Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juzgan a 7 hombres por asaltar el séquito de un príncipe saudí mientras viajaba a Ibiza

El convoy salió del hotel parisino George V cuando fue asaltado

El convoy salió del hotel parisino George V cuando fue asaltado

Hoy martes ha arrancado en París el juicio en el que siete hombres se sientan en el banquillo por un espectacular ataque al convoy del príncipe saudí Abdul Aziz Bin Fahd en la capital francesa en 2014 mientras se dirigía a Ibiza.

El botín robado incluía unos 250.000 euros en efectivo, relojes de lujo y documentos diplomáticos, informa Gulf News.

Abdul Aziz Bin Fahd es el hijo menor del fallecido rey Fahd y salió del lujoso hotel parisino George V la noche del 17 de agosto de 2014 con dirección al aeropuerto de Le Bourget, al norte de París. Al poco tiempo le siguió su comitiva oficial compuesta por una docena de coches y encabezada por una furgoneta Mercedes Viano, que se vio obligada a detenerse por dos BMW robados justo cuando entraba en la rampa de acceso a la autopista que lleva al aeropuerto.

Unos hombres armados salieron de los BMW con pasamontañas, asaltaron y secuestraron el Mercedes, echaron a sus pasajeros y se marcharon. No hubo disparos y nadie resultó herido.

El príncipe ya estaba en su avión en el aire cuando se produjo el atraco, dirigiéndose a Ibiza, informó el diario Le Parisien.

Los investigadores sospechan que los asaltantes contaron con ayuda interna, ya que parecían saber exactamente a qué coche dirigirse en el robo.

Los vehículos implicados en el asalto fueron encontrados posteriormente incendiados en una pequeña ciudad al noreste de París.

Los agentes, que ya tenían pesquisas sobre quiénes podrían haber perpetrado el robo, cercaron a los delincuentes cuando empezaron a gastar con mucha alegría el dinero en efectivo en vacaciones, coches y motos. Uno de los sospechosos abrió dos tiendas y otro un bar en las afueras de París.

Las detenciones

Nueve meses después del atraco, en mayo de 2015, la policía detuvo a una docena de personas y posteriormente acusó a seis de ellas, de entre 27 y 51 años, de robo con agravantes. La mayoría tenía antecedentes policiales por robos con violencia o tráfico de drogas. Más adelante, en 2017, fue detenido otro sospechoso.

Solo uno de los acusados, identificado como Ludovic L., ha admitido el delito, y ha dicho que había robado los dos BMW utilizados en el atraco.

Los sospechosos se enfrentan a una pena de hasta 30 años de cárcel si son declarados culpables de los cargos. El juicio durará algo menos de tres semanas.

El príncipe, asiduo a Ibiza

El príncipe saudí Abdul Aziz Bin Fahd, de 48 años, fue durante muchos veranos un asiduo a Ibiza, aunque desde 2018 no se tiene constancia de ninguna visita. Al parecer, podría encontrarse en arresto domicilario en una de sus propiedades en Arabia Saudí por su enemistad con su hermano y heredero al trono, Mohamed bin Salman.

Abdul Aziz, además, también fue objeto de un intento de robo en Ibiza. En 2017 un hombre aprovechó un descuido del conductor de una de las muchas furgonetas negras que llevan los empleados del príncipe para abrir el portón trasero y llevarse el maletín.

El propio conductor le sorprendió y, gracias a la ayuda de un vigilante que había por la zona, le retuvieron hasta la llegada de los agentes de la Policía Nacional.

Compartir el artículo

stats