Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El renacer de estas sustancias

Las microdosis de psicodélicos: un 'boom' en Silicon Valley cuyos riesgos se desconocen

Los psiquiatras advierten de que no hay estudios sobre los efectos a largo plazo de estas sustancias

Pastillas de MDMA, un tipo de psicodélicos. Alberto Valdés

Hace un tiempo que está en auge el consumo de microdosis de psicodélicos como la psilocibina (una sustancia alucinógena que se obtiene de hongos). Son, como su propio nombre indica, dosis muy pequeñas de drogas psicodélicas que, según quienes las consumen de manera regular, aumentan la productividad y creatividad en el ámbito laboral. Las puso de moda Silicon Valley (en San Francisco, EEUU), la 'meca' de la tecnología y la creatividad. Estas microdosis se están consumiendo también en España, aunque no existe una "imagen fidedigna" de cuánto ni se conoce la "magnitud del fenómeno". En EEUU sí viven un 'boom'.

"Los consumidores de microdosis dicen que tienen efectos en la productividad. Hay personas que reportan muchos beneficios. Sin embargo, los ensayos clínicos no encuentran un beneficio claro comparado con el placebo", explica Óscar Soto Angona, psiquiatra e investigador del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) y presidente de la Sociedad Española de Medicina Psicodélica, entidad que busca acercar el uso clínico de las sustancias psicodélicas con finalidad terapéutica.

Si bien hay varios ensayos clínicos que demuestran la eficacia de ciertas sustancias psicodélicas (como la psilocibina, el LSD o el MDMA), siempre bajo supervisión médica, en un marco sanitario y con el acompañamiento de una terapia psicológica, para tratar trastornos mentales como la depresión o el estrés postraumático, no hay evidencia científica en torno a las microdosis, que son sustancias que los consumidores ingestan por su cuenta y riesgo.

"En las microdosis de psicodélicos, hay diferencia entre lo que reporta la gente y los ensayos clínicos controlados. La gente reporta beneficios con el consumo de microdosis [rinden más en el trabajo, aumenta su creatividad], pero los ensayos dicen que las microdosis no tienen beneficios, tampoco sobre ningún problema de salud mental determinado. De hecho, los beneficios reportados pueden estar relacionados con el efecto placebo", subraya Soto Angona, idea que respaldan más psiquiatras consultados por este diario.

Según el abogado del bufete Brotsabert Francisco Azorín, el consumo de microdosis está creciendo "de manera exponencial" porque la psilocibina está cerca de ser "reconocida" como tratamiento para la depresión. En España, estas microdosis de psilocibina se pueden comprar por Internet, en la 'darknet', así como en "casas privadas". También se pueden traer de Países Bajos, pero el consumo en nuestro país "no está regulado, ni reconocido para tratar ninguna enfermedad".

"Desconocimiento"

El auge de las investigaciones (tanto en EEUU como en España) sobre el uso de psicodélicos, con eficacia probada, para tratar trastornos mentales y la actual pandemia de la salud mental están impulsando el consumo de estas microdosis, a título individual y sin supervisión médica y sobre las cuales, además, no hay estudios probados.

Aun así, los expertos creen que su riesgo es "bastante bajo", debido precisamente a las baja cantidad de psilocibina que contienen. Aun así, llaman a la cautela. "Aunque no son sustancias que puedan ser especialmente peligrosas, no conocemos bien sus efectos. No se sabe su efecto a largo plazo, pero ante la duda es mejor evitar estas prácticas mientras no haya más investigación", apunta Antón Gómez-Escolar Sanz, miembro de Energy Control, psicofarmacólogo y autor de la 'Guía esencial del renacimiento psicodélico'.

Además, Gómez-Escolar señala una característica de estas "sustancias ilegales": la persona no sabe lo que está tomando realmente. "En el mercado regulado no existe este riesgo. Una persona puede estar tomando una sustancia que se piensa que es LSD y no lo es. Aunque todo apunta a que no va a haber muchos problemas de seguridad porque son dosis muy bajas, falta investigación".

Para el psiquiatra del Hospital Clínic Santiago Madero, las microdosis de psilocibina son "como los suplementos vitamínicos", sustancias con un "perfil de seguridad muy alto" pero de los cuales se ignoran los riesgos "a largo plazo".

Compartir el artículo

stats