Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Irene Cano, directora general de Meta para España y Portugal: "No hay nada más desmotivador que cobrar un 23% menos por hacer lo mismo que el de al lado"

La directiva ovetense habla desde el puesto de observación privilegiado que le otorga una amplia trayectoria de responsabilidades en la plataforma tecnológica, donde fue directora comercial y de desarrollo de negocio desde 2010 y directora para España a partir de 2012

Irene Cano.

Como punto de partida, el consejo de Irene Cano invita a pensar que “nada es imposible”. La directiva ovetense, directora general de Facebook (ahora Meta) para España y Portugal, habla desde el puesto de observación privilegiado que le otorga una amplia trayectoria de responsabilidades en la plataforma tecnológica, donde fue directora comercial y de desarrollo de negocio desde 2010 y directora para España a partir de 2012. Nada hay imposible, recalca, “en un futuro donde, gracias a la tecnología, las oportunidades son exponenciales”, donde conviene pensar que “no hay nada fuera de nuestro alcance y confiar en nuestras posibilidades”. Cano será nombrada socia de honor de Compromiso Asturias XXI en el encuentro anual del colectivo, acto que se iba a celebrar mañana en Oviedo, pero que ayer se canceló por la situación de la pandemia y está a la espera de nueva fecha.

–Se la nombra socia de honor de Compromiso Asturias XXI por ser “un referente” para los jóvenes y las mujeres. ¿Se reconoce en el retrato?

–Es un honor para mí recibir este premio y si eso significa que mi trabajo pueda animar a los jóvenes a que apuesten por ellos mismos y luchen por sus sueños, la gratificación es aún mayor. A lo largo de mi vida, mis referentes han sido aquellos que me han apoyado y alentado a conseguir mis metas, empezando por mi propio entorno familiar, como es el caso de mis padres. Lo más importante es saber que no hay nada fuera de nuestro alcance y confiar en nuestras posibilidades. En un futuro donde, gracias a la tecnología, las oportunidades son exponenciales, nada es imposible.

–El peso de las mujeres directivas apenas supera el tercio en la empresa española. Mirando con perspectiva, ¿diría que le ha costado todo más por ser mujer?

–Siempre encuentro difícil responder a esta pregunta de manera objetiva. Sinceramente creo que para poder hacerlo habría que vivir ambos escenarios y, obviamente, eso no es posible. Soy una optimista nata y esto me ha ayudado a buscar la parte positiva en todo lo he ido haciendo, maximizando lo bueno que me ocurría y minimizando lo menos bueno. Los retos a los que me he enfrentado como directiva han sido muchos, el camino siempre está lleno de dificultades pero las satisfacciones y los logros, para mí, los han compensado con creces. Cierto es que yo tuve la suerte de comenzar a trabajar en una casi desconocida industria tecnológica, en la que luego elegí continuar, donde el talento prima sobre el género. Una industria en la que las empresas ofrecen las herramientas necesarias a todos sus empleados para progresar en su lucha por atraer y retener el talento. No todas las industrias apuestan de la misma forma por la diversidad y la inclusión y eso es algo que necesariamente tiene que cambiar si queremos seguir avanzando en el camino hacia la paridad.

–¿Cuál es su fórmula para hacer crecer esta proporción?

–Una que incluye muchas y muy diferentes variables y que requiere el compromiso de toda la sociedad –familias, instituciones y empresas– y que comienza por la educación. Es necesario educar a nuestros hijos y a nuestras hijas en la igualdad desde el principio. Son fundamentales los esfuerzos en materia de educación para motivar a las niñas a que tengan confianza en sus habilidades y en sus posibilidades, y apuesten por carreras STEM, ya que la mayoría de los trabajos del futuro estarán relacionados con la ciencia y la tecnología. Ya en el entorno laboral, es necesario eliminar la brecha salarial y asegurar salarios equiparados, no hay nada más desmotivador que cobrar un 23% menos por hacer lo mismo que el de al lado. Además, promover la conciliación e implementar los procesos y facilitar las herramientas a las mujeres para que sea efectiva, es también un paso necesario para facilitar el avance profesional de las mujeres, especialmente hacia puestos de responsabilidad.

–¿Cómo se ve Asturias desde su perspectiva de mujer de éxito que ha triunfado fuera de la región?

–Asturias es una región llena de talento y con un potencial de emprendimiento e innovación increíble. Son muchos los emprendedores asturianos que destacan dentro y fuera de la región. Además, hace años era difícil encontrar tantos negocios prosperando más allá de las grandes ciudades, pero ahora cada vez veo más casos de empresas asturianas que utilizan las redes sociales y otras herramientas tecnológicas para potenciar su negocio.

Uno de los principales avances que la tecnología nos ha traído en los últimos años es la deslocalización del talento. Hemos visto cómo se puede trabajar eficientemente desde cualquier lugar, sin necesidad de concentrarse en las principales urbes y esto es una gran oportunidad para Asturias.

–El auge del teletrabajo es una clara oportunidad de futuro para el Principado y sobre todo para sus amplias áreas rurales. ¿Falta avanzar en conectividad? ¿En qué más?

–En efecto es necesario mejorar la conectividad, ya que uno de los desafíos que presenta esta revolución digital es la inclusión, de forma que el proceso de digitalización sea universal, e incluya a todos sin que nadie se quede atrás.

Además, y al igual que ocurre en el resto del país, es esencial más formación en competencias digitales, posiblemente una de las necesidades más acuciantes para que los trabajadores actualicen sus conocimientos y estén preparados para los cambios que se han producido, y los que están por venir.

–Tiene una posición privilegiada para explorar el futuro. ¿La próxima revolución va a ser la de la realidad aumentada y los universos virtuales?

–Caminamos hacia una tecnología cada vez más inmersiva en la que las personas serán el centro de cualquier innovación, es lo que llamamos tecnología social. Nosotros, en Meta, hemos iniciado el camino para ayudar a construir el metaverso, la evolución natural de internet que transformará la forma en la que interactuamos, un conjunto de espacios virtuales donde puedes crear y explorar con otras personas que no están en el mismo espacio físico que tú. Podrás pasar el rato con tus amigos, trabajar, jugar, aprender, comprar, crear y mucho más. Y al igual que ocurrió con internet, abrirá multitud de oportunidades para todos y su desarrollo será un proyecto global conjunto, que involucrará a personas, compañías, instituciones y gobiernos de todo el mundo.

–¿Qué retos de futuro tiene planteados fundamentalmente a la compañía?

–Seguiremos invirtiendo en la construcción del metaverso y en innovación en general, para que las personas puedan seguir conectadas con la ayuda de nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, la realidad virtual y la realidad aumentada. También tenemos un compromiso firme para ayudar en la aceleración digital y la recuperación económica. Trabajamos muy de cerca con las empresas, especialmente las pymes que a veces carecen de departamentos tecnológicos o tienen menor capacidad de inversión, y las ayudamos con recursos y herramientas que necesitan para salir adelante. Otra área que tenemos presente es la sostenibilidad, estamos desarrollando diversas iniciativas con el objetivo de reducir el impacto en el medio ambiente.

–¿Diría que la pandemia y el confinamiento han contribuido a democratizar la tecnología y han favorecido el acercamiento de las personas al universo tecnológico?

–Sin duda. El cambio social que vivimos debido a la pandemia ha pasado por la digitalización de la mayor parte de nuestras costumbres: trabajo, relaciones, compras, educación… Realmente, la tecnología, lejos de distanciarnos, nos ha acercado mucho más durante estos meses. Y más allá de las relaciones sociales, también ha contribuido a que muchos negocios hayan podido continuar su actividad, a pesar de las dificultades.

–Se ha hablado mucho de lo que Meta sabe sobre el uso que se hace de las herramientas que pone en manos de las personas. ¿Falta mucha formación?

–La formación es clave en este mundo digital en el que vivimos, formación no solo relacionada con las plataformas sociales sino con internet en general y con las nuevas tecnologías que ya están aquí, como la inteligencia artificial o la realidad aumentada. Para aprovechar las ventajas y oportunidades de la tecnología, hay que saber usarla bien. Es importante que la sociedad tenga estos conocimientos, para que puedan operar con éxito en la economía digital y garantizar el progreso. Es responsabilidad de todos y en Meta tenemos en marcha desde hace años programas de formación específicos dirigidos a distintas audiencias, desde padres a profesores, pasando por jóvenes o emprendedores. Para que todos ellos tengan los conocimientos que necesitan para operar en este entorno digital.

Compartir el artículo

stats