El aeropuerto de Palma ayer vivió una jornada caótica por las fuertes lluvias que cayeron por la tarde provocando graves inundaciones que anegaron el edificio, el parking, los accesos a Son Sant Joan y la pista. El agua caía a raudales, por ejemplo, por el techo del área comercial del duty free en la terminal A recién reformada.