Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carril bici en Ibiza: Los ‘sinsentido’ de la reordenación del tráfico en Sant Jordi

La reorganización de la circulación en Sant Jordi sigue afectando al día a día de vecinos y comerciantes de la localidad: «Muchos somos partidarios del carril bici, pero no si las cosas se hacen de esta manera»

18

El nuevo carril bici de Sant Jordi, en imágenes

El malestar continúa a flor de piel entre los vecinos de Sant Jordi. El caos generado por la construcción del carril bici en la avenida Vicent Serra, una de las arterias principales del pueblo, y los cambios de sentido en la circulación de algunas calles adyacentes hacen que para muchos algo tan simple como dar la vuelta a la manzana con su coche se haya convertido en una odisea.

«Yo vivo junto al restaurante Cardona y para ir al polideportivo tengo que dar una vuelta de varios kilómetros. Coger el coche para alguien como yo, que tiene tres hijos a su cargo, no es por comodidad, sino por obligación», relata Lina Planells, una de las vecinas afectadas por la reorganización del tráfico.

Algunos de los bolardos que señalizan el carril bici ya han sido 'atropellados'. Vicent Marí

Para Planells, «lo que antes era un trayecto de pocos minutos ahora se ha multiplicado en tiempo y, sobre todo, en distancia». «Al final del año haré balance de los kilómetros de más que he tenido que hacer, algo que, junto con el precio actual de la gasolina es un gasto extra inesperado».

Al enfado de vecinos y comerciantes hay que sumarle el peligro que supone el cambio de sentido en algunas calles. Muchos conductores siguen confundiéndose con el nuevo sentido de circulación de algunas de las vías de la localidad, lo que hace que se hayan generado situaciones en las que algunos vehículos circulan por las calles en dirección prohibida, a veces por desconocimiento, ya que se encontraron con el cambio sin previo aviso, y otras simplemente por costumbre: «Es un caos tremendo. Muchos conductores han ido por calles en dirección prohibida porque no eran conocedores del cambio», comenta Lina Planells que añade: «Muchos somos partidarios del carril bici, pero no si las cosas se hacen de esta manera».

La propia Lina tuvo un pequeño percance con un motorista por culpa de la falta de conciencia cívica del conductor: « El otro día iba con la niña paseando y me encontré de frente con un motorista que nos pasó bastante cerca. Le avisé de que iba en dirección contraria, pero él me dijo que le daba igual».

Un vehículos entrando en contra dirección en la calle Pigre Gris. DI

La última polémica viene dada por el cambio de sentido sin previo aviso del Ayuntamiento el pasado jueves por la tarde en las calles del Pigre Gris y de las Monjas. A pesar de que el Ayuntamiento sí anunció este viernes los cambios a través de una nota de prensa, el día previo los vecinos se encontraron con las modificaciones sin haber sido avisados previamente: «Los coches están teniendo problemas para entender las señales. El suelo está pintado con señales que indican una cosa, pero la señalización vertical marca lo opuesto. Son indicaciones contradictorias y están generando el caos entre los conductores. Además, este desconocimiento está haciendo que muchos conductores no hayan visto algunas de estas señales y las hayan ‘atropellado’, como ha ocurrido con los bolardos rojos que delimitan ciertos puntos de la vía», explica otra residente de la localidad.

«Es un proyecto vivo»

El Ayuntamiento de Sant Josep conoce el malestar vecinal por tantos cambios realizados en apenas 10 días: «Entendemos que este proyecto necesita un periodo de adaptación por parte de todos. Creemos que es un proyecto vivo y por ello hemos implementado y anunciado ciertos cambios para mejorar la circulación. Necesitamos darle tiempo para su buen funcionamiento. Aceptamos que ha habido algo de descoordinación por nuestra parte a la hora de comunicar algunos cambios», subrayan desde el Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats