La OMS y EEUU, en alerta

Los científicos estudian si la nueva variante del covid podría expandirse como ómicron

La comunidad médica expresa su inquietud por la cantidad de mutaciones que presenta la BA.2.86, catalogada por ahora como sublinaje de ómicron

Una mujer en Pekín, China, este 18 de agosto.

Una mujer en Pekín, China, este 18 de agosto. / EFE

Beatriz Pérez

La variante del covid-19 que más preocupa ahora mismo a los epidemiólogos no es Eris (o EG.5.1, la sublinaje de ómicron que circula en Cataluña desde el 8 de junio), sino la BA.2.86, catalogada de momento como sublinaje de ómicron y detectada por primera vez en el mundo hace apenas cinco días, el pasado 13 de agosto. Desde entonces, se han detectado seis casos en todo el planeta (ninguno de ellos en España).

Se desconoce si este sublinaje, con más mutaciones que Eris, tendrá mayor escape inmunológico o será más transmisible

La BA.2.86 incluye muchas más mutaciones que sus predecesoras, lo que la convierte en una subvariante de ómicron muy diferente a las anteriores, si bien los datos todavía son escasos. A falta de más información, los científicos aseguran que esta variante recuerda al "salto" que se produjo a finales de 2021, cuando apareció la ómicron y desplazó a la delta. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades sanitarias de Estados Unidos anunciaron este viernes que están siguiendo de cerca esta nueva variante del covid-19, aunque por ahora "se desconoce el impacto potencial de las numerosas mutaciones".

La variante BA.2.86 ha despertado en la comunidad científica mucho más interés (no exactamente preocupación, dada la incertidumbre que aún hay al respecto) que Eris, la única de la que se hablaba hasta hace unos días. "La comunidad científica está siguiendo muy de cerca la BA.2.86 porque incorpora múltiples mutaciones: tiene 34 mutaciones relativas al linaje BA.2 de ómicron, 36 mutaciones de la subvariante de ómicron XBB.1.5 y 58 de la variante original del SARS-CoV-2 de Wuhan", apunta Roger Paredes, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti, en Badalona) e investigador del Institut de Recerca de la Sida (IrsiCaixa).

"Este aumento de mutaciones es un cambio significativo, similar al salto que se produjo entre las variantes delta y ómicron"

Roger Paredes

— Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas de Can Ruti

Paredes pide prudencia: todavía falta mucha información y se desconoce si esta nueva variante tendrá mayor escape inmunológico o si será más transmisible. En todo el mundo se han detectado ya seis casos de esta nueva variante en cuatro países: uno en Israel, tres en Dinamarca, uno en EEUU y otro en Reino Unido.

"Cambio significativo"

Paredes explica que es la primera vez en muchos meses que la comunidad científica detecta una variante que acumula muchas más mutaciones de lo habitual. "Este aumento de mutaciones] Es un cambio significativo, similar al salto que se produjo entre las variantes delta y ómicron", dice este infectólogo. La nueva variante ómicron apareció a finales de 2021 y era mucho más transmisible que la anterior, la delta. Con ómicron, la población (que entonces no tenía la inmunidad que sí tiene ahora,) se adentró en la sexta ola de covid-19 en plenas Navidades. Ómicron causó una gran oleada de contagios, pero resultó ser menos grave que su predecesora.

¿Cuáles son las implicaciones de este "salto" en las nuevas mutaciones? De momento, se desconoce. Sin certezas en la mano, los científicos creen que es posible (aunque no seguro) que sea más transmisible, que probablemente no causará enfermedad más grave que las anteriores (de momento no hay evidencia al respecto) y que los test, vacunas y tratamientos utilizados hasta ahora con probabilidad seguirán siendo efectivos.

"Es una variante muy diferente, para estudiar y vigilar. Es posible que en los próximos días se vaya detectando en otros países", dice Paredes. "Pero, a día de hoy, no sabemos si habrá muchos más contagios. Es una posibilidad. La otra posibilidad es que esto se extinga. Si esta combinación de mutaciones no se transmite mejor que la Eris, acabará imponiéndose la Eris", añade.

Pero el pasado ha enseñado algunas lecciones. Por ejemplo, que las variantes con un elevado número de mutaciones se asocian a un mayor escape vacunal y a una mayor transmisibilidad. Para Paredes lo interesante ahora mismo es que esta nueva variante, la BA.2.86, se está vigilando desde el primer momento. En una o dos semanas, se sabrá si los casos están aumentando o no. "No sabemos cómo acabará. Pero, como hay señales de riesgo, es bueno que los sistemas de salud continúen haciendo secuenciación", subraya este infectólogo, quien destaca, además, que la aparición de esta nueva variante demuestra que la pandemia no ha acabado y que los virus siguen evolucionando.