Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La regulación del sector del taxi en Ibiza vuelve a la casilla de hace 25 años

El Consell de Ibiza pide hoy a los ayuntamientos que le cedan sus competencias de gestión del taxi para crear un área de prestación conjunta cuando la primera orden insular, aprobada hace 25 años, ya afirmaba que los municipios y el sector eran «favorables» a ello

Un grupo de taxis en el aeropuerto de Sant Josep. Vicent Mari

El Consell de Ibiza reúne hoy a los cinco ayuntamientos de la isla para proponerles que les cedan sus competencias en la gestión del taxi para crear un área de prestación conjunta y, con ello, resolver las trabas que dificultan la regulación insular del servicio, como la aprobación de tarifas y el sistema de atención de llamadas con el GPS.

El Govern balear aprobó en 1997 la primera orden insular de recogida de viajeros de Ibiza, en la que se regulaba por primera vez que los taxistas podían recoger pasajeros en cualquier municipio pero sólo en las paradas y respetando, eso sí, la prioridad de los taxis locales. Esta primera orden insular justificaba que «los ayuntamientos de Ibiza y el sector del taxi ya se habían pronunciado favorablemente al establecimiento de un área territorial de prestación conjunta».

Pero sólo de boquilla porque no se hizo. Es más, desde entonces el servicio del taxi ha funcionado en Ibiza como un área de prestación conjunta pero sin la figura legal que lo ampara por la negativa de los ayuntamientos, por razones variopintas, a ceder su poder de decisión sobre el sector y sus ingresos.

Ahora, 25 años después, el Consell insta a los ayuntamientos a que den el paso y le cedan sus competencias después de que la última orden insular, cuya tramitación acumula ya dos años, navegue sin rumbo a la espera de que el Consell Consultiu resuelva si compete su aprobación al Govern o al Consell. Y mientras tanto, el GPS, salvo en Vila, funciona sin regulación y pese a la escalada del carburante, los taxistas no pueden subir sus tarifas, que no se tocan desde 2014.

Subida de las tarifas

Hasta ahora todas las órdenes de carga propuestas por el Consell (1997, 2004, 2006, 2009, 2012 y 2013, que fue anulada por un defecto de forma por los tribunales) han sido aprobadas por la Comunitat Autònoma. Con la segunda orden (2004), aparte de extender la recogida de pasajeros de otros municipios también fuera de las paradas, el Consell fue más allá e incorporó la tarifa única. Hay que tener en cuenta que a los ayuntamientos les compete aprobar la tarifa urbana, pero al Govern balear la interurbana. A partir de ese momento cada vez que se tenían que actualizar los costes del servicio se aprobaba una orden nueva. En 2014, se aprobó una actualización de las tarifas que sigue en vigor.

Aquí radica el inicio del problema: el uso de la orden de carga y descarga para regular cualquier cuestión de ámbito insular del taxi, como las tarifas, como si existiera, en verdad, un área de prestación conjunta cuando no es así. De hecho, cuando el Consell envió el pasado mes de marzo al Govern la nueva propuesta de orden de carga, consensuada con los ayuntamientos, en la que se incluían las tarifas, el GPS y el límite de velocidad de 110 km/h, entre otras cosas, la conselleria balear de Movilidad avisó de que las cosas habían cambiado y, con la nueva normativa, los precios se debían regular con un reglamento balear.

En Menorca tampoco hay un área de prestación conjunta y los viajes entre municipios se regulan a través de una orden insular de carga, que, sin embargo, sólo delimita las condiciones y las prioridades en la recogida de viajeros y el uso del GPS. Cada uno de los ocho ayuntamientos menorquines ha aprobado su tarifa urbana y el Govern balear la interurbana. De hecho, esta es la solución que propuso para Ibiza el conseller balear de Movilidad, Josep Marí Ribas, hace poco en una reunión con transportistas de Mallorca.

La decisión de Vila de cortar el GPS a los taxistas de fuera precipita el golpe de timón del Consell

El Ayuntamiento de Ibiza es el único de la isla que cuenta con un reglamento que regula el GPS, obviamente en el ámbito de su municipio. Todos los taxistas de la isla funcionan con el mismo sistema operador de GPS sin regulación alguna. En Vila hay un segundo operador (Nitax) que, en cambio, en cumplimiento del reglamento, sólo presta servicios a taxistas del municipio. Al perder a casi todos sus taxistas por estar en desventaja con el operador mayoritario, Nitax ha exigido al Consistorio que le obligue a cumplir la noma.

Ya lo hizo a finales de 2019, lo que obligó al Consistorio a requerir a la Asociación de Taxistas Autónomos de la Ciudad de Ibiza, con la que está suscrito el convenio del GPS de uso mayoritario, a que cesara de prestar servicios a taxistas de fuera. No hizo caso y recurrió en los juzgados.

Ante la posibilidad de que Vila ordenara el cese del servicio, el Consell reaccionó y activó la tramitación de una nueva orden insular de carga en la que se incluía la regulación del GPS. Dos años después, tras no ser capaz de sacarla adelante y ante la decisión de Vila de hacer cumplir el reglamento del GPS, el Consell da un golpe de timón y plantea un nuevo plan: asumir las competencias del taxi y crear un área de prestación conjunta para regular sin trabas el sector.

CRONOLOGÍA

1997: primera orden insular de recogida de viajeros

Hace 25 años, el Consell aprobó la primera orden insular del taxi que regulaba la recogida de pasajeros de otros municipios, pero sólo en las paradas. En esta orden se afirma que los ayuntamientos y el sector del taxi son favorables a crear un área de prestación conjunta.

2004: la orden insular se amplía y se incluye la tarifa única

La segunda orden insular, aprobada en 2004, ampliaba la recogida de pasajeros de otros municipios también fuera de las paradas e incluía también la regulación de la tarifa única.

2020: estalla el problema del GPS de Vila

A principios de 2020 estalla el problema del GPS de Vila, y el Consell trata de solucionar la falta de regulación con una nueva orden insular, que, dos años después, está atascada.

Compartir el artículo

stats