Homicidio

El hombre que mató presuntamente a su madre en Cáceres sigue a la espera de pasar a disposición judicial

Vecinos aseguran que hace años tuvo un altercado con su padre

El joven de 46 años padecía un trastorno mental

Un vecino señala la casa donde sucedieron los hechos, en la calle Dos de Mayo, de Holguera.

Un vecino señala la casa donde sucedieron los hechos, en la calle Dos de Mayo, de Holguera. / TONI GUDIEL

Nieves Agut

La noche que sucedió la trágica muerte de la vecina de Holguera (Cáceres), Semi, a manos de su hijo, Kiko, este llamó insistentemente a su madre para que entrara en casa. Así lo relatan algunos vecinos que residen cerca del número 29 de la calle Dos de Mayo donde ambos residían. Uno de los testigos, Antonio, explicó a El Periódico de Extrenadura, de Prensa Ibérica, que el hijo "salió de la casa y llamó a voces a su madre para que entrara en casa porque estaba lloviendo y hacía mala noche y recriminándole que se iba a mojar". Cuenta que Semi se encontraba en ese momento visitando a una vecina que vive delante y que, al parecer, está enferma y toma medicación. "En los pueblos pequeños como el nuestro cuando un vecino está malo enseguida acudimos a ayudar y Semi fue a ver a su vecina enferma", asegura Manolo, que recuerda que Kiko llamó a voces a su madre hasta que esta ya entró en casa. Momentos después sucedió el trágico suceso.

Francisco Perancho, 'Kiko', ya tuvo un fuerte altercado con su padre, Damián, hace algo más de dos años y medio, coincidiendo con la época de la pandemia por el Covid-19. Así lo han recordado algunos vecinos esta mañana, un día después de que Kiko acabara con la vida de su madre.

Altercado entre padre e hijo

Sobre este asunto, Juan, vecino de Holguera, recuerda que en aquel altercado "padre e hijo llegaron a las manos" y de hecho asegura que tuvo que personarse la Guardia Civil tras lo sucedido. Tras esta disputa, según relata el mismo vecino, el padre de Kiko, que en aquel momento ocupaba el cargo de juez de paz del pueblo, "tuvo que ser atendido por el médico por la pelea con su hijo, pero nunca le llegó a denunciar". "Con su padre tenía muchos encontronazos, pero nadie podía pensar que esto acabara así con su madre", aseguró.

Se prevé que los restos mortales de Semi, la madre de Kiko, reciban sepultura en el cementerio municipal de Holguera, donde está enterrado su marido, Damián. Pero todavía, desde el ayuntamiento y los vecinos desconocen la hora en la que tendrá lugar el sepelio.

Semi, que respondía al nombre de Semeniana Gómez Martín, tenía 83 años y presuntamente perdió la vida a manos de su hijo, de 46 años, que padece un trastorno mental desde que cuando era pequeño fuera atropellado por un coche y permaneciera un tiempo en coma. Aun así, su relación con sus vecinos era excelente y estos aseguran que "madre e hijo sentían pasión el uno por el otro".

Los hechos sucedieron el pasado domingo. Nada más ocurrir, Kiko confesó el crimen a unos amigos. "He matado a mi madre", les dijo. La Guardia Civil lo detuvo, pasó al cuartel de Torrejoncillo y ahora está a la espera de pasar a disposición judicial. Según fuentes del caso lo hará mañana miércoles.