50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Precintan las pantallas de la discoteca Amnesia Ibiza e imponen una sanción de 45.000 euros

La Policía Local actuó ayer por la mañana y los vecinos aseguran que el local ya había retirado la pantalla principal «previo aviso» el jueves por la tarde

Imagen de la discoteca vista desde la autovía. Vicent Marí

La Policía Local de Sant Antoni precintó ayer por la mañana las pantallas de proyección lumínica de la discoteca Amnesia. Según explicaron desde el Ayuntamiento, el establecimiento no tenía autorización para el uso de estos elementos, por lo que se ha abierto un expediente sancionador por incumplir la ley de protección del medio nocturno de Balears.

Los servicios técnicos detectaron, aseguraron desde el Consistorio, «una clara inmisión lumínica procedente del local» durante una inspección en las inmediaciones. La infracción se considera muy grave y la propuesta de sanción asciende hasta los 45.000 euros.

Por el momento, como medida cautelar, añadieron, se han precintado los equipos y se ha suspendido la actividad de emisión lumínica. Desde el Ayuntamiento explicaron que «su ejercicio constituye un peligro grave e inminente para los bienes o la seguridad y la integridad de las personas, así como una molestia a los vecinos de la zona».

Por su parte, algunos de los vecinos que han denunciado ante el Ayuntamiento en dos ocasiones al local (alegando que incumple la normativa en materia de contaminación acústica y lumínica) explicaron que el jueves por la tarde vieron cómo la propia discoteca empezó a retirar la pantalla principal que tenía en el exterior del recinto. Llegaron a pensar que era porque la temporada llega a su fin, pero «ahora vemos que era previo aviso». «Qué suerte tienen de que les avisen un día antes para retirar algunas pantallas, pero más suerte tienen de que, aún sabiendo que la música supera los niveles permitidos, no les precinten los equipos para que puedan terminar la temporada», subrayaron. Asimismo, lamentaron que el consistorio no haya realizado la sonometría que llevan meses solicitando. Sin embargo, «de premio les firman un permiso para cerrar más tarde» en el ‘closing’, criticaron.

En este sentido, la discoteca solicitó el 1 de septiembre, mediante registro de entrada, prolongar el horario de cierre de la sala el próximo 15 de octubre con motivo de la última fiesta del año. Cinco días después el Ayuntamiento concedió la solicitud amparándose en la ordenanza reguladora de los horarios de las actividades catalogadas y turísticas de restauración en el municipio de Sant Antoni, que establece que «para los establecimientos que cuenten con aforo superior a 1.500 personas podrá autorizarse una prolongación del horario de apertura hasta las 12 horas del día siguiente».

Así, el consistorio considera que «la sala de fiestas cumple las condiciones establecidas en la ordenanza para la autorización de la prolongación del horario de cierre». Este medio no ha recibido respuesta a la pregunta de si se han tenido en cuenta las quejas de los vecinos a la hora de autorizarse la ampliación de horario, como tampoco sobre la cuantía económica a la que ascienden las cinco sanciones interpuestas al local por ruido y exceso de horario de cierre. Tampoco han respondido al resultado que han arrojado las sonometrías hechas en agosto en otros establecimientos del municipio.

Compartir el artículo

stats