Monteiro anuncia «un gran avance» en su proyecto de prevención del cáncer

La investigadora del CSIC ha incorporado a dos personas más a su equipo este año y ha mejorado el material de laboratorio gracias a la financiación de la Asociación Elena Torres, lo que «favorece el rápido avance» del trabajo para lograr la detección precoz de la enfermedad

Isabel Gemio, Eva Cercadillo, Mari Carmen Gutiérrez, Nieves Bustamante, Priscila Monteiro y Montse Monsalve.

Isabel Gemio, Eva Cercadillo, Mari Carmen Gutiérrez, Nieves Bustamante, Priscila Monteiro y Montse Monsalve. / DI

«Es una dicotomía hablar de celebrar cuando hablamos de cáncer», valoró ayer Montse Monsalve, CEO de Imam Comunicación, durante la rueda de prensa de presentación de la III Cena Benéfica del Restaurante Corso a favor de la ONG ibicenca y que contó, anoche, con la reputada periodista Isabel Gemio como maestra de ceremonias, y con la actuación del grupo Modestia Aparte.

Cuando habla de celebración, Monsalve se refiere a la velada de «sorpresas, magia y música» -en palabras de Nieves Bustamante, directora del Ibiza Corso Hotel-, que acogió ayer el establecimiento a partir de las 20 horas con el propósito de recaudar fondos destinados a la investigación para la prevención del cáncer que promueve esta asociación.

El dinero de la reserva de los platos de 180 comensales se destinarán, en su totalidad, a sufragar el proyecto del CSIC para prevenir el cáncer de mama liderado por la investigadora brasileña Priscila Monteiro y financiado por la asociación por la Investigación para la Detección Precoz del Cáncer. La científica anunció la publicación, en dos semanas, de un artículo que presenta «grandes avances» y que muestra cómo el apoyo financiero y la posibilidad que da de «ampliar el equipo» y de implementar «material de laboratorio» permite el progreso y los hallazgos. El dinero conseguido por la asociación ibicenca ha permitido a la científica incorporar a dos personas más a su equipo y mejorar el material de laboratorio.

Un sector precario

Durante la presentación de la velada, en la que participaron Gemio, Monsalve, Bustamante, Monteiro y también Mari Carmen Gutiérrez, presidenta de la Asociación Elena Torres, y Eva Cercadillo, propietaria de Ibiza Corso Hotel & Spa y de Restaurante Corso, se puso el foco en la precariedad del sector de investigación científica.

Monteiro, científica del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), tiene una trayectoria de dos décadas en la investigación y muchas becas de distintas instituciones a sus espaldas para financiar proyectos científicos, «algo muy difícil de conseguir», expresó.«La investigación necesita mucho tiempo y también continuidad. En este proyecto, que está en su cuarta fase, trabajamos en el desarrollo de un sensor altamente sensible para la detección de una serie de marcadores que circulan en la sangre cuando existe la presencia de células tumorales», explicó. La profesional explica que el cáncer es una gran incógnita porque las causas «son distintas y muy variadas». Todo esto, con falta de recursos económicos, es muy complicado de estudiar.

Músculo profesional

El primer investigador que se incorporó al equipo de Monteiro con la financiación de la asociación, Sergio Garrido, ha «paralizado» el artículo que iba a publicar el equipo debido a nuevos resultados que han dado lugar a experimentos que se añadirán al artículo científico que publicarán en octubre, señaló la profesional visiblemente emocionada.

«Los avances obtenidos no son solo de cara a un diagnóstico precoz del cáncer, sino que también avanzan en una comprensión mayor del funcionamiento de las células tumorales, lo que supone una comprensión mejor del tipo de tratamiento que se requiere», añadió.

Por otra parte, este año se han podido incorporar al proyecto dos científicos más, Víctor Lázaro y Mathieu Nicolas, gracias a los fondos de la asociación. Los nuevos profesionales trabajan con el objetivo de impulsar el ámbito tecnológico. Con la última donación de la ONG, por ejemplo, la investigadora explica que se ha incorporado al laboratorio «un lector de placas que facilita la validación del biosensor», en el que están trabajando.

La CEO de Imam apunta, por su parte, que la investigación además de cara es «sacrificada» y añadió que la cientíca dedica a su trabajo «doce horas al día, siete días a la semana». Monteiro incidió en la importancia de cuidar la investigación, y lamentó el escaso sueldo que reciben actualmente los científicos y la necesidad de mejorarlo para que haya avances.

La veterana periodista Isabel Gemio fue la encargada de presentar la ceremonia de anoche. Durante la presentación de la velada solidaria, la veterana comunicadora, que apoya este proyecto pero cuenta además con su propia fundación para la investigación de Enfermedades Raras, reflexionó sobre la fuga de cerebros que se produce en España entre los investigadores. «Reciben buena formación pero después se van a trabajar a otros países para poder desarrollar sus proyectos», lamentó, y reclamó más inversión por parte del Gobierno español.

La periodista, cuyo hijo mayor sufre un tipo de distrofia muscular, aseguró que comparte con Guiérrez, presidenta de la asociación, el «amor por sus hijos y por la investigación». «En un diagnóstico malo que te cambia la vida y te la pone patas arriba solo hay algo bueno y es la esperanza que te queda, que vive gracias a los laboratorios», continúa Gemio, que no solo apoya esta sino también otras muchas causas sociales. Para terminar, la presidenta de la asociación se declaró «afortunada de contar con el apoyo de grandes mujeres», que ponen «todo su corazón en lo que hacen».