Especial Mascotas - Bienestar animal

Nueva ley de bienestar animal: falta de información y reglamentos pendientes según los profesionales de Ibiza

La Ley de Protección de los Derechos y el Bienestar de los Animales entró en vigor el viernes, pero muchos de sus puntos quedan a la espera del desarrollo de reglamentos específicos

Los gatos deben estar esterilizados e identificados con microchip. | SHUTTERSTOCK

Los gatos deben estar esterilizados e identificados con microchip. | SHUTTERSTOCK / diana blesa. eivissa

La nueva Ley de Protección de los Derechos y el Bienestar de los Animales entró el pasado viernes en vigor con importantes cambios para los propietarios de mascotas y otros animales de compañía, pero también carencias importantes según algunos veterinarios consultados. A pesar de su vigencia desde el 29 de septiembre, no todos los puntos de la normativa están claros a día de hoy: muchos requieren de reglamentos de desarrollo que todavía no se han redactado.

Todos los perros deben contar con seguro de responsabilidad civil. | SHUTTERSTOCK

Todos los perros deben contar con seguro de responsabilidad civil. | SHUTTERSTOCK / diana blesa. eivissa

«Seguramente para poner a punto todos estos temas nos iremos a uno o dos años como pronto», opina el veterinario Fernando Ribas del Río, de la Clínica Veterinaria Sant Jorge. La veterinaria de Centro Veterinario Pitiuso, Silvina Guerrini, afirma: «Dada la situación de inestabilidad actual del gobierno central, es muy probable que al menos en el primer año no vayamos a tener aclaraciones en cuanto a la aplicación de aspectos centrales como: la venta de animales, la identificación de perros, gatos, hurones y aves adultas o las grandes restricciones en cuanto a la eutanasia».

Los gatos deben estar esterilizados e identificados con microchip. | SHUTTERSTOCK

Los gatos deben estar esterilizados e identificados con microchip. | SHUTTERSTOCK / diana blesa. eivissa

Algunos de los puntos más destacables de la nueva Ley de Bienestar Animal son la obligatoriedad de castrar e identificar a todos los gatos, la prohibición de cría de animales por parte de particulares, la prohibición de venta de animales en tiendas, la prohibición de tenencia de determinadas especies exóticas, la obligatoriedad de realizar un curso de capacitación para tener un perro y la obligatoriedad de tener un seguro de responsabilidad civil.

Una tortuga en manos de un veterinario. | TONI ESCOBAR

Una tortuga en manos de un veterinario. | TONI ESCOBAR / diana blesa. eivissa

Seguro de responsabilidad civil

Uno de los puntos que afectará a más propietarios de mascotas es la obligatoriedad de disponer de un seguro obligatorio de responsabilidad civil para perros. La nueva normativa estatal dice, literalmente, que «durante toda la vida del animal, la persona titular deberá contratar y mantener en vigor un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, que incluya en su cobertura a las personas responsables del animal, por un importe de cuantía suficiente para sufragar los posibles gastos derivados, que se establecerá reglamentariamente».

El veterinario de la Clínica Veterinaria San Jorge considera importante esta nueva norma: «Los daños ocasionados por la tenencia de animales de compañía deben estar cubiertos por un seguro. Ataques entre perros, agresión a personas, accidentes de tráfico, ataques al ganado, etc. son inconvenientes muy graves que podrán manejarse mucho más fácilmente con un seguro de responsabilidad civil».

En este sentido, Miguel Marí, agente exclusivo de Seguros Santa Lucía en Ibiza, afirma que los precios de estos seguros oscilan entre 40 y 300 euros al año, según si «sólo se contrata la cobertura obligatoria de responsabilidad civil» o si se opta por añadir coberturas adicionales. Además, destaca que, aunque antes sí tenía vinculación el seguro del hogar con la responsabilidad civil de la mascota, siempre y cuando no fuera una raza PPP, con la nueva ley «cada seguro es independiente y hay que contratarlos individualmente».

Silvina Guerrini, del Centro Veterinario Pitiuso, expresa, acerca de este aspecto de la ley: «Faltan por aclarar muchos puntos para que, tanto los propietarios como las aseguradoras, tengan claro qué es lo realmente obligatorio».

Identificación de mascotas

«A partir de la entrada en vigor de la Ley el 29/09/23 se vuelve obligatoria la identificación de los animales en todo el territorio nacional. Los perros, gatos y hurones deberán llevar microchips, mientras que las aves en cautiverio deberán contar con un anillado», explica la veterinaria Silvina Guerrini, quien añade que, además, la identificación inicial de estas especies no se podrá hacer a título particular, sino que deberá correr a cargo del criador registrado, una protectora oficial o un ayuntamiento.

«La identificación de perros ya era obligatoria en la ley anterior. La novedad es que en esta ley se obliga a identificar a todos los gatos: los que tengan propietario, a su nombre, y los que pertenezcan a colonias felinas, a nombre de los ayuntamientos», agrega Fernando Ribas del Río. «Los animales exóticos, en la medida de lo posible por su tamaño y manipulación, también deben estar identificados por un microchip», concluye.

«La falta de una disposición transitoria en la Ley 07/2023 que contemple un período de adaptación (en el que los animales adultos que aún no están identificados puedan hacerlo directamente a nombre de sus propietarios) hace que los veterinarios nos veamos atrapados entre la obligación a identificar con nuestros datos a todos los animales», comenta Silvina Guerrini, quien reclama una aclaración urgente por parte de las autoridades competentes. «Esta controversia es aún más preocupante en una comunidad autónoma con muchos desplazamientos de animales con fechas establecidas para el viaje», matiza.

Apuntes: Problemas en la emisión de documentación a animales que ya la tenían en otro país

La prohibición expresa de la ley para emitir un pasaporte español a los animales que inicialmente han tenido un pasaporte europeo en otro país «es controvertida», especialmente en un lugar como Ibiza. «Una situación problemática y concreta: si un turista o residente extranjero que está en las islas pierde el pasaporte del animal, según la ley no podemos emitirle otra documentación. Por lo tanto, ¿cómo puede volver a su país? ¿qué va a pasar con su mascota?», cuestiona Silvina Guerrini. 

«Suponemos que el legislador lo ha hecho para evitar la importación ilegal de cachorros, pero al negarse a sentarse con la representante de nuestro sector en la fase de redacción de la ley, se ha olvidado por completo del turismo de mascotas que en España representa un número importante y está en auge. Esto en Ibiza es una realidad cotidiana», subraya la veterinaria, quien solicita una solución.

Cría y venta de animales

La cría comercial y venta de cualquier animal de compañía queda totalmente prohibida a particulares, quienes «sólo podrán ceder de manera gratuita los animales», según Ribas del Río. «Para esto deberán de darse de alta como criadores ocasionales en el Ayuntamiento».

También se prohíbe la «comercialización de perros, gatos y hurones en tiendas de animales, así como su exhibición y exposición al público con fines comerciales. Perros, gatos y hurones solo podrán venderse desde criadores registrados», indica la ley que, sin embargo, «no especifica cómo se realizará la venta de especies exóticas y peces», según el veterinario de la Clínica San Jorge.

Prohibición de la eutanasia

prohibición expresa del sacrificio de animales de compañía

«Solamente se podrá eutanasiar a un animal por motivos humanitarios y sólo si no existe ninguna otra manera de solucionar el problema del animal -explica Fernando Ribas del Río-. Si la hubiera, se deben buscar los mecanismos para obtenerla y, si no se puede hacer cargo el propietario (tutor), se deberá ceder a las autoridades competentes en cada provincia».

Curso de formación para propietarios de perros

propietarios de perroscurso de formación

«Si se hace bien, el curso podría ser de gran ayuda para educar a la población sobre cómo manejar sus mascotas y, por tanto, ayudar a mejorar la convivencia y el bienestar animal -opina Silvina Guerrini-. Ello, a su vez, permitiría evitar ciertas situaciones que pueden ser un peligro para la salud pública». Para lograrlo, añade, «el contenido debe desarrollarse con la colaboración del sector veterinario que conoce la realidad y puede aportar herramientas útiles».

Asuntos pendientes, expectativas no cumplidas

«Es una ley largamente esperada pero que nos ha dejado con unas expectativas no cumplidas, si bien aborda temas importantes excluye e ignora otros de vital importancia», afirma Fernando Ribas del Río. «Se deja de lado cómo se deben tratar, tener y cuidar los perros de trabajo, se deja de lado la particularidad de los perros potencialmente peligrosos que pide una actualización a gritos, se deja de lado el maltrato a animales en fiestas de interés cultural...».

El veterinario, además, critica la desinformación que tienen tanto propietarios de animales como profesionales. «Esta ley ha sido muy publicitada pero nada explicada, no se nos ha dicho por qué han hecho esto y tampoco se nos ha dicho cómo se tienen que poner en práctica estas novedades».