El Ayuntamiento de Ibiza cambió el proyecto del nuevo estadio por la «disparidad financiera» del anterior

El anterior equipo de gobierno acusa al Consistorio de «despilfarrar dinero público»

Recreaciones del primer proyecto presentado por el anterior equipo de gobierno municipal. | AE

Recreaciones del primer proyecto presentado por el anterior equipo de gobierno municipal. | AE / C.N./Redacción0. Ibiza

El Ayuntamiento de Ibiza decidió hace meses cambiar el proyecto del nuevo estadio de la ciudad, en es Putxet, por un problema de «disparidad financiera». La concejala de Deportes, Ana Ferrer Prohías, ya avanzó algo al respecto en un pleno celebrado el pasado septiembre, cuando dijo que lo que ahora ha salido a exposición pública y que ha publicado Diario de Ibiza, «será una primera fase en la que se agilizará la construcción del terreno de juego para poder usarlo lo antes posible». No obstante, aseguró que se trata de «una instalación definitiva, aprovechando todo el trabajo que se ha realizado ahora, para que los deportistas puedan contar con los espacios necesarios para la práctica de su deporte»

Ana Ferrer. | VICENT MARÍ

Ana Ferrer. | VICENT MARÍ / C.N./Redacción0. Ibiza

En el proyecto que está en exposición pública, el coste de la obra se reduce de los más de ocho millones previstos por el anterior equipo de gobierno, del PSOE y Podemos, a los 3,9 millones. Este detalle también fue adelantado por Ferrer.

Jordi Salewski. | FIRMA FOTÓGRAFO

Jordi Salewski. | AE / C.N./Redacción0. Ibiza

Pero además, las distintas dependencias del campo (vestuarios, oficinas, sala de fisioterapia…) estarán ubicadas en once módulos prefabricados. No se concreta en el proyecto la capacidad de las gradas, aunque algunas estimaciones de espacio hacen prever el mismo aforo que en el proyecto anterior, que se acercaba a las 1.600 personas.

Ayer, la concejala justificó el cambio de proyecto por «una decisión crucial» para «avanzar con una primera fase del nuevo estadio para convertirlo en una realidad y hacerlo lo más pronto posible». Esta etapa, añadió, «incluirá la creación del terreno de juego, así como la construcción del graderío, vestuarios y otras infraestructuras móviles esenciales, sentando las bases para fases posteriores, tal y como sucede en la mayoría de los estadios».

Ferrer relata que al tomar posesión de sus cargos en el Ayuntamiento tras las elecciones, «nos enfrentamos a una limitación significativa que no se había contemplado: el presupuesto inicial del proyecto era de aproximadamente cinco millones de euros, pero los números finales ascendían a 10 millones. Esta disparidad financiera complicaba de manera drástica no solamente los plazos sino también la propia ejecución del mismo».

Por todo ello, Ana Ferrer señala que, «en nuestro compromiso de no solo ofrecer soluciones a los problemas, sino también de responder a las demandas y necesidades de nuestros deportistas, estamos trabajando de manera incansable para agilizar al máximo el proceso y lograr la ejecución de este terreno de juego tan necesario».

Durante un pleno de septiembre, Ferrer también confirmó que la obra del estadio mantendría la financiación a través del fondo de Capitalidad.

En el proyecto ahora a exposición pública se indica un importante recorte en los plazos de ejecución, que pasa del año y medio estimado en el proyecto del anterior equipo de gobierno a los cuatro meses del modificado.

La concejala apunta que desde que el equipo de popular Rafael Triguero entró en la alcaldía, «nuestro enfoque principal ha sido atender de manera efectiva las necesidades reales de nuestros deportistas».

Por su parte, el concejal socialista Jordi Salewski acusó ayer al equipo de gobierno de «despilfarrar dinero público» al proyectar un estadio «con barracones que quedarán durante mucho tiempo y que no sirven para lo que necesitan nuestros deportistas». Para la oposición socialista, la variante elegida por el equipo de gobierno «no cubre las necesidades del municipio y condena a la ciudad a tener barracones en vez de una infraestructura correcta».

Jordi Salewski defiende que el proyecto que diseñaron en el anterior mandato, estaba «a la altura de la ciudad y de nuestros deportistas». «Ahora -añade-, con las prisas de querer construir un campo lo que tendremos serán unas instalaciones con barracones que quedarán durante mucho tiempo».

«Esta es una política de improvisación en contra del deporte de la ciudad», advierte el concejal socialista.