Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de movilidad de Ibiza sale adelante entre críticas de PP y Ciudadanos

La oposición sostiene que el PMUS «está desfasado y es nulo de pleno derecho» porque incumple la ley de Cambio Climático mientras que Aitor Morrás afirma que los aspectos regulados en esta nueva normativa se incorporarán en revisiones posteriores del plan

Las obras del carril bici de la avenida Bartomeu de Roselló, el pasado 15 e enero. | VICENT MARÍ

El pleno del Ayuntamiento de Ibiza dio este mediodía el visto bueno definitivo al Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) del municipio, que incorpora al texto inicial, aprobado en junio de 2021, cuatro de las 23 alegaciones que se presentaron durante el periodo de exposición pública. El documento salió adelante con la oposición del PP y Ciudadanos, que pidieron, sin éxito, su retirada. Sus argumentos fueron muy similares a los que emplearon en junio del año pasado, pero si en aquella ocasión se abstuvieron, esta vez votaron en contra.

No convencieron ni a PP ni a Cs los argumentos del concejal de Movilidad, Aitor Morrás, que ya en su primera intervención quiso dejar claro que el PMUS es «fruto de un proceso participativo» y es «un plan ajustado a derecho». Se adelantó así a las principales críticas de la oposición, que, una vez más, lamentó la falta de consenso a la hora de elaborar este documento y aseguró que el PMUS nace «nulo de pleno derecho» al incumplir la ley de Cambio Climático y Transición Energética, aprobada en el Congreso en mayo del año pasado. Respecto a este punto, Morrás dejó claro que para la aprobación del plan «no era aplicable la normativa sobrevenida a lo largo de su procedimiento, como es el caso la ley de Cambio Climático», y aseguró que los aspectos regulados en esta nueva normativa se contemplarán «en las revisiones posteriores del PMUS y serán tratados en las comisiones de seguimiento que se llevarán a cabo durante la vigencia del plan». Morrás afirmó que «como muy tarde en 2023» el Ayuntamiento de Ibiza deberá definir y declarar las zonas de bajas emisiones del municipio e incluirlas en el plan, como establece la ley de Cambio Climático para los municipios de más de 50.000 habitantes. A pesar de estas aclaraciones, el portavoz de Ciudadanos, José Luis Rodríguez, criticó que el pleno diera el visto bueno «a un plan que nace muerto» y que «se pasa por el arco del triunfo la ley de Cambio Climático» y llegó a pedir al alcalde, Rafa Ruiz, que cese a Morrás.

El PP empleó argumentos muy similares para votar en contra del PMUS, «una propuesta desfasada», que, lamentó, «llega con cinco años de retraso». «Cometen un grave error llevando esto adelante. Pueden dejar un marrón al que venga detrás porque habrá que deshacer lo ya hecho», advirtió el concejal del PP Ignacio García. También calificó de «desacertadas» diversas decisiones, como dejar la avenida de Ignasi Wallis solo de entrada a la ciudad y la de Santa Eulària, de salida.

El documento aprobado definitivamente en el primer pleno ordinario de 2022 tiene como objetivo implantar formas de desplazamiento más sostenibles en Ibiza, reduciendo el transporte individual motorizado, potenciando con más espacios la movilidad de los peatones y ciclistas y mejorando la imagen y eficacia del transporte público colectivo. Morrás detalló que el PMUS contempla inversiones en movilidad y en la red viaria de la ciudad por valor de 9,4 millones de euros en los próximos años.

El ejecutivo local calcula que la aplicación de este plan «evitará 42.000 viajes diarios en coche y reducirá las emisiones de CO2». Para conseguirlo, el documento marca siete líneas estratégicas que incluyen, entre otras medidas, el fomento del uso del vehículos eléctricos o la creación de nuevos aparcamientos disuasorios.

En cuanto a las alegaciones que se han incorporado al PMUS, el Ayuntamiento de Ibiza detalló que hacen referencia a la creación de una red de carriles bici que conecte diversos puntos de la ciudad y llegue a barrios como el de Cas Mut o a poblaciones próximas como Jesús. «Estas alegaciones se han aceptado parcialmente porque el Consistorio ya está trabajando en este asunto», detallaron desde la administración municipal.

Compartir el artículo

stats