Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

Caló des Moro: muy limpio dentro del agua, un basurero fuera de ella

Una veintena de buzos mallorquines de Voluntarios Sin Fronteras participan en la limpieza de una cala de Sant Antoni con motivo del World Clean Up Day: encuentran un fondo marino «impecablemente limpio», pero una parte terrestre que es un auténtico estercolero

Caló des Moro: muy limpio dentro del agua, un basurero fuera de ella.

Caló des Moro: muy limpio dentro del agua, un basurero fuera de ella. José Miguel L. Romero

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Ibiza o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Caló des Moro: muy limpio dentro del agua, un basurero fuera de ella. José Miguel L. Romero

De la playa hasta las boyas de es Caló des Moro, «impecablemente limpio». Desde la arena a las rocas, un basurero: la mayor parte de los 100 kilos recogidos hoy estaban secos. Es lo que esta mañana se encontraron los buzos de la asociación Voluntarios Sin Fronteras que se desplazaron desde Mallorca a Eivissa para colaborar en la limpieza de ese fondo marino con motivo del World Clean Up Day, organizado por la concejalía de Medio Ambiente de Sant Antoni para concienciar a la población de la necesidad de combatir el problema de los residuos en las playas. La edil de esa área, Neus Mateo, que suele participar en estas citas ataviada de buceadora (el alcalde, Marcos Serra, también), se ausentó. Fue suplida por Miguel Ángel Costa, responsable del área de Agricultura.

Una decena de buceadores batieron la cala en busca de residuos durante una hora, lo que daba de sí la botella de oxígeno. Pero nada, poca cosa sacaron: unas gafas de bucear («estas aún valen, para la asociación»), un vaso de vidrio, un trozo de fibra de plástico y un par de bolsas de patatas fritas y ganchitos. Hace cuatro años hallaron una veintena de cápsulas de gas de la risa y una bolsa de marihuana atada a una piedra en el fondo de mar.

15

Caló des Moro: muy limpio dentro del agua, un basurero fuera de ella. J.A. Riera

Pero esta mañana la mayoría salió con el saco vacío. «Impecablemente limpia», según uno de los voluntarios. Para Xavier Casanovas, presidente de Voluntarios Sin Fronteras desde 1997 (la asociación fue creada tres años antes), «es buena señal» y es lógico porque ya repasaron ese mismo lugar hace un par de años: «Cuando empezamos a limpiar los fondos, sobre todo sacábamos cosas muy viejas. Si pasamos cada cierto tiempo, lo normal es que ya haya pocos residuos».

Pero no es así en todo el litoral balear. Según Casanovas, hay zonas que siempre son un estercolero, como Portals Vells, en Mallorca (cerca de Magaluf), lugar de fondeo de lanchas y veleros en verano. De allí extraen «toneladas de vidrio» cada año. «Tanta que lo escogimos para grabar un documental para National Geographic», cuenta.

Mientras los buzos apenas sacaban nada del mar, una decena de voluntarios mallorquines llenaron en apenas una hora varias bolsas

decoration

En el ranking de fondos más gorrinos, los de Eivissa ocupan el segundo lugar, tras Mallorca. La más limpia es Menorca, afirma Casanovas. Otra cosa son los alrededores terrestres. Mientras los buzos apenas sacaban nada del mar, una decena de voluntarios mallorquines llenaron en apenas una hora varias bolsas con tapones, latas, cuerdas, cabos, boyas, trozos de vidrio, mecheros, pajitas, palos de chupachús, un cartucho de escopeta de caza, colillas, un envase de pasta de dientes, tubos de plástico, aluminio, un envase de gas de la risa...

Y cuentan que peor aún están los aledaños de la enorme escalera que asciende por Cas Mut, así como su bosque, que visitaron el sábado porque las vistas desde allí, dicen, son impresionantes: «Es indignante cómo está», comenta una voluntaria, que vio un contenedor de basura lleno (se teme que no se recoge a diario) y que imagina que tanta porquería es consecuencia de los botellones.

Los voluntarios regresarán en febrero para proceder, como hacían cada año antes de la pandemia, a la limpieza de la bahía de Portmany. También quieren volver a sumergirse en las playas de Vila en 2022, donde ya limpiaron la bahía de Talamanca y, sobre todo, la costa del Baix sa Penya, ese basurero irremediable e incontrolable.  

Compartir el artículo

stats