Opinión | Tribuna

Antonio Marí Calbet, 'in Memoriam'

Antonio Marí Calbet en una imagen de archivo

Antonio Marí Calbet en una imagen de archivo / Toni Escobar

Cuánto duele hablar de un amigo en pasado, cuando sigue tan presente en tu corazón! Cuando hace unos años me propusiste ir como número dos de tu candidatura al Consell Insular de Ibiza y Formentera, recuerdo que te dije que no lo veía claro, porque los dos teníamos un carácter fuerte y temía que pudiéramos chocar. Me aseguraste que no sería así, y tuviste razón, jamás tuvimos un enfrentamiento, sino al contrario, nuestra amistad siguió creciendo hasta hacerse grande, fuerte y sólida.

Hay recuerdos que el tiempo no borrará; los años de trabajo en el Consell, con Pere Palau, Joan Botja, Miguel Guasch, Carmen Castro y Toni Marí, los continuos viajes a Palma para asistir al Parlament, los bocadillos en el bar Bosch, la paella de Melis en el Espalmador, con tu centenario llaüt ‘Óscar’. Llamaba la atención al resto de diputados que siempre estábamos los siete juntos, tú dirigías y nosotros te seguíamos, porque siempre fuiste un líder.

Cuántos momentos vividos, cuántas anécdotas, cuántas vivencias, cuántas confidencias… y ahora cuánta soledad nos dejas.

Has sido un hombre fuerte, sincero, cercano, sensible, con tu corazón de oro bajo una coraza férrea que se desmoronaba ante las pequeñas cosas del día a día. Porque he visto como te emocionabas y tus ojos se llenaban de lágrimas que intentabas ocultar.

Nos enseñaste a amar y servir a Ibiza y Formentera, con eficacia y valentía, eras en ocasiones políticamente incorrecto, no buscabas focos ni fotos, porque el fin para ti nunca fue figurar sino beneficiar a tus queridas islas. Por eso tu ejemplo hace que te conviertas en una leyenda, en un gigante de la política, por la que tantos mediocres pululan, y en un ejemplo a seguir por todos los que se dedican a ella.

Antonio, gracias por tu amistad sincera, por estar conmigo en momentos difíciles, por tu ejemplo y generosidad.

Solo me queda el consuelo de que ya debes estar con Maryse y Virginia, juntos mis tres queridos amigos.

Hasta siempre Antonio, Presidente, maestro, AMIGO.