Educación

Aulas menos masificadas y más perfiles pedagógicos: así encajarán los profesores la caída de alumnos

"La caída de la natalidad es un hecho. Ahora bien, debemos contar con el factor inmigración para compensar", explica Xavier Bonal, profesor de Sociología en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)

Primer día escuela en el colegio Mercè Rodoreda de Barcelona.

Primer día escuela en el colegio Mercè Rodoreda de Barcelona. / Elisenda Pons

Olga Pereda

Cataluña ha empezado este miércoles el curso con 20.000 alumnos y alumnas menos en infantil y primaria. La pérdida de niños y niñas no es algo exclusivamente de las aulas catalanas. En los próximos 10 o 15 años, las clases de todas las etapas educativas obligatorias (secundaria incluida) se verán mermadas con un 20% menos de chavales en toda España, según las previsiones del centro de políticas económicas EsadeEcPol. Si hay menos estudiantes ¿se necesitarán menos profesores? En las facultades de Educación aseguran que esa ecuación no es así de simple.

“La caída de la natalidad es un hecho. Ahora bien, debemos contar con el factor inmigración para compensar. De hecho, en las crisis que hemos pasado, tanto la económica como la sanitaria, el alumnado migrante bajo, pero luego se recuperó”, explica Xavier Bonal, profesor de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), divulgador, investigador y autor de ensayos sobre educación y sociología de la educación.

“Pensar que la disminución de niños y niñas implica una reducción del esfuerzo educativo es un error. Lo que hay que hacer es dar margen a la innovación. Por ejemplo, implantar ratios (número de alumnos por aula) más bajas, sobre todo en los ambientes más desfavorecidos. Otra posibilidad sería la fórmula de la cododencia y los grupos más flexibles. Es decir, concluir que una disminución de alumnos implica una disminución de docentes es una ecuación simple que puede hasta resultar peligrosa”, añade Bonal.

Descenso desigual

Entre 2015 y 2020, España ha sufrido un descenso demográfico medio del 19,2%, según las estadísticas del INE. Algunas comunidades superan ese porcentaje, como Asturias (25,8%). Otras, como Baleares (11,7%), están por debajo. Xavier Martínez-Celorrio, profesor de Sociología de la Universitat de Barcelona y experto en temas educativos, explicó recientemente en El Periódico, del grupo Prensa Ibérica, que la bajada de natalidad no tendrá un impacto inmediato en las aulas, pero sí a partir del curso 2026/27. Los territorios más afectados serán los menos poblados, como Castilla y León, Asturias, Galicia, Cantabria y Extremadura.

"Pensar que la disminución de niños y niñas implica una reducción del esfuerzo educativo es un error. Lo que hay que hacer es dar margen a la innovación"

Xavier Bonal

— Profesor de la UAB

“Harán falta especialistas educativos para atender la diversidad y el bienestar emocional de los niños y las niñas”

Enric Prats

— Vicedecano de la facultad de Educación de la UB

En la misma línea, el profesor Bonal se muestra partidario de racionalizar los recursos porque el bajón demográfico no se dará de manera igual en todos los territorios sino que será especialmente intenso en la España vaciada. “La fusión de centros escolares será inevitable”, explica.

Antecedente

Cuando Esade publicó sus previsiones, el pasado mes de abril, el investigador Lucas Gortazar, especialista en educación y política social, recordó que la pérdida de alumnos ya es algo que sufrió España en los años 90 del siglo pasado. Fue más suave y se saldó con el cierre de algunas escuelas de primaria. El latigazo que se avecina en España es similar a lo que vivieron, en la década de los 90, los países de Europa del este, donde se desplomó la natalidad y hubo un cierre masivo de escuelas, sobre todo en las zonas rurales.

El profesor Bonal insiste en que se seguirán necesitando los mismos profesores que ahora, quizá, eso sí, con otro tipo de perfiles. “Habrá que estudiar -concluye- qué perfiles serán los más necesarios”.

Jubilación de profesores

Enric Prats, vicedecano de la facultad de Educación de la Universitat de Barcelona (UB), añade que en los próximos años se jubilarán muchos profesores y profesoras que entraron en los años 80, donde se registró un boom. De ahí que sea imprescindible la reposición.

Al igual que el profesor Bonal, Prats insiste en que la disminución de alumnos jamás debería ir acompañada de una reducción de presupuesto para reducir plantillas sino de otro tipo de medidas como la bajada de ratios y la diversificación de perfiles educativos. Por ejemplo, perfiles más enfocados en la tecnología o en la coordinación pedagógica. “Harán falta especialistas educativos para atender la diversidad, el bienestar emocional de los niños y las niñas”, explica.

El vicedecano también apuesta por esponjar las aulas para que dejen de estar masificadas, así como por la movilidad del profesorado. “Podría ser una buena idea resituar a los docentes de primaria para que puedan dar clase en secundaria”, concluye.

Prats también hace un llamamiento a los políticos para que la natalidad no sea una cuestión exclusiva de los jóvenes (que cada vez lo tienen más complicado para tener hijos) sino una cuestión de Estado. “Cuantas más ayudas a la natalidad, mejor. Es algo que ya hemos visto en los países nórdicos”, insiste.