¡Un corazón más fuerte, una vida más larga! 8 hábitos para prevenir infartos

Investigadores de la Asociación Estadounidense del Corazón estudiaron a más de 5.600 personas para llegar a esta conclusión

Ocho hábitos saludables buenos para el corazón.

Ocho hábitos saludables buenos para el corazón. / Pexels Shihabnymur

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la primera causa de muerte en el mundo. La cifra de muertes relacionadas con las cardiopatías mantiene una tendencia de crecimiento, según la Organización Mundia de la Salud desde hace mas de 20 años. En España más de diez millones de personas padecen enfermedades y patologías relacionadas con el corazón, de las cuales más de 120.000 personas fallecen cada año según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Investigadores de la Asociación Estadounidense del Corazón que estudiaron a más de 5.600 personas encontraron que quienes llevaban una dieta saludable, dormían entre siete y nueve horas por noche, no fumaban, hacían ejercicio y controlaban su presión arterial, azúcar en la sangre, colesterol y peso, redujeron su riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares (ECV) en un 36 por ciento.

Además, las personas que tenían antecedentes familiares de ECV redujeron su riesgo de desarrollar la afección y de morir por causas cardíacas y accidentes cerebrovasculares en un 39 por ciento. Su riesgo de morir por cualquier causa se redujo en casi un 80 por ciento.

Jiantao Ma, investigador principal y profesor de la división de epidemiología nutricional de la AHA, dijo que seguir estos ocho consejos podría reducir el riesgo sin importar su edad o historial de salud: "Los hallazgos de nuestro estudio nos dicen que no importa cuál sea su edad real, mejores conductas saludables para el corazón y manejo de los factores de riesgo de enfermedades cardíacas se asociaron con una edad biológica más joven y un menor riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y muerte por causas cardíacas"

Los investigadores observaron cómo las elecciones de estilos de vida saludables para el corazón impactaban el envejecimiento biológico del cuerpo y sus células, lo que contribuye a la salud general de una persona. 

Factores

Una multitud de factores afectan la forma en que envejece el cuerpo, incluida la genética, la dieta, el ejercicio y el medio ambiente. Estas cosas afectan el ADN de una persona y dejan "marcadores".

Los científicos pueden leer estos marcadores y utilizarlos como indicadores de la probabilidad de que se desarrolle ciertas condiciones de salud, como cáncer o enfermedades cardíacas.

En el estudio, publicado en el Journal of the American Heart Association (AHA) , los investigadores analizaron el ADN de 5.680 participantes en el Framingham Heart Study, que comenzó en 1948 y rastrea a los individuos y sus familias para comprender su riesgo de desarrollar ECV. Los sujetos tenían una edad promedio de 56 años.

Debido a que el conjunto de datos se remonta a tan atrás, los investigadores tenían detalles sobre los antecedentes familiares de los participantes, lo que les permitió saber si estaban genéticamente predispuestos a desarrollar enfermedades cardíacas.

Luego le dieron a cada participante una puntuación de estilo de vida basada en Life Essential 8 de la AHA, que iba del uno al 100, donde 100 es la mejor puntuación que alguien podría obtener, lo que significa que cumplieron perfectamente las ocho directrices.

En primer lugar, la dieta de una persona se calificó en función de qué tan bien se ajustaba al plan de enfoques dietéticos para detener la hipertensión de la AHA. La dieta es rica en verduras y ligera en carnes ricas en grasas, bebidas azucaradas y alimentos ricos en sal.

Es recomendable dormir más de siete horas.

Es recomendable dormir más de siete horas. / Pexel

A continuación, se calificó la calidad del sueño de los participantes: necesitaban dormir entre siete y nueve horas para obtener una buena puntuación.

Los investigadores también calificaron bien a un participante si hacía ejercicio con regularidad y no fumaba.

Luego calificaron a los participantes según medidas fisiológicas. Las personas con puntuaciones altas tenían un IMC más bajo, un colesterol más bajo y un nivel de azúcar y presión arterial más estables.

Cambios en el ADN

Al observar sus hábitos de estilo de vida, sus antecedentes familiares y sus cambios en el ADN, los investigadores encontraron que las personas que tenían puntuaciones altas en su estilo de vida tenían un 36 por ciento menos de probabilidades que las personas con puntuaciones bajas en su estilo de vida de morir de enfermedad cardiovascular.

Las personas que estaban genéticamente predispuestas a desarrollar enfermedades cardiovasculares redujeron su mortalidad por todas las causas en un 78 por ciento.

Los resultados mostraron que las personas con puntuaciones altas también tenían un 39 por ciento menos de probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas.

Además, descubrieron que las personas con estilos de vida más saludables tenían edades biológicas significativamente más jóvenes que su edad cronológica real, lo que sugiere que llevar un estilo de vida saludable para el corazón les ayudó a revertir su reloj genético, según el profesor Ma: "Nuestro mensaje es que todo el mundo debería tener en cuenta los ocho factores de salud relacionados con las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares".

Una limitación del estudio que señalan los investigadores es que solo midieron el ADN de un participante en un momento de su vida. Sin embargo, investigaciones anteriores han encontrado que los marcadores genéticos de las personas pueden fluctuar ampliamente durante un corto período de tiempo, lo que significa que puede ser difícil obtener una lectura precisa de una sola muestra.