Opinión

Siempre es cuestión de dinero

Ibiza tendrá algún año (¿de esta década?) un nuevo servicio de transporte público en autobús que, a pesar de todas las innovaciones y exigencias sociales ante el cambio climático, no dispondrá de las necesarias unidades eléctricas o incluso híbridas. Después de décadas esperando, la falta de fondos nos dejará un transporte mejor que el actual (algo ridículamente sencillo), pero insuficiente. Así somos de espabilados. El vil metal todo lo condiciona y por ejemplo nos deja sin viviendas para el alquiler todo el año. La avaricia de unos pocos empobrece la sociedad hasta extremos preocupantes. Esa necesidad de ganar cada vez más dinero impide tener profesionales cualificados porque huyen de las islas espantados por la necesidad de tener que gastar más de la mitad de su sueldo en un piso. No obstante, y pese a que en años anteriores parecía imposible, el Govern del PP ha logrado contratar a dos oncólogos más para Ibiza y Formentera y tiene atado a un tercero. Eso sí, a cambio de un extra de mil euros al mes durante el primer año y de 1.650 desde enero hasta septiembre de 2027. Todos sabemos que la salud no tiene precio y que la democracia tiene pilares (medio ambiente, sanidad, educación, seguridad, justicia...) que hay que robustecer. A ellos debe ir la mayor parte del dinero. El resto son milongas y excusas...