La UD Ibiza visita Ceuta con varios retos y cuentas pendientes

El equipo ibicenco quiere hacer buena su victoria frente al Castellón con un nuevo triunfo a domicilio, contra un rival muy sólido y difícil de batir en casa

La plantilla de la UD Ibiza se ejercitó en Can Misses ayer a primera hora antes de afrontar un largo viaje de 10 horas por tierra, mar y aire hasta Ceuta. | UD IBIZA

La plantilla de la UD Ibiza se ejercitó en Can Misses ayer a primera hora antes de afrontar un largo viaje de 10 horas por tierra, mar y aire hasta Ceuta. | UD IBIZA / RUBÉN J.PALOMO. EIVISSA

Con la premisa de prolongar la racha lejos de Can Misses, donde suma cinco victorias y dos empates, y con el objetivo de mantener la presión sobre el liderato que todavía ejerce el CD Castellón. Así puso rumbo ayer la UD Ibiza con dirección a Ceuta, donde esta tarde se mide con el representante norteafricano en el encuentro correspondiente a la decimoquinta jornada en el grupo 2 de Primera RFEF (18 horas).

El partido tiene aroma a revanchas y a ‘play-off’. Hay varias cuentas pendientes en el Municipal Alfonso Murube. Por un lado, allí fue donde hace casi un año la UD Ibiza se instaló en el sótano de su fracaso la temporada pasada, en Segunda División, cayendo eliminada en la Copa del Rey por un Ceuta que entonces ocupaba la última posición en Primera RFEF. La escuadra que dirigía Lucas Alcaraz perdió por 3-2, dejándose remontar, y dio una imagen pulisánime en un partido premonitorio de lo que sería el segundo tramo de campaña para los celestes.

En aquel Ceuta jugaba Alain García, el protagonista del segundo capítulo de esta historia de venganzas. El carrilero había llamado la atención del club celeste y lo fichó para el presente ejercicio. Debutó en el primer partido de Liga en Córdoba, pero a escasas horas del cierre del mercado fue dado de baja para poder inscribir a Cedric.

Alain se quedó sin equipo pero hace apenas 10 días, por caprichos del destino, firmó su regreso al conjunto caballa y el lunes pegó una rajada de las que marcan época en la previa del enfrentamiento con su fugaz exequipo. «En el Ibiza me jodieron y tengo muchas ganas de darles en los dientes en el campo, de demostrarles que se equivocaron», dijo sin cortarse un pelo en un programa de la televisión ceutí.

Ayer, algo más calmado, Alain compareció ante los medios en el Alfonso Murube. «Es un enfrentamiento especial, en el que tengo muchas ganas de jugar. Será un partido bonito, entre dos equipos muy fuertes que se miden en un partido de ‘play-off’», indicó.

También explicó su visión del encuentro el preparador caballa José Juan Romero, quien señaló sobre la UD Ibiza que es «un conjunto hecho para subir y donde la mayoría de sus jugadores vienen de Segunda División, además de tener un gran entrenador como Guillermo Fernández Romo. Un equipo que sabe jugar los partidos y que está muy bien trabajado».

La UD Ibiza amanece hoy en Ceuta tras un largo viaje con escalas en Barcelona, Málaga y Algeciras antes de llegar a la ciudad autónoma en barco y autobús. Una pequeña odisea de 10 horas de la que debe recuperarse para afrontar un importante desafío, a partir de las seis de la tarde, contra uno de los equipos más sólidos en casa. El combinado ceutí marcha séptimo con 23 puntos y suma cinco jornadas sin perder. En su feudo sólo ha caído con el Castellón (1-3). Los otros cinco rivales han sido incapaces de marcarle.