El Govern prevé eliminar los 30 minutos de antelación para contratar un servicio de VTC

La propuesta de la modificación de la ley balear de Transportes contempla echar atrás esta condición después de que el Tribunal Supremo confirmase en febrero, en el caso del País Vasco, que vulnera la libertad de empresa

Un vehículo que opera con Uber, en el aeropuerto de Palma, en Mallorca.

Un vehículo que opera con Uber, en el aeropuerto de Palma, en Mallorca. / Manu Mielniezuk

El Govern balear proyecta eliminar la obligatoriedad de que la contratación de los servicios de los Vehículos de Transporte con Conductor (VTC), los que opera la plataforma Uber que el miércoles empieza a trabajar en Ibiza, se haga con media hora de antelación. Este es el cambio de mayor calado que la conselleria balear de Vivienda, Territorio y Movilidad propone introducir en la modificación de la ley balear de Transporte de 2014, en la que, además, se incluyen cuestiones que afectan a la regulación del sector del taxi.

La contratación con 30 minutos de previsión de la oferta de VTC ya ha sido anulada en el País Vasco por mandato judicial, ratificado el pasado mes de febrero por el Tribunal Supremo. El fallo judicial entiende que esta medida atenta contra la libertad de empresa que emana de la Constitución. Hay que tener en cuenta que, dos años antes, en marzo de 2021, el Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB) desestimó un recurso de Ares Capital y Aucona Servicios Integrales, y confirmó la legalidad de la contratación de VTC con media hora de antelación al entender que no supone «una desproporción incompatible» con la libertad de empresa que contempla el artículo 38 de la Carta Magna. En el caso de Balears, al estar dicha norma en una ley, corresponde al Tribunal Constitucional resolver esta cuestión en última instancia, según las fuentes consultadas.

Geolocalización de las VTC

Las sentencia del Supremo también levanta, en el País Vasco, la prohibición de la geolocalización de las VTC. El alto tribunal reconoce el derecho de los usuarios a conocer, a través de una plataforma, la ubicación de los vehículos más próximos para reducir, con su elección, el tiempo de espera.

El Govern balear pretende adelantarse al veredicto del Tribunal Constitucional y anular también la obligación de los 30 minutos de espera de las VTC. En todo caso, la propuesta de modificación de la ley balear de Transporte prevé, inicialmente, regular el servicio para evitar la geolocalización previa a la contratación, pero, en principio, no su prohibición. La propuesta se abordará ahora con los sectores implicados y los ayuntamientos, por lo que aún puede haber cambios.

Cola de taxis, en la parada del aeropuerto de Ibiza.

Cola de taxis, en la parada del aeropuerto de Ibiza. / VICENT MARÍ

Todas las autorizaciones de VTC en vigor, más de 400 en Ibiza, pueden operar tanto en servicios urbanos como interurbanos y la concesión de nuevas licencias quedaría en manos o bien de los ayuntamientos o, en su caso, del ente supramunicipal que gestione un Área de Prestación Conjunta.

En su propuesta legislativa, el Govern contempla regular las condiciones objetivas que se deben cumplir para la concesión de nuevos permisos de VTC.

A partir del miércoles, la plataforma Uber empezará a operar en Ibiza con una flota inicial de 14 vehículos, aunque se pueden sumar otras VTC con licencia, también taxis. Ahora bien, previamente Uber debería firmar un convenio con el Ayuntamiento de Ibiza para el uso de un sistema de geolocalización (GPS), tal como prevé su reglamento. Así lo ha advertido por escrito tanto al Consistorio como al Consell un miembro de la junta directiva de la Agrupación de Taxis de Balears integrada en la Federación Balears de Transportes. Sant Antoni y Sant Joan también tienen un reglamento de GPS pero no lo aplican.

Área de Prestación Conjunta

En cuanto al sector del taxi, el borrador de la nueva normativa contempla que sea el Govern balear el que cree, por una cuestión de competencias, las Áreas de Prestación Conjunta (APC); es decir, la gestión insular del servicio a través de un ente supramunicipal. Tal como ya prevé la legislación nacional, se contempla que se pueda hacer en el caso de que lo pidan dos tercios de los municipios o el 75% de la población de la isla. Las fuentes consultadas apuntan que, pese a que al final los consells insulares no sean competentes, se preverá su participación en este proceso.

Otra novedad prevista es la regulación de vehículos de taxis de hasta nueve plazas. Pero, a diferencia de Mallorca y Menorca, en Ibiza aún no se ha regulado la concesión de los de siete plazas. También se aumentará el número máximo de licencias que puede ostentar un titular, que actualmente son dos, y tres si se trata de un vehículo adaptado a movilidad reducida.

Además, la propuesta prevé regular precios cerrados en determinados recorridos y viajes compartidos entre distintos usuarios. También se pretende impedir que se pueda limitar el horario de funcionamiento de los taxis o el número de vehículos en servicio en temporada alta y evitar, con ello, los descansos obligatorios que impuso Vila en el pasado mandato.

Otro cambio de peso que se plantea es la definición de parámetros objetivos para la concesión de licencias de taxi, también temporales. Ahora, los ayuntamientos encargan estudios para decidir las necesidades, pero no hay ningún criterio definido.

Movilidad pretende «adaptar las VTC a las sentencias judiciales»

La conselleria balear de Vivienda, Territorio y Movilidad sostiene que la propuesta de modificación de la ley de Transportes es «un borrador» que está «en fase de negociación con todas las administraciones y entidades implicadas» y «aún no está cerrado». Un portavoz señala que se trabaja de manera «coordinada» con el Consell de Ibiza. Agrega que la finalidad es «mejorar la competitividad y modernización del taxi y adaptar la regulación de las VTC a las sentencias judiciales».