Opinión | En corto

«Que no muera gente»

En una entrevista de hace semanas, Javier Solana, quizás el español de hoy que ha sido más cosas en la política internacional, hablaba con sencillez de la guerra y la paz. En su opinión, lo que mejor distingue las guerras actuales es que antes se ganaban o se perdían, y hoy hay que buscar los armisticios. Ahora bien, ¿qué es un armisticio?. Lo resume de este modo: “una paz física”, o sea, “que no muera gente”. Lo dice hablando de la guerra de Ucrania, un conflicto agotado. Saber parar, algo mucho más difícil, en cualquier cosa, que saber empezar. Buen mensaje también, añado ahora yo, para hacerse pacifista en los hechos, evitando meterse más de la cuenta, salvo en situación límite, en las razones de parte y parte, pues hacerlo es un juego de apariencia ética en el que al final solemos acabar enarbolando una bandera y cebando, sin querer, la máquina de matar de uno de los contendientes.