El nuevo estadio de Ibiza en es Putxet estará en cuatro meses pero con módulos prefabricados

El proyecto, en exposición pública, mantiene las dimensiones del campo de juego del diseño anterior, pero sustituye la construcción de las dependencias por once módulos prefabricados para vestuarios, baños y oficinas

Plano del nuevo proyecto del campo de fútbol y rugby de es Putxet. | AYTO. DE EIVISSA

Plano del nuevo proyecto del campo de fútbol y rugby de es Putxet. | AYTO. DE EIVISSA / isaac vaquer. eivissa

Ya se conocen los detalles del nuevo proyecto para el estadio Es Putxet. Tras la decisión del Ejecutivo del Ayuntamiento de Ibiza de modificar el proyecto presentado en abril por el equipo de gobierno anterior, esta semana ha salido a exposición pública el nuevo planteamiento decidido para estas instalaciones.

Simulación del proyecto anterior. | AYTO DE  EIVISSA

Simulación del proyecto anterior. | AYTO DE EIVISSA / isaac vaquer. eivissa

De proyectar un estadio que tenía como modelo el Campo Municipal de Badalona y la Ciudad Deportiva del FC Barcelona -según explicó en su momento el anterior alcalde, Rafael Ruiz- se pasa a una idea mucho más sencilla que sólo mantiene las características del campo de juego, de unas dimensiones que permitirán la celebración de competiciones oficiales de fútbol hasta la categoría primera RFEF y en el caso del rugby, hasta la División de Honor B Masculina.

Las distintas dependencias del campo (vestuarios, oficinas, sala de fisioterapia…) estarán ubicadas en once módulos prefabricados. No se concreta en el proyecto la capacidad de las gradas, aunque algunas estimaciones de espacio del proyecto hacen prever el mismo aforo que en el proyecto anterior, que se acercaba a las 1.600 personas.

Ejecución en cuatro meses

Como ya avanzó la concejala de Deportes de Vila, Ana Ferrer, en el pleno municipal del mes de septiembre, las obras tendrán un coste de alrededor de 3,9 millones de euros; en concreto, los pliegos fijan el coste del proyecto en 3.891.351 euros. Es la mitad de lo previsto para el anterior, que estaba valorado en más de ocho millones de euros.

Se trata de una reducción importante de la carga para las arcas municipales, al menos de momento. Ferrer anunció en ese mismo pleno que el estadio mantendría la financiación a través del fondo de Capitalidad, que se nutre de una aportación de 1,5 millones por parte del Consell de Ibiza y la misma cantidad por parte del Govern. El Ayuntamiento deberá aportar el millón de euros que falta, si bien hay que tener en cuenta que se trata de «una primera fase en la que se agilizará la construcción del terreno de juego para poder usarlo lo antes posible», según explicó la propia concejala, por lo que habrá que ver en el futuro si las posteriores fases suponen un coste mayor o menor.

Los pliegos especifican que las obras e instalaciones definidas en el proyecto no interferirán en las futuras obras, como la ampliación del graderío o una construcción que contemple vestuarios, sala de fisioterapia, oficinas y baños públicos.

Lo que sí supondrá es un tiempo de ejecución mucho más breve que el año y medio estimado para el proyecto desechado, al menos a tenor de lo que indica la memoria de las obras. Los técnicos municipales estiman en el documento que los trabajos tendrán «un plazo de ejecución aproximado de 4 meses». Para ello, «se deberán solapar los trabajos de edificación, terreno de juego e iluminación con tal de alcanzar este plazo estimado», explican.

Campo de 1ª RFEF

Respecto al terreno de juego, se construirá un campo de hierba artificial (tipo Fieldturf RGF XM7 60-10.5 o similar) adecuado para la práctica de fútbol 11, fútbol 7 y rugby. Tendrá unas dimensiones totales de 113 metros de largo por 72 metros de ancho con un área de juego de fútbol 11 de 104 x 65 metros, compatibles con la celebración de competiciones hasta la categoría Primera RFEF. En su interior podrá albergar dos terrenos de juego de fútbol 7 con unas medidas de 65 x 43 metros cada una.

Para el ejercicio del rugby se cuenta con las mismas dimensiones que el terreno de juego de fútbol 11, con 93 metros de campo y 5,5 metros de zona de marca en cada extremo del campo. Unas dimensiones que son aptas para desarrollar competiciones de División de Honor A femenina y División de Honor B masculina.

En cuanto al resto de las instalaciones, habrá dos accesos desde la calle des Jondal, uno rodado y otro peatonal. Los planos muestran una pequeña zona de aparcamiento interior que el proyecto especifica que tendrá aforo para unos 27 vehículos, a los que habría que sumar otros 20 aparcamientos tras la urbanización de las calles adyacentes.

Once módulos

Las instalaciones contarán con una taquilla para los días en los que sea necesario controlar el acceso a las gradas. No se determina cuántos espectadores podrá albergar el graderío, aunque la sección dedicada a la homologación de espacios establece unas estimaciones respecto a 1.579 espectadores, lo que hace pensar que ese será el aforo.

Para los usuarios del campo y las distintas dependencias que requieren las instalaciones, se habilitarán once módulos prefabricados en los que se ubicarán: la sala de fisioterápia, dos vestuarios con aseos y duchas masculinos y otros dos femeninos, un vestuario para los árbitros, un almacén, las oficinas del estadio, unos aseos masculinos, unos aseos femeninos y otros aseos adaptados.