Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Toquinho Músico

"El tiempo mejora los placeres que nos ofrece la vida"

Antonio Pecci Toquinho (Sao Paulo, 1946) es historia de la música popular brasileña, autor de clásicos eternamente soleados como 'Aquarela', 'Tarde em Itapuã' o 'Samba de Orly'. Abrirá el viernes 24 de junio la nueva edición de Terral, el festival con el que cada verano el Teatro Cervantes viaja por los cinco continentes del planeta musical

Toquinho, durante un concierto. L.O.

Su música es sencilla, así como la forma en la que usted se presenta ante el público. ¿Es ése el secreto de su éxito, la sencillez? 

Siempre he tratado de hacer música que no fuera hermética, buscando una sencillez que ha terminado volviéndose especial. Mis melodías son populares, cantables, nunca me ha gustado hacer cosas que a la gente le cueste cantar; pero, al mismo tiempo, mis canciones están bien elaboradas, desde la musicalidad.

¿Hay una marca registrada en lo suyo?

Podríamos decir que mis canciones llevan la inspiración vertida de la vida cotidiana llena de un romanticismo ligeramente sofisticado.

Más de medio siglo de carrera y dice seguir aprendido, buscando nuevos acordes y armonías. ¿Cuál ha sido su descubrimiento musical más importante de los últimos tiempos? 

Persiste la sensación de constante renovación y mejora continua. Cada año fortalece al siguiente y las décadas se diluyen en el descubrimiento de nuevas técnicas y en la extensión del vigor acrecentado por conquistas y éxitos. El tiempo no borra lo que arde en nuestra alma. Esta larga trayectoria solo se puede lograr con mucha dedicación. Me considero un artesano, siempre apoyado en la guitarra que representa el inicio y el desarrollo de todo. Y la música siempre ha sido, es y será una llama para calentar mi dedicación al instrumento, junto al que estudio todos los días buscando nuevos acordes y armonías. El escenario es la extensión de mi hogar, por eso en él soy sencillo e íntimo con el público. Amo lo que hago, no hay quien lo detenga:mi descanso es obra de mi arte y mi guitarra es mi equilibrio con la vida. 

¿Entonces no se ha enfadado ninguna vez con la guitarra? 

Jamás. La guitarra es instigadora, siempre está lista para ser tocada, proponiendo un nuevo afecto a cada toque, como desafiándome a desentrañar los misterios tras sus hilos. Y yo me atrevo a acariciarla. Lo que hay entre la guitarra y yo es una atmósfera seductora, una especie de cortejo que requiere dedicación y calidez; como si nos abrazáramos, pecho con pecho, en una dedicación constante al arte de hacer música.

El disco de La Fusa, con Vinícius de Moraes y Maria Creuza, ha marcado a varios generaciones musicales. ¿No cree, a veces, que es una sombra demasiado alargada sobre su carrera, que ha terminado ocultando otros discos, otras fases interesantes de su carrera?

En lugar de ser una sombra, el disco de La Fusa se ha convertido en una luz que me impulsa a nuevas temporadas de espectáculos. Porque es un disco que se mantiene vivo e increíblemente actual, como si él fuera una copia de seguridad para mí y poder mostrar lo que vino después.

"Las canciones nacían del placer de vivir", resumió usted hace unos años sobre el proceso creativo. ¿Siguen surgiendo de ahí o, con la edad, la canción también puede venir de otros lugares?

El tiempo mejora los placeres que ofrece la vida, y la juventud se renueva en esta mejora. Mi música es la expresión de mi vida cotidiana a medida que la vida cambia. Pongo en música las emociones de mis experiencias con la gente, mis sueños y mis logros de una manera transparente y sin complicaciones. 

Decía usted antes que se siente más artesano que artista... 

En realidad, el arte requiere artesanía constante, búsqueda y búsqueda, hacer y rehacer... Construir acordes y armonías es como tallar un diamante, modelar una pieza, pintar un cuadro. Pero la música nace de lo invisible que se esconde en el alma. La artesanía tiene más encanto.

¿Cree que la música brasileña vive de la nostalgia o todavía se están produciendo fenómenos musicales interesantes?

Es imposible cambiar la naturaleza de un pueblo, y los brasileños traemos la nostalgia como herencia y la mantenemos en nuestra música, aunque sea velada y transformada, siguiendo el dinamismo de las tendencias. Se renuevan ritmos y temas, pero sí se nota una falta de calidad musical. Sin embargo, en medio de esta cosecha de valores, siempre hay quienes pueden prosperar y permanecer. 

¿Entonces no hay ahora en Brasil un poeta a la altura de Vinícius de Moraes?

Tenemos a los que son poetas en sus letras, sí, pero Vinícius aportó a la música la auténtica arquitectura de la poesía de sus sonetos, poemas y romances. Además, también era un gran músico, de agudo oído interno, autor de bellas melodías; encontró la palabra exacta para cada acorde y la rima fácil y, al mismo tiempo, noble. Hizo de la poesía un acto de pasión, y vivió para ello, renunciando a partes importantes de su vida. Puede haber grandes poetas, pero es que Vinicius es exageradamente grande.

¿Podría surgir ahora un movimiento similar a la bossa nova? En alguna ocasión ha dicho que en Brasil no falta el talento sino "el brasileirismo". 

Surgió en un período de orgullo en Brasil, al contrario de lo que sucede hoy, en ese momento había una atmósfera de libertad y optimismo. La nueva capital estaba emergiendo, Brasilia resplandecía en su arquitectura moderna y audaz, fuimos campeones de fútbol, baloncesto, tenis, boxeo e incluso atletismo. E incluso en cine, 'Orfeo Negro' ganó el Oscar a la Mejor Película Extranjera. Al mismo tiempo, surgió en Río de Janeiro una generación de talentosos músicos, jóvenes de playas de mar azul y sol, con la predisposición de transportar a la música esa vigorosa frescura que vivía el país. Y ahí nació la Bossa Nova. Hoy sería imposible: vivimos tiempos de duda y desánimo, de una juventud sin voz y sin rumbo, reflejo de un gobierno desorientado y cojo. Los talentos existen pero les falta ese ímpetu y orgullo que se vivió a lo largo de los años cincuenta.

Compartir el artículo

stats