Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PxE frustra los cambios urbanísticos y lleva al límite la crisis de Sant Antoni

El alcalde, Marcos Serra, que promete a aprobarlo en uno o dos meses, estalla: «Algunos están más para hacer política que por el bien de Sant Antoni»

Joan Torres, de pie, entre el portavoz de PSOE-Reinicia, Simón Planells, y el de Unidas Podemos, Fernando Gómez, y el acalde, Marcos Serra, antes del inicio del pleno. | J. A. RIERA

Una vez más, el equipo de gobierno de Sant Antoni, formado por PP, Proposta per Ibiza (PxE) y Ciudadanos, exhibió en el pleno municipal sus diferencias y, sobre todo, la falta de comunicación entre sus socios. El primer teniente de alcalde de Sant Antoni, Joan Torres, de PxE, rompió de nuevo la unidad del equipo de gobierno y tumbó con su voto en contra, y el apoyo de la oposición (PSOE-Reinicia y Unidas Podemos), la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana con la que se preveía ampliar la capacidad de aparcamientos en los sótanos de los edificios, la construcción de piscinas en terrazas de hoteles y otros usos para «mejorar su calidad» y la finalización de edificios inacabados, construidos en su día con licencia, que incumplen la normativa sobrevenida.

La negativa del alcalde, Marcos Serra, del PP, a dejar sobre la mesa esta propuesta para aprobarla en el pleno del mes que viene con la incorporación de la prohibición o limitación de la implantación de salas de juego y clubs sociales para el consumo de sustancias tóxicas, estupefacientes o psicotrópicas en el municipio provocó la nueva brecha que sitúa al tripartito en una situación límite.

De hecho, en la recta final del pleno, en el turno de ruegos y preguntas, Torres eludió responder a una pregunta de Unidas Podemos con el argumento de que no sabía si «mañana» formaría aún parte del equipo de gobierno. «El alcalde tiene la potestad de destituirme hoy mismo al entender que mi labor en este equipo de gobierno no es la que toca», dijo el primer teniente de alcalde, a lo que Marcos Serra, algo más relajado tras un pleno muy tenso, respondió: «No tensemos más la cuerda y nos llevaremos bien seguramente».

Reproches del alcalde

Mucho antes, tras quedarse una vez más en minoría y fracasar en su intento de aprobar la modificación puntual del planeamiento por la falta de apoyo de su socio de gobierno, el alcalde, visiblemente enfadado, calificó de «sorprendente» que se «siga obstaculizando» el departamento de Urbanismo, cuando, resaltó, los grupos están de acuerdo en el contenido de la modificación urbanística. «Si no se apoyan estas iniciativas, así es difícil trabajar. Algunos están más para hacer política que por el bien de Sant Antoni, y ustedes lo acaban de demostrar», criticó Serra en alusión sobre todo a su socio de gobierno, al que también echó en cara que no quisiera asumir la gestión de Urbanismo. «No es la primera vez que votan en contra. Si tantas ganas tienen y saben hacer tan bien y rápido las modificaciones del planeamiento, podían haber pedido este departamento que, siendo una patata caliente, yo asumí por responsabilidad», recalcó.

El alcalde se comprometió ante el pleno a incluir la regulación de las salas de juego y los fumaderos en la próxima modificación puntual del plan urbanístico que está «casi lista» y que, según dijo, podía ir al próximo pleno o «al siguiente». Insistió en que el secretario y los servicios jurídicos no han visto el encaje legal propuesto para incorporar la iniciativa que partió de PxE y fue consensuada por el equipo de gobierno. De hecho, había un borrador de la propuesta que se eliminó en el último momento.

Torres destacó que el asunto de las salas de juego y los fumaderos es «lo prioritario, más que permitir piscinas en las terrazas de los hoteles», al tiempo que recordó que en el pleno de octubre de 2019, hace casi dos años, ya se aprobó por unanimidad restringir al máximo la implantación de salas de juego en el municipio.

El pulso entre Torres y Serra llegó hasta tal punto que el primero insistió en que le hiciera caso y no redujera este asunto a ver quién es «más cabezota». «Usted por negarse a no dejar este tema sobre la mesa o yo por votar en contra. Me hará votar en contra y me sabrá muy mal», advirtió Torres.

El grupo PSOE-Reinicia había anunciado hace unos días que iba a votar a favor, pero ayer al ver la propuesta de PxE sobre los fumaderos y las salas de juego, cambió de posición. Unidas Podemos se sumó al considerar que posponer la aprobación de la modificación un mes «no es tan descabellado».

Compartir el artículo

stats