprende por la vitalidad de la señora. «Se hace 50 largos cada día en la piscina de es Raspallar», exclama. Jon todavía se admirará más al conocer otros detalles de la historia de superación de Lina. Sufría de hemiplejia tras dos operaciones por un tumor cerebral. «Yendo a nadar cada día, he logrado recuperar la movilidad del brazo y de la pierna», detalla.

Tras su sesión en la piscina, antes de regresar a su casa de Sant Rafel, aprovecha las actividades para los mayores que se organizan en Puig d’en Valls. Allí, cada semana disfruta de sendas sesiones de «ejercicio a través del baile» y de yoga: «Me encanta, porque te estiras mucho y te relajas tanto que te olvidas de cualquier preocupación».

Al igual que el adolescente, Lina también está superando ciertos prejuicios con los que acudía al encuentro con los alumnos del instituto Isidor Macabich. «Como por la tele dicen que los niños de hoy en día están cuatro horas delante de la PlayStation, pensaba que serían de esos que ni siquiera andan. Pero Jon es muy agradable», confiesa.

María Marí  y Naia Sancho, de charla durante el paseo. | T.E.

María Marí y Naia Sancho, de charla durante el paseo. | T.E. / Josep Àngel Costa

La invitación

El joven le explica sus actividades extraescolares, como las clases de inglés y los entrenos de bádminton. Ahora igual sumará alguna más. Como ha dicho que le encantaría estar con caballos, Lina le ha invitado a conocer a los cinco trotones que ella cuida en el hipódromo de Sant Rafel.

Al igual que ellos dos, otros muchos adolescentes y personas mayores están superando los tópicos en una jornada de encuentro intergeneracional. La primera que, hasta final de curso, se celebrará cada jueves gracias al proyecto de Aprendizaje y Servicio ‘Ens movem amb la gent gran’, organizado por el instituto Isidor Macabich.

«Es una excusa para juntarnos, ponerlos en la piel de los demás y aprender de ellos. También es una manera de concienciarles de que no serán jóvenes eternamente, que es lo que parece en la sociedad actual», valora la profesora Vicky Alemany. Ella es la tutora de la clase de primero de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) que inaugura este programa.

Cada semana una clase

Cada semana, una clase de este instituto rotará para salir de paseo por los alrededores de Puig d’en Valls con otro grupo de mayores. Además, los jóvenes también están invitados a alguna de las excursiones para conocer el patrimonio así como a alguna de las sesiones de yoga o gimnasia que se organizan para la tercera edad. En total, participan doce grupos del mismo instituto, entre primero y tercero de ESO y primero de Bachillerato. Unos 288 alumnos que compartirán experiencias con los mayores de la Asociación de la Tercera Edad de Puig d’en Valls y de la asociación Creix.

Esta última entidad nació en 2020, en plena pandemia. «Después de tres meses de encierro, se me ocurrió impulsar actividades para la gente mayor o personas afectadas por enfermedades autoinmunes, así como para sus familias, porque era la gente que más se había visto afectada por la pandemia», recuerda Vicent Ramon, el presidente de Creix.

Ahora, esta asociación comparte sede con el local de la tercera edad de Puig d’en Valls, además de que estos mayores, al igual que los de Jesús, son los que forman el grueso de sus usuarios. Es fácil reconocerlos durante el paseo por sus gorras amarillas.

Ramon hace de guía y explica que el camí des quatre cantons, bajo la colina del Puig d’en Valls y ahora encorsetado por un nudo de carreteras, era el que unía históricamente Puig d’en Valls con Jesús y Vila. Los 35 minutos del recorrido ayudan a que se formen parejas intergeneracionales que intercambian experiencias.

El ejercicio es felicidad

«Voy a yoga y a gimnasia a través del baile. Además del movimiento y el ejercicio, es una manera de disfrutar por las mañanas, salir de casa y juntarte con amigas y jubilados como tú. La verdad es que me lo paso muy bien», explica María Marí. Naia Sancho le iba comentando que tiene muchas ganas de disfrutar más con el deporte. «Nací con un menisco con una forma diferente y ahora me van a operar. Así podré jugar más a voleibol, que me encanta», detalla la joven.

Marcela Ferrer y Daniela Baz acaban de descubrir que comparten pasión por viajar. La primera acaba de disfrutar de una escapada con el Imserso por la Comunidad Valenciana y recuerda sus salidas a Italia, Francia o Sarajevo. La joven está ilusionada por conocer Tailandia en enero y explica sus impresiones de Noruega y, sobre todo, de sus tres viajes a África: Tanzania, Marruecos y Zanzíbar.

La suerte de hoy en día

Margalida Torres confiesa a Alba Planells que se siente muy afortunada por las posibilidades que tienen los abuelos de hoy en día. «Los míos casi no podían salir de casa. En esa época, apenas había coches solo nos movíamos en carros. Ahora, en cambio, los mayores tenemos muchas actividades para entretenernos», destaca.

La excursión termina con un almuerzo conjunto en el club de mayores de Puig d’en Valls. Su presidente, Toni Torres, no oculta su ilusión por esta iniciativa que nace con vocación de mantenerse en los próximos cursos académicos. «Es digno de aplauso y haría falta que se siguiera este ejemplo», valora.

Últimos días para participar en la campaña solidaria de Navidad

La asociación Creix, dedicada a las personas mayores o afectadas por enfermedades autoinmunes, finaliza mañana su campaña navideña de recogida de alimentos y productos de primera necesidad, que han llevado cabo en colaboración con la Asociación de la Tercera Edad de Puig d’en Valls.

‘Nuestro granito de arena, nadie sin Navidad’ es el nombre de esta iniciativa solidaria, con la que, hasta ayer, se ha recogido más de media tonelada de comida y productos para la higiene o sanitarios, tal y como detalló el presidente de Creix, Vicent Ramon.

El lote de ayuda se entregará mañana por la mañana a la entidad La voz de los que nadie quiere escuchar. No obstante, las personas interesadas tienen hasta el último momento para colaborar: se prevé que hasta las 10.30 horas todavía se puedan entregar productos en el local de los mayores de Puig d’en Valls, ubicado frente a la plaza de la iglesia de la localidad.

Esta campaña solidaria para la Navidad es la cuarta que organiza la asociación Creix y la segunda que beneficia a La voz de los que nadie quiere escuchar. Ramon destacó la respuesta ciudadana en esta nueva edición, ya que han superado de largo el volumen de alimentos y productos de primera necesidad conseguidos el año pasado, cuando se recogieron algo más de 300 kilos. En las navidades de 2020 y 2021, la iniciativa se destinó al banco de alimentos de Cáritas.