Diez años de búsqueda

El enigma Malén

Malén Zoe Ortiz, que tenía 15 años cuando desapareció el 2 de diciembre de 2013 en Calvià.

Malén Zoe Ortiz, que tenía 15 años cuando desapareció el 2 de diciembre de 2013 en Calvià. / DM

El próximo día 2 se cumple una década de la desaparición de la adolescente en Calvià. La intensa investigación de la Guardia Civil ha seguido decenas de pistas focalizadas en varios sospechosos sin encontrar pruebas definitivas que permitan esclarecer el caso.

Varios guardias civiles, rastrean la zona.

Varios guardias civiles, rastrean la zona. / Manu Mielniezuk

La pregunta lleva diez años repiqueteando: ¿qué le pasó a Malén Ortiz? La adolescente de Calvià se bajó del autobús escolar el 2 de diciembre de 2013 y puso rumbo a la casa de su novio en Son Ferrer. Algo le pasó por el camino y su rastro se desvaneció. La Guardia Civil ha removido cielo y tierra en una intensa y compleja investigación que de momento, no ha dado frutos. El sumario de la ‘Operación Vans’ refleja cientos de interrogatorios, pinchazos telefónicos, registros, seguimientos y otras gestiones que no han permitido despejar el enigma. Estas son las principales líneas de investigación que ha seguido la Policía Judicial durante la última década.

EL PRINCIPAL SOSPECHOSO

El hombre que vivió en la zona y acosaba a niñas y adolescentes

El nombre de José R.M. se repite una y otra vez en las investigaciones. Este anciano que tiene ahora 75 años había vivido en una ruinosa finca a la que seguía acudiendo de vez en cuando a pocos metros del lugar donde una cámara de seguridad grabó a Malén por última vez, montada en un monopatín, en el camino de Cala Figuera. Había trabajado en Hollywood y cuando desapareció Malén abordaba en ese mismo lugar a chicas jóvenes para ofrecerles participar en un desfile de moda con patines. La Policía Local de Calvià actuó en agosto de 2012 por la agresividad con la que quiso captar a dos adolescentes para ese supuesto proyecto. Además, fue denunciado por acosar a través de Facebook a una niña de ocho años, hija de los dueños de un bar que frecuentaba.

La Guardia Civil ha rastreado hasta la saciedad su posible implicación en la desaparición, con varios interrogatorios -complicados por el trastorno delirante crónico que sufre- y exhaustivos registros en sus inmuebles y vehículos, pero nunca se ha encontrado ninguna prueba que lo vincule a Malén. Actualmente está ingresado en un centro psiquiátrico de la península. 

FAMILIARES Y AMIGOS

El entorno más próximo a Malén, investigado y descartado 

Los padres, separados desde hace años y que mantienen una relación más que tormentosa, han sido investigados hasta la saciedad desde el primer momento. Él tiene una coartada sólida y ella estaba en el extranjero cuando desapareció Malén. El novio, a cuyo domicilio se dirigía la menor, levantó algunas suspicacias y la Guardia Civil registró tanto la vivienda como el negocio de sus padres. Otro callejón sin salida.

EL MISTERIO DE ES PIL·LARÍ

Una conexión a Instagram dos días después de desaparecer

Las redes sociales han sido también una constante en la investigación. El 4 de diciembre de 2013, dos días después de desaparecer, alguien accedió a la cuenta de Instagram de Malén desde una vivienda situada en es Pil·larí donde vivía un hombre y sus dos hijos. El piso fue registrado con perros adiestrados, que marcaron el rastro de Malén en un cuarto, pero no se halló ADNde la menor ni otras evidencias. A día de hoy, la Guardia Civil sigue sin poder explicarse la conexión a Instagram.

LA PISTA DE SON SARDINA 

Accesos a Facebook y una mochila como la de Malén

También la cuenta de Facebook de Malén tuvo movimientos tras su desaparición. La pista llevó a la Guardia Civil hasta una casa de Son Sardina. Durante los seguimientos a sus moradores, los agentes vieron a uno de ellos con una mochila como la que llevaba Malén cuando desapareció. Parecía una pista definitiva, pero tampoco hubo suerte. Una joven había conseguido acceder a la cuenta de la desaparecida y estuvo rastreando en ella «para ayudar».

LA BANDA DE MAGALUF

Un grupo de jóvenes delincuentes que actuaban por la zona

Los responsables de la investigación centraron sus sospechas durante meses en un grupo de jóvenes de la zona de Magaluf con antecedentes por robos y algún que otro delito sexual. Una chica aseguró a la Guardia Civil que uno de ellos quiso violarla, pero no quiso denunciarle. Fueron meses de pinchazos, seguimientos y vigilancias que tampoco permitieron resolver el caso.

DELINCUENTES SEXUALES

Una decena de hombres con antecedentes por violaciones 

La Guardia Civil elaboró un listado con una docena de hombres con delitos sexuales o violentos a sus espaldas residentes en la zona donde desapareció Malén. Se comprobaron sus movimientos y coartadas sin encontraron pistas fiables.

LA HIPÓTESIS DEL CONOCIDO

La Guardia Civil cree que Malén subió a un coche voluntariamente 

La última tesis de los investigadores es que Malén no fue secuestrada en el lugar donde se la vio por última vez. Por la zona pasaron en 10 minutos unos 300 coches, por lo que alguien debería haber visto algo si la hubieran metido a la fuerza en un vehículo. La Guardia Civil apunta a que una persona conocida se ofreció a llevarla, no necesariamente a casa de su novio, y algo pasó durante el trayecto. Los investigadores han elaborado una lista con 25 nombres, sobre los que sigue trabajando para resolver el enigma.